Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

OPINIÓN

En defensa de la Psicología Positiva

por Marisa Salanova Soria


La presidenta de la Sociedad Española de Psicología Positiva responde en esta carta a la directora a las críticas recibidas tras la publicación en ‘Materia’ de la historia de un aficionado que ha reprobado dos estudios de una gurú de la llamada “ciencia de la felicidad”

Más noticias de: psicología


LEER
IMPRIMIR

Ante algunas recientes críticas a la Psicología Positiva en las que se afirma que “un aficionado ha desmontado la ciencia de la felicidad” usando como pretexto una polémica sobre un artículo de la profesora Barbara Fredrickson, los miembros de la Junta Directiva y yo misma como Presidenta de la Sociedad Española de Psicología Positiva (SEPP) nos hemos reunido y hemos acordado enviar esta carta a través de la cual queremos aclarar los siguientes puntos:

1. La “ciencia de la felicidad”, más habitualmente denominada Psicología Positiva, en ningún caso se desmonta porque se pongan en cuestión uno o dos artículos. La Psicología Positiva incluye decenas de líneas de investigación y muchos cientos de artículos publicados en las mejores revistas científicas sobre bienestar, resiliencia, emociones positivas, el estado de fluir, “engagement”, optimismo, aplicaciones clínicas y un largo etcétera. Muchos de ellos están firmados por algunos de los psicólogos académicos más rigurosos y respetados, como Ed Diener, Alice Isen o Mihaly Csikszentmihalyi. El fundador de este campo, Martin Seligman, es uno de los 15 psicólogos más citados en libros de texto de psicología, fue presidente de la American Psychology Association y desarrolló una de las principales teorías sobre la depresión, además de importantes paradigmas experimentales. Los pilares de la psicología positiva no se “tambalean”, ni mucho menos.

2. Los dos artículos de la profesora Fredrickson han sido cuestionados en relación a la aplicación incorrecta de determinadas técnicas de estadística avanzada. No existe motivo para suponer que se trate de un fraude o un engaño, sino más bien de un error no intencionado de cálculo o de estrategia matemáticas. Y los errores, en la ciencia, suceden como en cualquier otro ámbito de actuación humana. De hecho, si un error en un artículo “desmontara” un campo científico entero, no quedaría ningún campo científico en pie.

“Los errores, en la ciencia, suceden como en cualquier otro ámbito de actuación humana”

3. La propuesta de Fredrickson acerca de cómo las emociones positivas tienen un papel clave en la adaptación y el desarrollo óptimo del ser humano ha sido apoyada por numerosos artículos científicos. Por tanto, aunque dos de esos artículos presenten problemas, no afecta en absoluto a la solidez del planteamiento de fondo acerca de la importancia de las emociones positivas en el funcionamiento humano.

4. La Psicología Positiva no se puede desmontar como tal porque no tiene ningún planteamiento a priori; no es una teoría, sino un campo de estudio. Como cualquier otra rama de la ciencia psicológica lleva a cabo estudios siguiendo las pautas de la ciencia normal e intenta derivar conclusiones relevantes y válidas para luego divulgarlas o aplicarlas. En este sentido, las hipótesis que se demuestran válidas perviven, y las que no son apoyadas por datos, mueren. Por tanto, la Psicología Positiva no propone ningún estilo de vida, no tiene ninguna vinculación con la corriente americana del “pensamiento positivo”, ni mucho menos pretende atenuar artificialmente el descontento social o la crítica a los problemas de nuestras sociedades. No “predica la felicidad como una religión”, como se afirma en el artículo. Es sencillamente un área de estudio que agrupa, además del estudio de la felicidad y el bienestar humanos, otros temas como los rasgos positivos, el sentido vital, la resiliencia, las organizaciones saludables o las intervenciones positivas, entre otros.

“La inmensa mayoría de libros recientes sobre la felicidad han sido publicados oportunisticamente por personas ajenas a la ciencia”

5. El titular califica la “ciencia de la felicidad” como una industria millonaria, mezclando el campo científico (que obviamente no es ninguna industria millonaria), con el campo editorial de la autoayuda y otros servicios profesionales relacionados (formación en empresas, coaching, conferencias, etcétera). La inmensa mayoría de libros recientes sobre la felicidad han sido publicados oportunisticamente por personas ajenas a la ciencia. En contraste, los pocos libros publicados por académicos han pretendido aportar a la sociedad información, basada en evidencia, para mitigar el posible perjuicio producido por aquellos otros presentados sin ningún fundamento científico. Hay que distinguir, por tanto, entre la parte científica (la psicología positiva) que funciona como cualquier otra área de la Psicología, y el movimiento editorial, periodístico, de divulgación, formación, speakers, etcétera que conforman un mundo sobre el cual la psicología positiva no tiene ningún control. Es posible que algunos de estos divulgadores distorsionen, exageren o trivialicen los resultados de la psicología positiva, y esto sin duda es criticable (y nosotros, como sociedad científica, somos los primeros en hacerlo).

En definitiva, la SEPP, como otras muchas sociedades nacionales e internacionales de Psicología Positiva, defenderá siempre, como ha hecho hasta ahora, el uso de las mejores prácticas científicas para el estudio del bienestar humano y se opondrá con la misma energía tanto a la trivialización del conocimiento como a la crítica infundada de su investigación.

 

 

Selección de artículos que analizan el impacto de las emociones positivas en el funcionamiento humano óptimo:

Aspinwall LG. Rethinking the role of positive affect in self-regulation. Motivation and Emotion. 1998;22:1–32.

Cohn, M. A., Fredrickson, B. L., Brown, S. L., Mikels, J. A., & Conway, A. M. (2009). Happiness unpacked: Positive emotions increase life satisfaction by building resilience. Emotion, 9, 361-368.

Cohen, S., Alper, C. M., Doyle, W. J., Treanor, J. J., & Turner, R. B. (2006). Positive emotional style predicts resistance to illness after experimental exposure to rhinovirus or influenza A virus. Psychosomatic Medicine, 68(6), 809-815.

Estrada CA, Isen AM, Young MJ. Positive affect facilitates integration of information and decreases anchoring in reasoning among physicians. Organizational Behavior and Human Decision Processes. 1997;72:117–135.

Folkman S. Positive psychological states and coping with severe stress. Social Science Medicine. 1997;45:1207–1221.

Fredrickson BL. Extracting meaning from past affective experiences: The importance of peaks, ends, and specific emotions. Cognition and Emotion. 2000;14:577–606.

Fredrickson BL, Levenson RW. Positive emotions speed recovery from the cardiovascular sequelae of negative emotions. Cognition and Emotion. 1998;12:191–220.

Fredrickson, B. L., & Branigan, C. (2005). Positive emotions broaden the scope of attention and thought-action repertoires. Cognition and Emotion, 19, 313-332.

Isen AM, Daubman KA, Nowicki GP. Positive affect facilitates creative problem solving. Journal of Personality and Social Psychology. 1987;52:1122–1131.

Isen AM, Johnson MMS, Mertz E, Robinson GF. The influence of positive affect on the unusualness of word associations. Journal of Personality and Social Psychology. 1985;48:1413–1426.

Isen AM, Means B. The influence of positive affect on decision-making strategy. Social Cognition. 1983;2:18–31.

Isen AM, Rosenzweig AS, Young MJ. The influence of positive affect on clinical problem solving. Medical Decision Making. 1991;II:221–227.

Johnson, K. J., & Fredrickson, B. L. (2005). “We all look the same to me”: Positive emotions eliminate the own-race bias in face recognition. Psychological Science, 16, 875-881.

Kok, B. E., Coffey, K. A., Cohn, M. A., Catalino, L. I., Vacharkulksemsuk, T., Algoe, S. B., Brantley, M., & Fredrickson, B. L. (2013). How positive emotions build physical health: Perceived positive social connections account for the upward spiral between positive emotions and vagal tone. Psychological Science, 24(7), 1123-1132.

Lyubomirsky, S., King, L. A., & Diener, E. (2005). The benefits of frequent positive affect. Psychological Bulletin, 131, 803-855.

Ostir GV, Markides KS, Black SA, Goodwin JS. Emotional well-being predicts subsequent functional independence and survival. Journal of the American Geriatrics Society. 2000;48:473–478.

Ostir, G. V., Berges, I., Ottenbacher, M. E., Clow, A., & Ottenbacher, K. J. (2008). Associations between positive emotion and recovery of functional status following stroke. Psychosomatic Medicine, 70 (4), 404-409.

Pressman, S.D. & Cohen, S. (2005). Does positive affect influence health? Psychological Bulletin, 131, 925-971.

Rego, A., Sousa, F., Marques, C., & Cunha, M. P. (2012). Optimism predicting employees’ creativity: The mediating role of positive affect and the positivity ratio. European Journal of Work and Organizational Psychology, 21(2), 244 –270.

Robles, T.F., Brooks, K.P., & Pressman, S.D. (2009). Trait positive affect buffers the effects of acute stress on skin barrier recovery. Health Psychology, 28(3), 373-378.

Shrira, A., Palgi, Y., Wolf, J. J., Haber, Y., Goldray, O., Shacham-Shmueli, E., & Ben-Ezra, M. (2011). The positivity ratio and functioning under stress. Stress and Health, 27, 265–271.

Steptoe, A., Wardle, J. (2011). Positive affect measured using ecological momentary assessment and survival in older men and women. Proc Natl Acad Sci USA 108, 18244-18248

Steptoe, A. P. A., Wardle, J., Marmot, M. (2005). Positive affect and health-related neuroendocrine, cardiovascular, and inflammatory processes. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 102, 6508-6512

Steptoe, A., O Donnell, K., Marmot, M. G., Wardle, J. (2008). Positive affect and psychosocial processes related to health. British Journal of Psychology 99, 211-227

Steptoe, A., Gibson, E. L., Hamer, M., Wardle, J. (2007). Neuroendocrine and cardiovascular correlates of positive affect measured by ecological momentary assessment and by questionnaire. Psychoneuroendocrinology 32, 56-64.

Tugade, M. M., & Fredrickson, B. L. (2004). Resilient individuals use positive emotions to bounce back from negative emotional experiences. Journal of Personality and Social Psychology, 86, 320-333.

— Marisa Salanova Soria, Presidenta de la Sociedad Española de Psicología Positiva

Archivado en: psicología




COMENTARIOS

  • Carmen Sánchez

    A mí me parece muy bien que os distingáis de los charlatanes que se enriquecen con libros de autoayuda, cuentos y teorías frustrantes de metas imposibles. Muy peligrosos, por cierto.
    Lo que estaría bien es que hicierais más presión para desprestigiar a los que os desprestigian en lugar de perder el tiempo en responder a los escépticos que podrían ser vuestros aliados. Si os unís a círculos científicos tal vez la población consumidora de autoayuda se de cuenta de que les están tomando el pelo.
    Más que una crítica es un deseo. Soy psicóloga.

    • Jairo

      Muy acertado Carmen Sánchez, y quizás más allá de eso, sabias palabras (aunque ésto no se pueda “probar” científicamente y vivamos empleando éste concepto).

    • Decepcionado

      Estoy de acuerdo en lo que dices al principio, tienes mucha razón en que hay que desprestigiar a los charlatanes… pero no digas que esta gente podrían ser nuestros aliados. Estos escépticos no atienden a razones, y no pretenden el bien de la Psicología ni de lejos (si no, intentarían potenciar y defender, aún con crítica, la parte científica de la psicología positiva).
      Sólo pretenden destruir lo que consideran una amenaza para sus egos y sus intereses. Ante el éxito de la psicología positiva, en vez de trabajar más y mejor en sus respectivas áreas, su solución es destruir aquello que les resta protagonismo o que es incompatible con sus creencias o con sus modelos. Es triste, es asqueroso, es miserable, y además, es vergonzoso no sólo para ellos, sino también para nosotros por compartir profesión con semejantes indeseables.

  • D

    Madre mía la de falacias argumentales que se utilizan.

    En el punto 1 la falacia de autoridad a saco.

    En el punto 2 simplemente escurrís el bulto y decís que “bueno va, quizás haya errores matemáticos en nuestros artículos, ¡pero en ciencia también los hay!”, lo que es cierto, y eso se llama mala ciencia y es condenable en el sentido de que es la responsabilidad del autor utilizar bien los métodos que propone, si no es así, es culpa suya.

    Punto 4. ¿Pero cómo tenéis los santos genitales de decir que no partís de un supuesto y que “solo” es un campo de estudio? Y después queréis que os llamen “ciencia”

    Y esto es parte de lo más gordo que he encontrado…

    • Santiago

      Debe ser que el odio te obnuvila la razón porque yo creo haber entendido perfectamente el punto 1. Sólo dice que hay mucha investigación detrás (y muchos investigadores reputados, es decir que no son unos advenedizos) y que no se desmonta nada. No veo falacia alguna….
      Mi opinión es que es todo una cuestión de envidia, sinceramente. Siempre disparando a lo que destaca…. Qué país!

    • FJ Paldes

      Vamos a ver en este escrito de Marisa Salanova simplemente se defiende un campo científico, una mirada desde la psicología científica que trata de estudiar no solo la enfermedad o lo que funciona mal, sino también la felicidad, el bienestar, el funcionamiento óptimo, en este campo se publica, se discute, se interviene… Todo ello a raíz de un artículo Esmateria de un periodista veterinario que decía “Un aficionado desmonta la millonaria industria de la ciencia de la felicidad”, con el titular es suficiente, era como decir… “un cabrero desmonta el negocio del cambio climático… y muestra que sus cabras en los últimos años han tenido mas pastos y mas frescos… Simplemente no es serio

  • Wespon

    1. Ya se comentó el argumento de autoridad. Luego intentáis darle caché ‘es uno de los 15 psicólogos más citados en libros de texto de psicología’ y favorecer que la gente que no sabe del tema…¿Buscáis un efecto halo? . Los editores de EsMateria no deberían dejaros publicar esto por que pone en juego su credibilidad como medio.

    2. “sino más bien de un error no intencionado de cálculo o de estrategia matemáticas” Fallos metodológicos graves en estudios de psicología postiva… NO son nada nuevos: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2858800/

    3. “ha sido apoyada por numerosos artículos científicos” NO citáis ni uno, pero supongo que os conviene facilitar el sesgo de confirmación. No exigir citas me parece otro falo de EsMateria para su credibilidad…

    5. En este punto os he de dar toda la razón ya que si es cierto que se confunde la materia de la investigaciónn con arribistas que quieren hacer dinero usando mal la ciencia.

    Para acabar, quizá simplmentela psicología positiva son solo para gente rica y blanca: http://blogs.plos.org/mindthebrain/2013/08/21/positive-psychology-is-mainly-for-rich-white-people/

    • A favor de la carta

      Muy significativo que digas, Wespon, que no se aportan citas, cuando aparecen casi 30 al final de la carta! Intentando manipular hasta lo más evidente, yo francamente no lo entiendo… Es una especie de enajenación transitoria….
      A mí la carta me parece muy necesaria y muy bien argumentada porque bastante tenemos que aguantar muchos psicólogos que usamos estas (y otras herramientas) con el intrusismo e intentando ser rigurosos, y luego vienen los del deporte nacional a desahogar sus frustraciones. Al pan, pan, y al vino, vino: El artículo original era una barbaridad, y con esto queda, en mi opinión, más que demostrado.

      • Francis

        Que el señor Wespon se equivoque en el asunto de las citas no invalida el artículo original criticando la ciencia de la felicidad.

    • Laura

      Es alucinante… Dice éste que no aparece ninguna cita! Pero si al final aparecen un montón de citas (en revistas excelentes por cierto). Tú sí que tienes un problema de credibilidad …

      • Francis

        Aparecen 26 citas de las cuales Fredrickson, la que no tienen ni idea sobre como escribir un artículo cientifico publica 7, Isen 5, Wardle 4 y Steptoe otros 4. Veo pocos autores para poder confirmar nada.

        También me parece curioso de de las cuatro grandes autoridades mencionadas en el punto 1 solo dos de ellos tienen articulo mencionado y de estos dos uno de ellos solo aparece en 1. Por ejemplo, el llamado fundador Seligman, no aparece mencionado en los artículos.

        Sobre los revistas donde se publicaron los artículos mas vale que mires el indice de impacto de las mismas:
        http://en.wikipedia.org/wiki/Emotion_(journal)
        http://en.wikipedia.org/wiki/Psychosomatic_Medicine_(journal)
        http://en.wikipedia.org/wiki/Social_Science_%26_Medicine

        Como puedes comprobar son todo menos excelentes. Indices de impacto en torno al 3 y/o publicaciones de congresos.

        • A favor de la carta

          Creo que las citas no son sobre TODA la psicología positiva sino que hacen sólo referencia a la literatura sobre emociones positivas y desarrollo. Vamos, eso acabo de leer (¿estás seguro de que ves/lees correctamente, porque creo que es la segunda vez que te pasa?)

        • unnombrealazar

          Con factor de impacto de tres uno se sitúa en primer cuartil en Psicología. La interpretación de los factores de impacto es totalmente dependiente de área de conocimiento.

      • Wespon

        Si, yo puedo poner lo que me dé la gana y luego una retahíla de citas. Pero lo que cuenta es lo que digo y lo que cito, numerosos estudios parecen sugerir que soy guapo (Madre y Abuela, 2009, Novia, 2014) .

        No es el mismo, convendrán, poner ‘hay varios estudios que confirman mi belleza’ y quedarse tan ancho que hacerlo referenciado correctamente. No, la ciencia no funciona como nos dé la gana, hay que referenciar y citar si quieres tener credibilidad.

        ¿Debo yo adivinar qué aseveración contundente se empareja con cada estudio? El que afirma debe aportar la prueba… Sino NO tienes credibilidad…

        También puedes creer (como el gran ilustre PsiPos Gonzalo Hervás) que las citas demuestran por si mismas cosas. https://twitter.com/gonzalohervas/status/507117363205263360

        A ver, no estoy en contra de la PsiPos, estoy en contra de las malas prácticas que parecen florecer en su campo . Por ejemplo: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2858800/

        También creo que la PsiPos debería agenciarse mejores defensores… Aquí Jiménez da una visión interesante del tema http://www.dronte.es/una-defensa-voltairiana-de-la-psicologia-positiva/

        • indignado

          Jajajaja, claro que no, las citas no demuestran nada, lo que demuestran son los estudios. Pero es que se trata de ir y leerlos, si no no funciona… ;) )

  • rodolfoplata

    Libre pensador, no es el
    crédulo que todo lo cree o el escéptico que nada cree, acríticamente. Sino el
    que utiliza el discernimiento para indagar la verdad o la mentira que hay en
    las creencias de crédulos y escépticos, para después seguirlas o desecharlas.
    Algunos libres pensadores, podrían poner en duda la existencia humana de
    Cristo, a causa de las contradicciones entre los redactores de los Evangelios,
    pero sobre todo a causa de las interpretaciones fantásticas de las Epístolas y
    de los teólogos, elevados a dogmas; pero de lo no pueden dudar, sin comprobar
    científicamente su certeza o falsedad, es de la doctrina de la trascendencia
    humana que Cristo predicó e ilustró con su vida y ejemplo. Doctrina enmarcada
    en el fenómeno de la transformación humana, abordado por místicos y teóricos de
    todos los tiempos, a fin de aplicarla para sanar a los que padecen enfermedades
    del alma, la mente y el cuerpo, utilizando técnicas y disciplinas psico-terapéuticas
    y místicas. Doctrina fundamental del cristianismo, que la iglesia primitiva judeo
    cristiana abrogó de su enseñanza por no comprenderla, separando la fe de la razón
    y la ciencia de la religión, al dejar de seguir la cátedra racional de Cristo
    hombre enmarcada en el fenómeno espiritual de la transformación humana, para seguir
    la cátedra fantástica de Cristo divinizado predicada por Sn Pablo; convirtiendo
    al judeo cristianismo en religión basura, potentísima incubadora de
    generaciones de estultos en gran escala http://www.scribd.com/doc/33094675/breve-juicio-sumario-al-judeo-cristianismo-en-defensa-de-las-raices-greco-romanas-del-cristianismo-laico-y-la-democracia

  • unnombrealazar

    Aceptemos que los problemas con esos dos artículos de la profesora Fredrickson no se pueden explicar por fraude o engaño. En tal caso, una explicación alternativa plausible sería que esta profesora firma artículos que no entiende. Mientras la comunidad de la Psicología Positiva siga arropando estos ejemplos de mala práctica investigadora seguirá perdiendo credibilidad en el mundo académico.

  • Alfredo Oliva Delgado

    Resulta lamentable el tiempo que hay que perder defendiendo la Psicología Positiva ante tanto ignorante aburrido. Jesús qué cruz

  • lmjavato

    Querida Marisa,
    ¿qué necesidad tiene una respetada investigadora y docente universitaria de exponerse a semejante pocerío? Cada día reniego más de depositar los resultados de años de estudio e investigación rigurosa en blogs leídos por … quién sabe y qué sabe!! Los grandes que os esforzáis cada día en lograr que este reciente campo de estudio tenga solidez empírica merecéis todo mi respeto. ¡Ánimo!