Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

CIENCIA DE LA SEMANA Del 8 al 14 de septiembre

El mundo protege desde hoy a los tiburones de la sopa de aleta y el ‘fish and chips’

La regulación del comercio internacional de cinco especies de tiburones de alto valor económico es una de las noticias de la semana científica, también marcada por el primer trasplante en seres humanos de la prometedora nueva generación de células madre

Más noticias de: conservación, medicina regenerativa, repaso semanal, tiburones


LEER
IMPRIMIR

Hoy es un día histórico en la protección de los océanos. Por primera vez, especies de tiburones de gran valor comercial dejan de estar desprotegidas y su comercio internacional pasa a estar regulado y vigilado. A partir de hoy, tres especies de tiburón martillo, el tiburón oceánico, el marrajo sardinero y todas las especies de mantas rayas pasan a estar cubiertas por la Convención de Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES), por lo que será obligatorio certificar que sus capturas se han llevado a cabo de manera legal y sostenible.

Planta de procesamiento de tiburones en Kesennuma (Japón)Ampliar

Planta de procesamiento de tiburones en Kesennuma (Japón) /

El movimiento es histórico porque en la primera década del siglo XXI se capturaron hasta 900 millones de kilogramos de tiburón cada año, para alimentar los mercados asiáticos de sopa de aleta de tiburón y los europeos de fish and chips, platos de patatas fritas con un pescado que a menudo es tiburón rebozado. “Regular el comercio internacional en estas especies de tiburones y mantas rayas es fundamental para su supervivencia y es una manera muy tangible de proteger la diversidad de nuestros océanos”, ha declarado John Scanlon, secretario general de CITES, un organismo con 180 países miembros que regula el comercio internacional de casi 35.000 especies amenazadas de plantas y animales.

Las ONG también han aplaudido la decisión, pese a que Japón decidió quedarse fuera del acuerdo y comprará aletas de tiburón sin certificados de buenas prácticas. “Este es un momento histórico que demuestra que los gobiernos del mundo apoyan la pesca sostenible y están preocupados por la explotación excesiva de los tiburones y las rayas para su uso comercial. La decisión de hoy será crucial para frenar la sobrepesca desenfrenada que está empujando a estos animales al borde del colapso”, declaró Carlos Drews, portavoz de WWF, en la cumbre de países en la que se tomó la decisión de proteger a los tiburones.

Rebobinar la vida

No ha sido la única buena noticia de la semana en el mundo de la ciencia y el medio ambiente. Una abuela japonesa se ha convertido este viernes en la primera persona en recibir un trasplante de células derivadas de células madre pluripotentes inducidas (células iPS), una tecnología de vanguardia que le valió el premio Nobel de Medicina de 2012 a su creador, Shinya Yamanaka. Las células iPS son capaces de transformarse en cualquier célula del cuerpo humano, pero en lugar de obtenerse de un embrión, como las células madre embrionarias, se consiguen rebobinando una célula sana de una persona adulta.

La oftalmóloga Masayo TakahashiAmpliar

La oftalmóloga Masayo Takahashi / RIKEN

Un equipo del Centro de Biología del Desarrollo RIKEN, en Kobe (Japón), tomó células de la piel de una mujer de 70 años con una degeneración macular en el ojo relacionada con la edad, una de las principales causas de ceguera en el mundo. El equipo, dirigido por la oftalmóloga Masayo Takahashi, rebobinó las células de la piel hasta llevarlas al estado primigenio en el que son capaces de convertirse en cualquier célula y luego las transformó en células de la retina. El trasplante de estas células al ojo de una abuela japonesa forma parte de un ensayo mayor, con media docena de pacientes, para demostrar la seguridad de esta técnica, que evita los problemas éticos de las células procedentes de embriones humanos pero suscita el temor de que generen tumores en los pacientes que las reciban.

Esta semana, también hemos conocido que nuestra mano actual, capaz de llevar a cabo cirugías de precisión como la de Takahashi, apenas ha evolucionado en el último millón de años. Un estudio de una falange de un dedo hallada en los yacimientos de Atapuerca (Burgos) muestra que es similar a la de humanos modernos y neandertales “y esto nos permite afirmar que la mano ha permanecido en estabilidad morfológica desde hace alrededor de 1,3 millones de años hasta la actualidad”, ha explicado en un comunicado Adrián Pablos, biólogo del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana.

“Gracilidad corporal”

Su estudio, publicado en la revista especializada Journal of Human Evolution, sí señala que el dedo de hace 1,3 millones de años era más robusto. “Parece un carácter primitivo que ya se observa en otras partes esqueléticas y en homínidos más antiguos. Lo que confirma el hecho de que la especie Homo sapiens se diferencia de otras especies fósiles en su gracilidad corporal”, añade Pablos.

El gibón es un pequeño simio del sudeste asiáticoAmpliar

El gibón es un pequeño simio del sudeste asiático / UPF

Esta semana también ha visto la luz toda la información genética del único simio del cual no se había secuenciado su genoma, el gibón. Tras los genomas de orangutanes, gorilas, chimpancés y bonobos, la información genética del gibón puede ayudar a entender cambios estructurales en el ADN responsables de tumores, según explica en un comunicado la Universidad Pompeu Fabra, que ha participado en el estudio mediante su investigador Tomàs Marquès-Bonet.

El gibón es un pequeño simio en peligro de extinción característico de los bosques tropicales del sudeste asiático, donde avanza por las ramas a velocidades superiores a los 50 kilómetros por hora, emitiendo sonidos similares a los de una cantante de ópera. Su genoma, señala el estudio, muestra gran cantidad de reordenaciones cromosómicas, pequeños cambios en su ADN que parecen bien tolerados por los gibones pero que pueden contribuir a defectos en el nacimiento y casos de cáncer en los seres humanos, según la nota de los autores.

Archivado en: conservación, medicina regenerativa, repaso semanal, tiburones




COMENTARIOS