Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Las mujeres ocupan solo uno de cada cinco puestos de mayor nivel en investigación

El porcentaje de mujeres en investigación está estancado desde 2008. Las féminas ocupan el 19% de los puestos más altos y mejor pagados

Más noticias de: género, I+D+i, igualdad, investigación, política científica

Mujer investigadora Ampliar

El 38% de todos los investigadores son mujeres / Itesm

LEER
IMPRIMIR

Desde 2008, el porcentaje de mujeres que se dedican a la investigación en España no ha cambiado y su representación en los cargos más altos apenas alcanza el 19,5%, es decir, solo uno de cada cinco puestos de mayor responsabilidad y sueldo lo ocupan mujeres.

Los datos se desprenden del informe Científicas en Cifras 2013, presentado esta mañana en la sede de la Secretaría de Estado de I+D+i. El trabajo confirma un paisaje ya habitual en muchos sectores: a medida que se avanza en el escalafón científico, las mujeres pasan de ser mayoría a minoría. Por ejemplo, mientras que hay más mujeres que hombres en los estudios de grado y de doctorado, estas dejan de ser mayoría una vez consiguen su titulación y su proporción cae progresivamente a medida que los puestos son más estables y mejor remunerados (ver gráfico).

transparencia unoAmpliar

Distribución de mujeres y hombres por nivel / Mineco

“Las mujeres están sobrerrepresentadas en los puestos de menos prestigio, contraprestación económica y estabilidad”, ha explicado Inés Sánchez de Madariaga, directora de la Unidad de Mujeres y Ciencia y responsable del estudio, que ha analizado el periodo 2008-2012. “Hay un avance consistente, pero demasiado lento, ya que la brecha de género es demasiado grande en los puestos de grado A [catedráticos e investigadores de nivel más alto]”, ha reconocido. El lado bueno es que la brecha se ha reducido más que la década pasada, ha resaltado Sánchez de Madariaga.

En esto España no es diferente a otros países con sectores de investigación más potentes como Francia o Alemania, país que incluso registra datos peores que los nuestros: solo el 15% de los cargos más altos los ocupan féminas. En esto, países europeos que vivieron bajo el dominio comunista y que han ingresado más recientemente en la UE son los líderes absolutos en este campo.

“La brecha de género es demasiado grande”

La representación de mujeres en los puestos más altos de la ciencia es incluso más baja que la registrada en el propio Gobierno y similar a la que puede verse en los consejos de administración de las empresas o entre sus directivos.

El trabajo resalta que la presencia de las mujeres en todos los sectores ha aumentado a mayor velocidad que la de hombres. Pero en conjunto, el porcentaje de investigadoras desde 2008 apenas se ha movido en los cuatro años estudiados: del 38,1% al 38,4% del total, lo que nos deja ligeramente por encima de la media europea. Mirando en detalle las cifras del estudio se puede comprobar que tanto el número de investigadores como el de investigadoras ha bajado desde 2008, especialmente tras el comienzo de la crisis. En ese periodo se perdió más trabajo entre los hombres, lo que puede explicar parte de la diferencia registrada.

“Esto no es bueno para la ciencia”, ha explicado Carmen Vela, secretaria de Estado de I+D+i, sobre los resultados del estudio. La responsable de la política científica del Gobierno ha dicho que es necesario implementar los planes de igualdad existentes. “Nos falta velocidad y nos queda mucho por recorrer”, ha señalado.


REFERENCIA

'Científicas en Cifras 2013'


Archivado en: género, I+D+i, igualdad, investigación, política científica




COMENTARIOS

  • A.J.K.

    Ni el porcentaje ni los nombres. Desde 2008 apenas ha habido movimiento en las altas esferas de la investigación y la docencia universitaria. Desde que estalló la crisis, la promoción de contratos y la escalada está prácticamente estancada. Muchísima gente ha tenido que renunciar a la investigación (al agotarse sus contratos) o irse fuera de España a continuarla. En este escenario no esperéis que entren más mujeres en los escalafones más altos, pero no tanto por temas de discriminación como por puro estancamiento: a penas ha entrado gente nueva desde 2008. Cuando la cosa vuelva a empezar a moverse ya se verá si el problema mejora, empeora o se ha estancado realmente, pero hoy por hoy es imposible sacar las conclusiones que se sugieren a partir de los datos que se han tomado.

  • Manuel León López

    Otra forma de verlo:

    http://www.agenciasinc.es/Noticias/El-numero-de-cientificas-espanolas-crecio-mas-que-la-media-europea-en-la-ultima-decada

    Y digo yo, que las mujeres representen la inmensa mayoría en el ámbito sanitario (enfermeras), educación (profesoras), puestos administrativos en oficinas de empresa, por ejemplo, ¿eso no pone en peligro la igualdad entre hombres y mujeres?, o por ejemplo, cuando se orgnizan carreras que sólo pueden participar mujeres, cientos de chiringuitos que dicen luchar por esta igualdad, ocupados todos por mujeres, ¿esto no pone en peligro la igualdad?, que se silencien en los medios la violencia y asesinatos practicados por mujeres, ¿esto no pone en peligro la igualdad?, los miles de hombres acusados falsamente de violencia de género, o que sea el porcentaje de largo mayoritario de hombres los que se suicidan, ¿esto no pone en peligro la igualdad?, que los puestos de trabajo más duros y con riesgo sean todos ocupados por hombres, ¿esto no pone en peligro la igualdad?…¿continuo?

    • Juanjo

      Tienes toda la razón. Que solo 11 de las cien personas más ricas de España sean mujeres es discriminación . Pero que solo 11 se cada cien personas sin techo en Barcelona sean mujeres no lo es. Que el 99% o más de los muertos en accidentes de trabajo ( unos 2000 al año) sean hombres tampoco.
      En cuanto a la leyenda del menor salario es falso simplemente la estadística esta hecha de forma errónea. Si fuese cierto habría miles de procesos judiciales por ese motivo y no hay ni uno.

  • Leo

    Como no existe correlación entre el género y la capacidad intelectual, aplicar una norma resulta incurrir en exceso de estadística.