Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Ya son 25 los atropellos mortales de linces ibéricos en tan solo año y medio

Un nuevo accidente en las carreteras andaluzas provoca la undécima víctima por atropello en 2014. El año pasado se produjeron 14 muertes de linces ibéricos por este motivo, una cifra récord que va camino de superarse

Más noticias de: comportamiento animal, conservación, extinción, fauna, lince

Imagen de la suelta del lince Eider, que falleció atropellado en 2011. Ampliar

Imagen de la suelta del lince Eider, que falleció atropellado en 2011. / Gustavo Sánchez / Life Lince

LEER
IMPRIMIR

El 2013 fue un año trágico en las carreteras para los linces ibéricos, pero el 2014 va camino de ser mucho más negro aún. Si el año pasado se batían todos los récords negativos con el atropello de 14 linces, en tan solo seis meses ya han muerto de esta forma 11 linces ibéricos en el presente año, dos de ellos en las vías del tren. En medio curso, ya son más muertes por atropello que todas las registradas en 2012, que fueron nueve. Desde el 1 de enero de 2013, ya han muerto sobre el asfalto o las vías del tren un total de 25 ejemplares, más que en los cinco años anteriores juntos. Las organizaciones conservacionistas, que se plantean llevar una queja a la UE, hablan de “año negro” para el lince ibérico, una especie en peligro de extinción con un presupuesto millonario dedicado a su recuperación.

El último atropello mortal, sufrido por un macho de dos años, se produjo el viernes a primera hora en la A4 cerca de Villafranca de Córdoba. También cerca de esa localidad, el día 6 de este mes se había atropellado a una hembra de cuatro años en la A-421. Pocos días antes, el 28 de mayo, se produjeron dos atropellos mortales: una hembra joven en la zona de Doñana y una hembra que dejó dos cachorros huérfanos tras morir golpeada por el AVE en Córdoba.

El número de muertes por atropello de linces ibéricos se ha disparado en los últimos meses, lo que ha provocado las alarmas de las organizaciones dedicadas a conservarlos y que las administraciones renueven sus promesas, expresadas también en 2013, de ponerse manos a la obra para tratar de mitigar estas pérdidas. Los atropellos se producen tanto en carreteras de titularidad estatal, que dependen del Ministerio de Fomento, como en otras cuya gestión pertenece a la Junta de Andalucía. Estas administraciones, junto a los especialistas que trabajan sobre el terreno, han tenido varias reuniones para identificar los trabajos a realizar para evitar más muertes.


Infografía | Numero de atropellos mortales de linces ibéricos desde 2002 /


La última reunión de trabajo tuvo lugar el pasado 11 de junio, en la que se volvieron a identificar los puntos negros en los que más muertes se producen, que ya estaban claramente identificados anteriormente. Como conclusión, se insistió en que el aumento de muertes se debe al crecimiento de la población de linces. Lo cierto es que las propias administraciones reconocen que hay muchos lugares en los que los pasos de fauna están bloqueados, carreteras con vallado deteriorado, cunetas que hay que desbrozar y cauces de arroyos por limpiar.

En lo que va de 2014, ya se han atropellado a más linces que en todo 2012

Al aumento de la población de linces en la zona de Doñana y, sobre todo, en la provincia de Córdoba, se añade el problema de las epidemias que diezman al conejo, principal alimento de los linces. De este modo, azuzados por la falta de alimento, los linces se lanza a buscar nuevos territorios en los que cazar arriesgando sus vidas en el entorno de autopistas y autovías. Los atropellos de linces no son únicamente un problema de conservación de especies: un accidente de este tipo también pone en riesgo las vidas de las personas que viajan en sus vehículos.

Según la consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio andaluza, María Jesús Serrano, “no puede ser” que se esté invirtiendo tanto dinero en la conservación de estas especies y, por otro lado, no se tomen medidas que frenen los accidentes. El presupuesto del proyecto Life+Iberlince dedicado a recuperar esta especie del desfiladero de la extinción es de más de 34 millones de euros, de los que la Unión Europea aporta 20 millones.

El año 2013 fue el primero en el que las muertes por atropello superaron al resto de causas de mortalidad juntas (ver gráfico). A pesar de los malos datos, el número total de la población de linces ibéricos creció hasta los 332 ejemplares, frente a los 311 y 312 censados en 2012 y 2011, respectivamente. Este año también ha muerto un lince apaleado, según las primeros indicios.

Se da la circunstancia de que este mes se ha producido la primera suelta de un lince, Kodiac, en la región de Extremadura, en un plan de recuperación que pretende extender sus fronteras más allá de Andalucía, y que incluye también a Castilla-La Mancha, donde ya se han realizado las primeras reuniones para preparar las carreteras para evitar nuevos atropellos. Y mientras se intentan conquistar nuevos territorios para el lince, en la retaguardia se siguen sufriendo numerosas bajas en esta batalla contra la extinción.

MÁS INFO
» Censo de las poblaciones de lince ibérico (PDF) (LIFE-Iberlince)

Archivado en: comportamiento animal, conservación, extinción, fauna, lince




COMENTARIOS