Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Sin experimentación animal no habría medicina moderna

Los investigadores afirman que los animales solo se emplean cuando no hay alternativas y añaden que los grandes avances en medicina regenerativa o contra el cáncer serían imposibles sin utilizarlos

Más noticias de: bienestar animal, biomedicina, biotecnología, experimentación animal, medicina regenerativa

Ampliar

Instalaciones del animalario del Parque de Investigación Biomédica de Barcelona (PRBB) / PRBB / Bioregió de Catalunya / Raimon Solà

LEER
IMPRIMIR

A lo largo de la mayor parte de la historia, cuando enfermaban, los humanos no contaban con herramientas mucho más eficaces que pedirle clemencia a un ser supremo. La aparición de las vacunas, los antibióticos y muchos otros tipos de fármacos cambiaron radicalmente esa situación. En la actualidad, no solo es posible prevenir con vacunas la viruela o la polio, que hasta hace muy poco destrozaban la vida de miles de personas. Fármacos como el tamoxifeno o el imanitib han logrado reducir la mortalidad por cáncer y combinaciones de medicamentos han salvado la vida a cientos de miles de personas infectadas con VIH. Gran parte de estos avances habrían sido imposibles sin el uso de modelos animales.

La semana pasada, en una entrevista en Materia con el nuevo eurodiputado de Podemos Pablo Echenique, reaparecía la polémica en torno al uso de animales en los laboratorios. Algunos círculos de este partido reclaman su prohibición y también lo hacen varias agrupaciones que concurrieron a las recientes elecciones al Parlamento Europeo.

Los investigadores suelen coincidir en dos aspectos sobre esta posibilidad. Por un lado, consideran que la investigación biomédica sería casi imposible de llevar a cabo sin poner en peligro a gran cantidad de personas. Por otro, recuerdan que existe un código ético pensado para limitar al máximo el sufrimiento de los animales y la cantidad empleada en los estudios. Jesús del Mazo, investigador del CSIC y responsable del animalario del Centro de Investigaciones Biológicas (CIB), trabaja para tratar de determinar cómo pueden afectar a la salud miles de productos con los que podemos tener contacto en nuestra vida diaria y sobre los que se desconoce su efecto. Para ese trabajo, son fundamentales los modelos animales. “Cuando hay alternativa, no utilizamos animales, entre otras cosas porque trabajar con animales suele ser más lento, más caro y más complicado”, explica. “Pero hay algunas investigaciones, como las que tienen que ver con la manera en que un producto puede afectar al comportamiento o a la reproducción, en las que no hay alternativa”, añade.

Los animales en investigación solo se emplean cuando no existen alternativas

En experimentación animal se trata de cumplir el principio de las tres erres: reemplazo, reducción y refinamiento. El reemplazo consiste en sustituir, siempre que sea posible, a los animales por modelos informáticos o cultivos celulares para probar el efecto de fármacos o posibles tóxicos. La reducción trata de reducir el número de animales empleados. Y el refinamiento consiste en buscar métodos para minimizar el sufrimiento de los animales. “Debe calar en la sensibilidad del público que la gente que utiliza animales de experimentación no es gente cruel”, afirma Del Mazo. “Se trata de minimizar el sufrimiento al máximo, y para eso se utilizan analgésicos o se les ponen incluso juguetes para que estén mejor”, apunta. “Todas estas medidas ni siquiera se plantean en casos como el de las granjas avícolas, en las que los animales están en situaciones mucho peores”, concluye.

Thomas Graf, investigador en el Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona, lidera uno de los mejores grupos del mundo en reprogramación de células madre. Su trabajo puede tener aplicaciones, a largo plazo, en el desarrollo de la medicina regenerativa y, según explica Graf, “sería casi imposible sin animales”. Esto se debe a que están interesados en la función de genes determinados que solo se pueden estudiar en el entorno de un animal. Además, los ratones permiten apagar genes de manera específica para poder comprender mejor su función.

Los ensayos simulados por ordenador o en cultivos celulares han logrado reducir el número de animales empleados

“En los últimos años se han realizado progresos muy importantes a la hora de modelar enfermedades humanas en cultivos celulares”, afirma el investigador del CRG. “Se han desarrollado modelos que pueden reproducir el desarrollo del intestino o del cerebro o partes del riñón, y nos acercamos cada vez más al estudio de órganos en cultivo”, añade. “Pero al final, la única manera de ver si lo que hemos hecho en el cultivo puede ser significativo para humanos es hacer los test en los animales” continúa. Graf ve poco factible que los ensayos con animales se puedan eliminar si se quiere conseguir resultados en biomedicina como hasta ahora, pero considera que los avances en los ensayos simulados por ordenador o en cultivos celulares están permitiendo reducir mucho la cantidad de animales que se emplean.

Ángel R. Nebreda, científico del Instituto de Investigación Biomédica (IRB) de Barcelona, coincide con sus colegas en que los ensayos con animales son, al menos de momento, insustituibles, y que solo se emplean “cuando no hay alternativa”. En su laboratorio, estudian cómo se forman las células tumorales, cómo proliferan y cómo reaccionan ante diferentes fármacos, un trabajo fundamental en la búsqueda de nuevos tratamientos contra el cáncer. “Hay mucha gente que estudia estas cosas en células en cultivos”, cuenta Nebreda. “Esto te da una aproximación sobre cómo se comportan, pero luego es inevitable preguntar cómo va a funcionar en el organismo de un mamífero, si va a ser tóxico, por ejemplo”, añade. “Desde luego, con todas las consideraciones éticas que se tengan, creo que es mejor que tenga el problema un mono que un humano”, asevera. Por último, Nebreda opina que el público debe considerar los grandes beneficios que se han obtenido gracias a la investigación biomédica. “Antes, la gente enfermaba y moría. Ahora, muchas de esas enfermedades tienen cura, y esos tratamientos no habrían sido posibles sin las experimentación con animales”, concluye.

Voces críticas

También existen voces, no obstante, que desde la comunidad científica consideran que se deben incrementar los esfuerzos para tratar de sacar a los animales de los laboratorios. En una revisión publicada en la revista PLOS ONE, Hope Ferdowsian, del departamento de Medicina de la Universidad George Washington de Washington (EEUU), planteaba esa necesidad por varias razones. Por un lado, consideraba que los avances en el conocimiento sobre el comportamiento y la capacidad de sentir de los animales nos obligaría a replantearnos su uso en los ensayos. “Distintas formas de depresión se han observado repetidamente en animales, incluyendo primates no humanos, perros, cerdos, gatos, pájaros y roedores”, escribía en su artículo.

Además, Ferdowsian cuestionaba el valor de los modelos animales a la hora de estudiar el efecto de productos tóxicos o de los fármacos sobre los humanos. En este sentido, mencionaba un informe de 2007 del Consejo Nacional de Investigación de EEUU en el que se destacaba la necesidad de adoptar métodos de prueba in vitro o con modelos informáticos para predecir mejor qué puede resultar tóxico para los humanos. Este estudio concluía que con el tiempo el uso de animales para los test podía reducirse significativamente e incluso eliminarse.

Hay test que permiten analizar en una gota de sangre qué tratamientos funcionarán mejor en un paciente

En el camino para ayudar a reducir la necesidad de utilizar animales para probar la eficacia de determinados fármacos, ya hay compañías que trabajan en el desarrollo de métodos alternativos. La empresa Vivia Biotech ha desarrollado un test que permite saber si las células de leucemia de un paciente podrán ser destruidas por un fármaco o resistirán al tratamiento. Esto permite probar una gran cantidad de medicamentos, que en muchos casos son tóxicos, y aplicar al paciente solo los que tengan más posibilidades de ayudarle.

“Nosotros proponemos evaluar fármacos en muestras de pacientes, y es una alternativa al uso de animales para evaluar estos fármacos, pero es algo nuevo y se tardará en sustituir el uso estándar de animales por las muestras humanas”, opina el presidente de Vivia Biotech, Joan Ballesteros. Pasos como este pueden ayudar a limitar el uso de animales tanto como sea posible manteniendo los grandes beneficios que ha proporcionado a la humanidad la investigación biomédica.

Archivado en: bienestar animal, biomedicina, biotecnología, experimentación animal, medicina regenerativa




COMENTARIOS

  • http://felixmoronta.com/ Félix Moronta

    Las voces críticas a la experimentación animal suelen estar cargadas de mensajes emotivos y lemas pseudocientíficos. Por ello suelen ser, lamentablemente, tan populares. Sin embargo, debemos los científicos divulgar los beneficios de esta práctica y despejar el tabú que se cierne.

    Por ejemplo, en este post http://felixmoronta.com/armadillos-contra-la-lepra/ cuento cómo el uso del armadillo en investigaciones fue vital para el control de la lepra.

    ¡Saludos!

    • Igor Sanz

      ¿Y pretender justificar la experimentación en animales
      nohumanos por el supuesto fin de salvar vidas humanas no supone una apelación cargada
      de mensajes emotivos? ¿Y cuál se supone que es la parte pseudocientífica de la
      aplicación lógica de los principios éticos más elementales?

      • http://felixmoronta.com/ Félix Moronta

        No es mensaje emotivo, hay evidencia empírica que demuestra que sí se salvan vidas con medicinas que han sido probada antes en animales. En eso no hay discusión.

        La parte pseudocientífica la encontramos en los “argumentos” en contra de la investigación animal como que es inmoral, inefectivo, etc. Repito, no hay evidencias que apoyen sus ideas anticientíficas.

        • http://filosofiavegana.blogspot.com.es/ Luis Tovar

          También hay evidencia empírica de que las vidas de muchos millones de animales son esclavizadas y destruidas en los centros de explotación animal. Esto es un hecho.

          En ciencia hay discusión prácticamente sobre todo o casi todo. Al igual que en la filosofía. Decir “no hay discusión”, además de ser falso, es la actitud más anticientífica e irracional que pueda haber. Todo está sometido a cuestionamiento y escrutinio permanente. Esa negación de la discusión es lo realmente anticientífico aquí.

          El cuestionamiento de la efectividad es un tema *aparte* del cuestionamiento ético. Alguien puede cuestionar el uso de animales nohumanos por creer que es inefectivo, pero no significa que se oponga moralmente a la explotación animal. Y al contrario sucede lo mismo: alguien se puede oponer al uso de animales nohumanos por ética incluso aunque esté de acuerdo que este uso puede beneficiarnos.

          Lo más efectivo para el progreso científico desde el punto de vista utilitario sería utilizar a seres humanos del mismo modo en que usamos a otros animales. Pero, claro, eso causaría millones de víctimas humanas. Aunque otros muchos millones de humanos se beneficiarían de esa investigación. Pero el motivo para rechazar moralmente esta práctica no tiene que ver con la utilidad o el beneficio, sino con la ética.

          Si el beneficio fuera una justificación entonces se podría justificar casi cualquier crimen. Quienes cometen crímenes lo hacen por obtener un beneficio (placer, ganancia económica) y no por otro motivo.

          La cuestión moral en todo este asunto consiste en determinar qué razón justifica éticamente explotar a otros animales para beneficiarnos nosotros. Es decir, cómo justificamos el hecho de hacer a otros animales algo que jamás desearíamos para nosotros mismos. Decir que ellos no son humanos no es una razón. Eso sería como decir que “ellos no son blancos”. Los demás animales son seres sintientes que tienen intereses básicos. Lo relevante para considerar a alguien no es su aspecto, tamaño o forma, sino que es el hecho de que puede sentir. El problema es que se discrimina a otros animales simplemente por no ser humanos.

          La mayoría de quienes nos oponemos al uso de otros animales estamos claramente a favor de la ciencia. Es una grave falacia acusar a los opositores a la explotación animal de estar en contra de la ciencia. Es como acusar a los opositores a la violación de estar en contra del sexo. No estamos en contra de la ciencia. Sólo estamos en contra de forzar a otros individuos y utilizarlos para nuestro beneficio sin su consentimiento. Nos oponemos a la explotación de otros animales por las misma razones morales que nos oponemos a la explotación de seres humanos.

          Estar a favor de la ciencia no justifica explotar a otros individuos. De la misma manera que no justifica explotar a seres humanos, aunque esto supusiera beneficios para el progreso científico, y para el resto de seres humanos, que no se pudieran obtener de otro modo.

          La ética consiste en respetar a todos los individuos como fines en sí mismos y considerar los intereses de todos al mismo nivel, precisamente porque son los *mismos* intereses. El interés en evitar el sufrimiento o el interés en conservar la vida son básicamente los mismos en todos los individuos independientemente de características o clasificaciones como la raza, el sexo o la especie. Por eso, las discriminaciones que atentan contra la lógica son injustas, porque no se ajustan al principio lógico de identidad. Así es como se establecen los razonamientos morales.

          En el tema de la experimentación (al igual que en ámbitos como la alimentación, la vestimenta o el entretenimiento) no hay un conflicto de intereses. Los animales no son masacrados en los laboratorios porque nos estén atacando y tengamos que defendemos de ellos. Lo que sucede en realidad es una situación de opresión de un grupo sobre otro. Nos aprovechamos de ser más inteligentes o más poderosos que otros animales y los utilizamos para sacar un beneficio a costa de destruir su libertad y su vida. Estos son los hechos. Y todas las opresiones sobre seres humanos han seguido ese mismo patrón.

          Por tanto, la oposición ética al uso de animales nohumanos no se basa en la emotividad, ni en la pseudociencia, sino en la lógica moral. Tratar a otros individuos que son *sujetos* (seres conscientes) como si fueran objetos atenta contra la lógica. Ignorar los intereses de otros individuos por características irrelevantes (sexo, raza, especie) a la capacidad de sentir atenta contra la lógica.

          En definitiva, si de verdad nos preocuparan los demás animales, lo que deberíamos hacer es dejar de utilizarlos y enfocar nuestras energías en encontrar o desarrollar técnicas que no requieran el uso de otros animales. Incluso este mismo artículo, sobre el que estamos realizando comentarios y que defiende la experimentación animal, habla en favor de esas técnicas.

          Hoy en día podemos alimentarnos, vestirnos, entretenernos y satisfacer todas las necesidades vitales sin utilizar a los demás animales. Y sin embargo la mayoría de la gente sigue comiendo y vistiendo animales. No es por necesidad sino por prejuicio y por hábito. Por eso deduzco que el uso de otros animales en experimentos podría estar mucho más motivado por la inercia y prejuicio que por la necesidad.

          Considero que la inteligencia humana es capaz de desarrollar una investigación científica que sea eficaz y ética al mismo tiempo. La cuestión no radica tanto en el poder hacerlo que en el querer hacerlo. Exactamente lo mismo que cuando se trata de la cuestión de comer animales y de explotarlos para nuestros fines. Se trata en el fondo de una cuestión moral.

  • https://www.youtube.com/user/MrAlexCreativity Alexi Araya Torres

    Primero torturamos enormemente a los animales para poder consumirlos, luego nos enfermamos por eso, asi que torturamos a otros animales más para sanarnos de las enfermedades que se generaron por consumirlos antes…. Si quieren medicina y vivir sanamente, hágase vegetariano por lo menos ;) .. y que no paguen otros seres los errores nuestros. La gran mayoría de las enfermedades actuales son resultado de la crueldad con la que se ha vivido con respecto a otros seres y al medio.

    • Fernando Frias

      Estooooo… ¿el comentario va en serio?

    • Yeisson Mendoza

      Me imagino que usted siendo médico puede probar que las enfermedades se generan por comer animales, estos vegetarianos y su complejo de superioridad.

      • Francisca Valentina Fuentes Ca

        si los vegetarianos/veganos quieren igualdad , dudo que se crean superiores? , no será que los “superiores” son los que se creen con el derecho de hacer y deshacer con otras especies. y si, hay artículos, estudios y hasta documentales que hablan sobre las enfermedades como el cáncer, diabetes etc son principalmente por la mala alimentación de la población , esencialmente por el consumo desconsiderado de cadáveres.

        • Miguel

          Estás de coña no?

        • fer

          supongo que tu cuando te enfermas no vas al medico , la mayoría de los medicamentos que te pre escribirá fueron probados en ratas o conejos, motivo por el cual supongo acudirás al primer yerbatero que encuentres.

        • Shurmandriu

          Superioridad en el sentido de “No tengo ni puta de idea de biología o toxicología pero hablo como si así fuera”. Esa superioridad.

          • Igor Sanz

            Yo diría que el verdadero aire de superioridad se
            manifiesta en aquellos que creen gratuitamente saber quién tiene y no tiene idea
            de algo entre un grupo de personas que le son completamente desconocidas.

          • Shurmandriu

            Cualquier persona que afirme tan gratuitamente que “La causa de todas las enfermedades del mundo es comer carne” se merece que se cuestione completamente su conocimiento al respecto.

  • ateo666666

    Es increíble que los animalistas (la mayoría de los cuales por otra parte no tienen ningún reparo en comer carne proveniente de las megagranjas industrializadas o en zamparse una hamburguesa del McDonalds) sean capaces de poner por encima de la investigación sanitaria, que lleva alrededor de un siglo curando diversas enfermedades y lo seguirá
    haciendo con la consiguiente mejora de la calidad de vida humanas, el bienestar
    de unos animales que en muchos casos (como las diferentes cepas de ratones y
    ratas de laboratorio) no existirían de no ser por la propia ciencia que los ha
    fabricado expreso. Estos individuos deberían firmar un documento renunciando a
    los tratamientos médicos obtenidos gracias a la experimentación con animales,
    de tal manera que en el caso de llegar a necesitarlos vieran de verdad lo que
    están intentado obligar al conjunto de la ciudadanía por su intransigente y
    limitada visión del mundo. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com

    • Camilo Denevi

      Ridículo. El modelo biomédico no ha generado más que desgracias en nuestros tiempos. Todo se usa en forma reparativa, los hospitales y centros de atención médica son para REPARAR. La tecnología que deriva de este modelo médico es CARÍSIMA e involucra el sufrimiento de otros seres vivos, porque somos sumamente antropocéntricos, todo gira alrededor de NUESTRAS ENFERMEDADES, pero que no gastamos ni 1/10 de ese dinero EN PREVENIR. Las principales causas de muerte hoy pueden ser evitadas por ESTILOS DE VIDA diferentes, HABITOS. Con esto queda demostrado que ser ateo no es sinónimo de tener una mejor educación.

      • Phil Ken Sebben

        Si te contagiaras de ébola, aun con buenos hábitos te morirías horriblemente si no existiera cura para ello. No siempre, las condiciones están dadas para tener esos hábitos. Depende de donde habites, las condiciones dadas y el control que exista sobre las enfemedades mas virulentas (que se logra con biomedicina) lo que te permite tener varios estilos de vida diferente. Hay que ser muy ignorante para no darse cuenta de eso.

  • chusa

    Gracias Daniel porque aportas documentados los dos enfoques del dilema. Quizá esta forma de exponer el dilema puede ayudar a Pablo a elaborar un discurso más consistente y así mantener abierto el debate politico/ciudadano pero dentro de un marco científico. Animo a Podemos a invertir energía y tiempo en defender el papel de la ciencia en el discurso político.

  • Laura

    I- Perros, gatos, chimpancés, ratones, conejos, ovejas, caballos y otros animales que comparten con el humano la capacidad para sentir y sufrir, son criados especialmente, arrancados de su medio natural, o de las calles, y enviados al laboratorio. Dolor corporal, soledad, falta de afecto, enjaulamiento e imposibilidad de dar cumplimiento a los fines biológicos para los que el animal existe. El alto grado de stress afecta al organismo todo, alterando pulso, presión sanguínea, actividad inmunológica, balance hormonal y numerosas otras funciones. Miles de pruebas se repiten una y otra vez. Conclusiones obvias y de sentido común son expresadas en el impersonal y aséptico lenguaje científico. Siguen siendo triviales e inútiles. Mutilar, herir, fracturar, quemar, congelar, envenenar, irradiar. Inducir enfermedades, shockear con electricidad, operar innecesariamente. Tortura tanto física como psíquica porque el dolor es, biológicamente, una categoría tanto de la sensación como de la afectio. La ansiedad, el miedo, la agresividad, la depresión, la angustia que siente el animal, es tan equiparable a la humana que también se lo usa en el campo de la psicología y la psiquiatría, donde se realizan algunos de los experimentos más crueles. Por ejemplo, para inducir un estado de agobio y desesperanza, se ata a un perro de modo que de ninguna manera pueda evitar los severos y repetidos choques eléctricos que se le administran.

  • Laura

    II- Una de las principales inquietudes de los vivisectores es transmitir a la gente la idea de que los animales están bien cuidados: control de temperatura, alimento, agua, etc. Algunas sociedades protectoras, que trabajan en los mismos ámbitos que los viviseccionistas, repiten las mismas frases, tal vez añadiendo que peor sería si ellos no estuvieran por ahí. En realidad sería lo mismo, pues los vivisectores también están interesados en “cuidar” su objeto de estudio, no por cariño al animal sino porque es la única manera de que el pobre resista el experimento y de que puedan obtenerse de perros, caballos, ratones o cualquier otro animal enjaulado y aislado en cuestión, los datos más precisos. Pero los animales tienen otros intereses además de comer y beber antes de ser quemados, envenenados, drogados o cualquiera de las otra atrocidades habituales en los laboratorios. Los animales tienen fundamentalmente el interés de estar libres de tortura. Los animales no quieren estar aislados y enjaulados. Los animales huyen de la muerte. La experiencia del dolor, las emociones que muchos viviseccionistas aducen no saber si un animal tiene, inundan la conciencia toda del animal, mucho más aún que en el humano, pues no puede aliviarla con un razonamiento abstracto que le permita la esperanza de una liberación. Cuando quienes conocen lo que ocurre en los laboratorios, escuchan hablar del “cuidado de un animal de laboratorio”, suelen enmudecer de indignación. Empezando por el detalle semántico de animales “de” y no “en” laboratorio, que induce a asociarlos con animales especiales, distintos de los que podrían convivir a nuestro lado. Los experimentos son más que crueles. La gente no resiste las imágenes de los videos donde se muestran los experimentos más suaves. Los experimentadores explican que a los animales se les da un ‘trato humanitario’ y esta frase resulta ridícula.

  • Laura

    Ser humanitario significa simpatía, ternura, compasión por el otro. En este caso, ese otro es un individuo a quien se priva de su libertad y se daña severamente, a quien se tortura y mata.
    Llegados a este punto los viviseccionistas, imposibilitados de negar el sufrimiento que provocan, necesitan justificar moralmente los hechos. Para hacerlo, abandonan el campo ético -donde sería gravosa una justificación- y pasan a apoyarse en argumentos científicos, principalmente dos:
    que la experimentación con animales ha sido la base del avance de la medicina;
    que si bien no quisieran dañar animales no tienen alternativas, sobre todo en materia de testeo de medicamentos.
    A esto responden entonces los científicos, médicos y abogados enrolados en el movimiento de la Antivivisección Científica para presentar el balance de los últimos cien años en materia de medicina apoyando su postura, retrucar los mayores ejemplos de “avances” desplegados por los vivisectores y presentar las alternativas. Pero los viviseccionistas, que tendrían que sentirse aliviados de poder liberarse de la “necesidad” de torturar en pos de la humanidad, siguen aferrándose a su erróneo, caro, cruel y primitivo modelo experimental. ¿A qué se aferran, entonces, los viviseccionistas?

  • chusa

    Por si os resulta interesante:
    Vaccinating captive chimpanzees to save wild chimpanzees http://www.pnas.org.wwf.idm.oclc.org/content/111/24/8873.full#content-block