Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

CIENCIA DE LA SEMANA 26 de mayo - 1 de junio

Un mundo de obesos y desnutridos

2.100 millones de personas están obesas, el 62% de ellas en países en desarrollo, mientras que la malnutrición sigue afectando a 870 millones de personas en el planeta. Esta semana también hemos conocido novedades en computación cuántica, y hemos podido saber la verdad, al fin, sobre la joroba de Ricardo III

Más noticias de: arqueología, computación cuántica, física cuántica, historia, obesidad, repaso semanal, salud pública


LEER
IMPRIMIR

La obesidad es ya uno de los problemas más serios de salud pública en los países desarrollados, y cada vez más en algunos países en desarrollo. En los últimos 33 años se ha producido un alarmante incremento de las tasa de obesidad, tanto en adultos (28% de incremento) como en niños (47%). Y el número de obesos ha crecido de 857 millones en 1980 a 2.100 millones en 2013.

Una mujer obesa, en Estados Unidos.Ampliar

Una mujer obesa, en Estados Unidos. / Alex E. Proimos

Los datos proceden de un macroanálisis publicado esta semana por la revista The Lancet, realizado con datos recogidos en los últimos 20 años. En él se muestra que en la actualidad, un 62% de la población obesa vive en países en desarrollo. En el mundo desarrollado, hay mayor tasa de obesos entre la población masculina, pero en los paíeses en desarrollo se da más entre mujeres. Y hay países como Tonga donde la población obesa es más del 50% del total. La gran parte de esos obesos (671 millones) vive en apenas 10 países: EEUU (más del 13% del total), China e India (un 15% entre los dos), Rusia, Brasil, México, Egipto, Alemania, Pakistán e Indonesia. El mayor aumento de estas tasas de obesidad se produjo entre 1992 y 2002, especialmente entre personas de entre 20 y 40 años.

En este informe, España se mantiene en la media mundial, con una prevalencia de entre el 20% y el 30% de la población adulta, tanto en la masculina como en la femenina. En niños, España se mantiene por debajo de la media (entre 7,5% y 10%).

Según asegura la directora del estudio, Emmanuela Gakidou (Universidad de Washington, EEUU), “a diferencia de otras amenazas a la salud global, como el tabaco, la obesidad no está decreciendo: los datos demuestran que el aumento en la prevalencia de la obesidad es sustancial, está diseminada y se ha disparado en poco tiempo”. Los investigadores reclaman un plan de acción internacional para frenar lo que ya es la primera causa de muerte en los países desarrollados, por encima del tabaco.

Desnutrición en Somalia

Esta misma semana, en una noticia con mucho menos eco mediático, la ONU alertaba de que unos 200.000 niños menores de cinco años podrían morir por desnutrición severa en Somalia antes de fin de año a menos que la ONU reciba fondos de emergencia para evitarlo. Según explica Unicef (Fondo de Naciones Unidas para la Infancia), sólo han recibido 15 de los 150 millones de dólares que solicitó para proveer servicios sanitarios vitales a más de tres millones de mujeres y niños en la nación.

La crisis ha aumentado la desnutrición, y no ha frenado la obesidad

El último informe de la FAO sobre desnutrición, publicado en 2012, advertía de que casi 870 millones de personas en el mundo, lo que equivale a una de cada ocho, sufren de desnutrición crónica. La mayoría de las personas desnutridas vive en los países en desarrollo y equivale al 15% de su población, mientras que 16 millones de los que se encuentran en esa situación viven en los países ricos. Y aunque, al revés de lo que ha ocurrido con la obesidad, la cifra global de personas con hambre se redujo de forma dramática entre los años 1990 a 2007, desde entonces, el progreso en la reducción de esos casos se ha desacelerado y estancado. La crisis ha aumentado la desnutrición, y no ha frenado la obesidad

¿Un ordenador comercial y cuántico?

Se llama D-Wave y sus creadores aseguran que es el primer ordenador cuántico “práctico”. En un estudio publicado esta semana en la revista Phyisical Review Letters, los físicos que trabajan en esta compañía canadiense aseguran haber conseguido un “entrelazamiento cuántico” en los procesadores de D-Wave, lo que adelantaría décadas la computación cuántica que, según los expertos, significará una nueva era en términos de velocidad y seguridad en la transmisión de la información.

Los expertos entrevistados por la BBC, sin embargo, creen que a pesar de que D-Wave ha dado un gran paso manteniendo ese entralazamiento durante más tiempo que otros experimientos, la era de la informática cuántica aún queda lejos.

Ricardo III no era ‘tan jorobado’

Una interesante investigación liderada por la Universidad de Leicister ha tratado de revelar “la verdad sobre la joroba de Ricardo III”. Un estudio publicado en The Lancet ha tratado de arrojar luz sobre los documentos históricos y literarios (particularmente, la obra de William Shakespeare), que retratan al rey que gobernó en Inglaterra entre 1483 y 1485 como un personaje deforme, con una prominente joroba. Hasta el momento, no se sabía si esa descripción era real.

La columna vertebral de Ricardo III.Ampliar

La columna vertebral de Ricardo III. / Universidad de Leicester.

Los restos de Ricardo III fueron descubiertos en 2012, y ya entonces, los arqueólogos explicaron que sufría escolosis. Los investigadores han usado ahora escáneres y tecnología en 3D para analizar la columna y comprobar hasta qué punto era severa esa escolosisis. Su conclusión es que esta condición tendría un efecto “apreciable, pero pequeño” sobre el aspecto del monarca, y que es improbable que tuviera efectos directos en su actividad física o su vida diaria.

La tecnología usada permite saber, además, que la escoliosis del rey no era heredada, que es una de las formas más comunes y que debió de aparecer cuando tenía unos 10 años de edad.  “La deformidad física provocada por la escoliosis del rey era probablemente reducida; su tronco era posiblemente corto respecto a la longiutd de sus extremidades, y su hombro derecho estaría algo más alto que el izquierdo”, ha dicho Piers Mitchell, investigador del departamento de Arqueología y Antropología de la Universidad de Cambridge. “Sin embargo, un buen sastre podría ajustar sus trajes y su armadura para minimizar el impacto visual de ambas cosas”, añade.

También en ‘Materia’:

10 cosas que hacer con el CO2 en vez de tirarlo a la atmósfera

“En la izquierda a veces la gente se vuelve anticientífica”

Las discográficas renuncian a apelar el ‘caso Soto’ y pierden el primer juicio P2P en España

Archivado en: arqueología, computación cuántica, física cuántica, historia, obesidad, repaso semanal, salud pública




COMENTARIOS