Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

“Jane Goodall está contribuyendo significativamente a la extinción de los chimpancés”

El éxito de un ensayo clínico en simios de laboratorio con una vacuna que podría salvar miles de vidas de chimpancés y gorilas en libertad pone sobre la mesa el “dilema” de experimentar con animales para salvar a muchos más animales

Más noticias de: bioética, caza furtiva, chimpancés, conservación, ébola, experimentación animal, Jane Goodall, primates, simios, vacunas

Un chimpancé del centro de primates de la Universidad de Luisiana Ampliar

Un chimpancé del centro de primates de la Universidad de Luisiana / Jeremy Breaux, NIRC

LEER
IMPRIMIR

“Jane Goodall está contribuyendo significativamente a la extinción de los chimpancés en libertad”. Esta frase contra la primatóloga que viaja 300 días al año para promover la defensa de los simios puede parecer contraria a la intuición, pero su autor tiene debajo del brazo un arsenal de argumentos que harán reflexionar incluso al animalista más radical.

La frase es de Peter D. Walsh, experto en gorilas y chimpancés de la Universidad de Cambridge (Reino Unido). En los últimos años, recuerda, uno de cada tres gorilas que existían en el mundo ha muerto a causa del virus ébola. El propio Walsh describió un letal brote de ébola que mató a unos 5.000 gorilas entre 2002 y 2003 en una zona entre Gabón y Congo. Y el virus se extiende, dice, también por culpa de activistas como Jane Goodall, que batallan radicalmente contra la experimentación con animales.

Walsh publica hoy “el primer ensayo en chimpancés cautivos de una vacuna orientada a la conservación”. El experimento supone un cambio de paradigma: se utiliza a chimpancés de laboratorio para probar vacunas que beneficiarán a su propia especie, en lugar de a la humana.

Enfermedades llevadas por turistas

El equipo de Walsh ha inyectado a seis chimpancés vacunas creadas a partir de proteínas del ébola, pero sin rastro de material genético, por lo que estas partículas semejantes a virus no son infecciosas. Así que los simios no mostraron síntomas de la enfermedad, pero sí generaron defensas contra el patógeno. Los científicos tomaron entonces esas defensas y las introdujeron en ratones, que fueron sometidos al temible ébola. La supervivencia de los roedores rondó entre el 30% y el 60%, dependiendo de la formulación exacta de la vacuna.

Peter D. Walsh, experto en gorilas y chimpancés de la Universidad de CambridgeAmpliar

Peter D. Walsh, experto en gorilas y chimpancés de la Universidad de Cambridge / UC

Para los autores del ensayo, este “éxito” pone sobre la mesa “un dilema”. Las enfermedades infecciosas, argumentan, amenazan a las poblaciones africanas de simios tanto como la caza furtiva y la destrucción de su hábitat. El parásito de la malaria, la bacteria que produce el carbunco y la diseminación de enfermedades respiratorias, además de los brotes de ébola, están “devastando” estas poblaciones de simios, según denuncian los investigadores en un comunicado de la Universidad de Cambridge. En el caso de los grupos de simios visitados por científicos o turistas, la mitad de las muertes son provocadas por los virus respiratorios humanos que dejan los visitantes a su paso.

Para Walsh y sus colegas, la solución es vacunar, pero para eso se requiere ensayar antes vacunas en animales en cautividad. Y ahí aparece la oposición de personajes como Jane Goodall, que se opone “a la experimentación invasiva y lesiva” con chimpancés y otros primates. “En primer lugar, los conservacionistas de simios se han resistido mucho a vacunar a simios en libertad: algunos de ellos lo ven como algo antinatural, mientras que otros creen que es peligroso. En segundo lugar, los activistas de los derechos de los animales han hecho muy difícil llevar a cabo ensayos clínicos en cautividad”, explica Walsh sobre los obstáculos a los que se enfrenta.

Retirada de chimpancés de los laboratorios

En su estudio, que se publica hoy en la revista estadounidense PNAS, los autores recalcan que se trata del primer ensayo de una vacuna en chimpancés cautivos con fines conservacionistas. “Y podría ser el último”, advierten. Su estudio se llevó a cabo en un centro de investigación con primates de la Universidad de Luisiana (EEUU). “La política del Gobierno estadounidense se dirige ahora hacia el fin de las pruebas biomédicas en chimpancés cautivos en EEUU, el único país desarrollado que permite esta investigación”, alertan.

Los chimpancés se emplean para buscar tratamientos contra las hepatitis B y C, que matan a un millón de personas al año

En junio de 2013, los Institutos Nacionales de Salud de EEUU, que concentran la investigación médica del país, anunciaron la retirada de los laboratorios de 310 de sus chimpancés, dejando una colonia de apenas 50. Algunos centros de investigación, como el Instituto de Investigación Biomédica de Texas, criticaron duramente la decisión. “Aunque se pueden llevar a cabo algunas investigaciones biomédicas importantes con un grupo inicial de 50 chimpancés, esta cantidad elegida de forma arbitraria no es suficiente para permitir el rápido desarrollo de mejores vacunas y tratamientos para las hepatitis B y C, que matan a un millón de personas cada año”, criticó el centro de Texas.

“Tampoco es suficiente para permitir la investigación al máximo ritmo de vacunas y tratamientos para enfermedades que están contribuyendo a la extinción de chimpancés y gorilas”, advertía también el Instituto tejano. Más del 40% de los chimpancés estudiados por Jane Goodall están infectados por el virus que provoca el sida en esa especie, y su tasa de mortalidad prematura es entre 10 y 16 veces mayor que la de los individuos sanos, recordaba el centro de investigación biomédica.

En peligro crítico de extinción

Walsh, con las botas llenas de barro de África Central, advierte del fracaso generalizado de las iniciativas para salvar de la extinción a los simios africanos. Para el investigador, es hora de buscar en el cajón de las vacunas huérfanas, aquellas que nunca llegan al mercado por el carísimo proceso requerido para su uso en humanos. Allí, cree, pueden encontrarse vacunas que, como la del ébola, sean seguras y relativamente eficaces contra enfermedades que diezman a los simios. Pero para saberlo será necesario probarlas en animales de laboratorio.

Mientras se resuelve el dilema, las infecciones se siguen cebando con los simios, como en 2007, cuando los gorilas occidentales, los más numerosos, fueron clasificados como especie en peligro crítico de extinción en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Quedan menos de 100.000 ejemplares.


REFERENCIA

'Vaccinating captive chimpanzees to save wild chimpanzees' DOI: 10.1073/pnas.1316902111


Archivado en: bioética, caza furtiva, chimpancés, conservación, ébola, experimentación animal, Jane Goodall, primates, simios, vacunas




COMENTARIOS

  • Alberto Moll

    Problema complejo, al que deseo que puedan encontrar la mejor solución.

  • Lansky

    Todo requiere matices, de hecho, la ‘verdad’ está en el matiz, pero en cualquier caso, aunque la discusión es fascinante (y las posturas extremas parecen desacreditadas) la formulación de “Jane Goodall contribuye a la extinción de los chimpancés”, así, sin más, es básicamente injusta y hasta injuriosa, y eso teniendo en cuenta que la investigadora debería revisar sus planteamiento antivacunación a la vista d elos datos de Walsh

    • Comentarista

      Tampoco dice que lo este haciendo intencionadamente pero muchas veces las buenas intenciones acaban teniendo consecuencias catastróficas e inesperadas. La doctora Goodall debería tener esto en cuenta.

    • Miquel

      No está en contra de la vacunación, si no de la experimentación con ellos. De curar muertes causando más muertes y sufrimiento. Realmente sin la intervención humana, esos simios no estarían donde están, no le hechemos la culpa ahora a los que los quieren proteger.

  • http://lalinternadelacomodador.blogspot.com Ixowa

    Esto jamás sería un dilema si se planteara experimentar con humanos, pero como consideramos que los animales no humanos son inferiores nos creemos con el poder de decidir tener en cautividad a unos cuantos para experimentar con ellos.

    • zahorin

      Hay millones de personas desesperadas que están deseosas de que experimenten con ellas nuevas terapias.

      • Miquel

        Des de luego cuando éstas estan enfermas y de forma voluntaria, sin embargo un animal no puede decidir, y te recuerdo que viven sin ningún tipo de derecho comparable al de las personas, además de que no están enfermos, se les induce la enfermedad y la mayoría mueren. En cambio en humanos, las investigaciones son muy diferentes.

  • Zen

    sí, y walsh personalmente va a vacunar a los 150.000 chimpancés salvajes. me temo mucho que hay mano de las farmaceuticas detrás de los fondos de walsh… además este tipo sale en fotos abrazando chimpancés y gorilas!! la mejor manera de pasarles las enfermedades que luego quiere probar en ellos…que cachondo… ya es hora de que toda esa tecnología humana desarrolle tests que no requieran animales, como ya ha pasado en algunos ambitos como la estética…

    • http://palabrasdeilusion.blogspot.com.es/ María Hernandez

      ahí le has dado!!!! las farmaceútica y demas amiguetes…..

  • Gabo Kev Alvarez

    Diera lo mismo si fueran humanos, ¿ es justo sacrificar (posiblemente) algunas vidas para salvar las de la mayoría? ¿ el fin justifica los medios en este caso?

    La respuesta es muy obvia si me lo preguntan…..

    • http://palabrasdeilusion.blogspot.com.es/ María Hernandez

      No, nunca el fin justifica los medios

      • Gabo Kev Alvarez

        pues yo diría que generalizar es de tontos, debemos estudiar por separado por separado tanto los fines y los medios…. no podemos permitir que millones de simios mueran, en cualquier caso van a morir, pero en una opción no mueren todos…

        como dije, es muy obvio….

  • Carmen

    Opino
    que este señor Manuel Ansede parte de una base falsa y engañosa, aunque
    no logro adivinar que oscuro movil le mueve a hacerlo…desde luego la
    proteccion de chimpances y gorilas salvajes no. Aunque descubriera su
    vacuna, ¿que piensa hacer con ella? ¿vacunar a todos los animales
    salvajes? porque habra que informarle que NO SOLO los grandes simios
    pueden morir por el virus del ebola. Eticamente y cientificamente esto
    es indefendible e inaceptable. Lo que demuestra primero es que no tiene
    ni idea de bioseguridad medioambiental e epidemiovigilancia, lo segundo
    es que para ello usa chimpances de laboratorio para una “causa” absurda,
    lo justifica en aras de la ciencia y ademas le importa un bledo. A este
    señor se le han acabado los fondos y quiere mas, esto es todo, y para
    ello no le importa usar a quien sea. Señor Ansede, usted si que esta
    contribuyendo significamente a causar mas dolor a unos seres que ya han
    sufrido bastante, no ensucie por favor el nombre de la Dra. Jane Goodal
    mencionandola para darse notoriedad

  • Pan troglodytes

    Como mínimo, titular así este artículo es inmoral, injusto y significa de hecho prestarse a una burda manipulación del lobby farmacéutico, que intenta presentar un falso dilema como si realmente le interesara el bienestar de los chimpancés salvajes (o el de los humanos). De hecho, el autor Manuel Ansede ya expone en otro artículo que no hay interés en financiar una vacuna para el ébola en humanos por falta de fondos, ya que no es rentable al ocurrir en países “pobres” (http://esmateria.com/2014/04/02/la-cura-para-el-ebola-se-atasca-por-falta-de-dinero/ ) . Peter Walsh no ha tenido ningún dilema para experimentar ya con esos chimpancés, y sabe (o deberia saber) que es impractible vacunar a 300.000 chimpancés y 150.000 gorilas salvajes. Y más que seguro que ninguno de esos laboratorios estaría dispuesto a financiar nada de ello. De hecho, no quieren que el público conozca que la mayoría de los medicamentos utilizados son testados en primates. Para mayor contradicción, el mero intento de adentrarse en la selva y llegar a ellos provocaría la entrada de otros patógenos y problemas mayores que los causados por el ébola (que ha afectado no a un tercio de los gorilas, sino a muchos menos.. hay más de 150.000 gorilas salvajes según la IUCN, y Walsh habla de 5.000 afectados, que es una estimacion de máximos.) Para mayor inri, la aplicación de la vacuna debería hacerse más de una vez en los mismos individuos, en dosis controladas… Eso es imposible. Se ve que jamás ha perseguido grupos salvajes de chimpancé..
    El doctor Walsh, que habla del peligro que el contacto con animales salvajes puede acarrear para su supervivencia, no tiene problemas para poner como su foto de Twitter a un gorila salvaje en contacto con él mismo. Él es un peligro para las poblaciones salvajes. Sin vacunas, el virus del ébola provoca la muerte en un 70% de los humanos afectados. Y su vacuna probada en ratones, no salva al 40-60% de los individuos infectados…y a eso le llama éxito… Si leeis el articulo, veréis mas de una vez la clara intención de reclamar mayores posibilidades de experimentación con chimpancés, disimulada bajo una falsa apariencia de coservacionismo.
    LA Dra. JAne Goodall, su Instituto y otras organizaciones han luchado durante DECADAS para acabar con las causas que llevan a los primates a su extinción (principalmente la deforestación y fragmentación del habitat, y la caza furtiva), y también han luchado para que se deje de torturar a chimpancés y otros primates en laboratorios biomédicos de EEUU, donde un comité de científicos reconoció que décadas de estudios en ellos no han dado los resultados esperados o beneficiado significativamente a los humanos, y que hoy en día esos estudios pueden hacerse con tejidos y otras herramientas sin necesidad de infectar a otros seres vivos que sufren al igual que nosotros. Es cinismo puro acusar de la extinción de los chimpancés justamente a la Dra. Goodall, que tiene 80 años y sigue viajando por el mundo 300 días al año para concienciar a la gente sobre estos problemas y ayudando a la protección de los primates. Si usted tiene honestidad intelectual, debería disculparse como mínimo.
    Y en cuanto a Peter Walsh, que en su twitter se autocalifica como “raving lunatic”,dado que el ébola puede afectar a los científicos también, le propongo que, en aras de salvar altruisticamente a toda la comunidad científica, haga los ensayos de su vacuna consigo mismo. La humanidad (y los chimpancés) le estará eternamente agradecida.

  • http://palabrasdeilusion.blogspot.com.es/ María Hernandez

    Ahora nos quieren hacer ver lo bueno que es experimentar con animales no humanos para salvar la vida de otros cientos de animales no humanos. Se les vé el plumero….