Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

CIENCIA DE LA SEMANA 17-23 de marzo

El maíz transgénico empieza a perder batallas contra los insectos

El científico Aaron Gassmann documenta en EEUU cómo un coleóptero que causa plagas ya ha evolucionado para ser resistente a dos toxinas del maíz transgénico diseñado para matarle. Es una de las noticias de la semana junto al hallazgo del eco del Big Bang

Más noticias de: Big Bang, biomedicina, cosmología, evolución, genética, nanotecnología, paleontología, transgénicos


LEER
IMPRIMIR

Los científicos alertaron de que pasaría y al final ha sucedido: un insecto que ocasiona una de las mayores plagas en el maíz ha desarrollado resistencia a plantas transgénicas que originalmente fueron diseñadas para ser inmunes a su ataque. Un estudio realizado por Aaron Gassmann, de la Universidad Estatal de Iowa, en EEUU, ha demostrado que el coleóptero conocido como gusano de la raíz (Diabrotica virgifera virgifera) ha desarrollado inmunidad a dos de las tres toxinas que segregan diferentes variantes de maíz transgénico conocido como Bt. En EEUU, el 75% de todo el maíz plantado es Bt. En Europa, el único transgénico permitido para plantación es el MON810, un maíz Bt fabricado por la multinacional estadounidense Monsanto y que en España se planta en unas 137.000 hectáreas.

El maíz Bt lleva introducido un gen de una bacteria que le permite segregar toxinas letales para algunos insectos, incluido el taladro y el gusano de la raíz.  La capacidad de producir esas toxinas hace al maíz resistente a las plagas, lo que reduce significativamente el uso de pesticidas y por tanto la contaminación indeseada que estos llevan consigo.Pero el uso de maíces resistentes no lo es todo y, si no se implementan medidas complementarias, como mantener parte de la plantación con maíz normal, los insectos pueden desarrollar inmunidad a las toxinas e invadir otras plantaciones.

El equipo de Gassmann ya había detectado resistencia en 2011 en otros estados de EEUU, aunque esta es la primera vez que un mismo insecto parece inmune a dos toxinas a la vez. El gusano de la raíz es endémico de EEUU y supone un serio problema en ese continente. En Europa la principal plaga que evita el maíz transgénico es el taladro, aunque la presencia del diabrotica en 9 países supone “una amenaza seria”, según la UE.

Esta resistencia, totalmente predecible desde el punto de vista biológico, puede suponer un importante tiro en el pie. Muchos agricultores no dejarán de plantar maíz transgénico a pesar de la resistencia, sino que acabarán usando insecticidas contra los gusanos, lo que supondrá perder el terreno ganado en costes e impacto medioambiental  gracias al uso de variantes transgénicas, ha explicado Gassmann a Wired.

Este investigador ha recibido financiación de Monsanto para este trabajo y también del Departamento de Agricultura de EEUU. Pero la solución que propone en su estudio no pasa por introducir nuevas variantes de transgénicos sino otras que no gustan a la industria. Gassmann propone soluciones tradicionales como la simple rotación de cultivos o el establecimiento de refugios, es decir, partes de la plantación en la que crece maíz normal y que permite reducir las posibilidades de que los insectos resistentes consigan prosperar. Según Wired, hace más de 10 años, un panel de científicos asesores del Gobierno de EEUU propuso establecer refugios de talla considerable (50%) en cada plantación, pero a ella se opusieron las empresas comercializadoras de semillas, el negocio en el que trabaja Monsanto.

Big Bang

Sin duda la noticia de la semana, del año y, según algunos, del siglo, es la detección de los primeros “ecos” del Big Bang en forma de ondas gravitacionales. La importancia de este descubrimiento, que probablemente merezca un Nobel de Física muy próximo, ha sido celebrado por numerosos expertos dentro y fuera de España.

Retrato robot de ADN

La semana también ha dejado interesantes investigaciones en biomedicina con muchas implicaciones. Por ejemplo, un equipo de investigadores de Bélgica y EEUU han desarrollado una tecnología para generar un retrato robot de una persona a partir de una muestra de su ADN. El sistema es solo un prototipo pero uno de sus creadores ya está colaborando con la policía para intentar arrojar pistas en dos casos de violación el Pensilvania en los que los investigadores apenas tienen pistas, según cuenta New Scientist.

La primera planta biónica

Otro avance esta semana ha sido la llegada de las plantas biónicas. El equipo de Michael Strano en el Instituto Tecnológico de Massachusetts ha logrado incrementar un 30% la capacidad de una planta de generar energía gracias a la nanotecnología. Lo han hecho introduciendo nanotubos de carbono en la arabidopsis, uno de los vegetales más usados en investigación. Los nanotubos se implantan en los cloroplastos, encargados de la fotosíntesis. Los autores del trabajo señalan que este avance abre un campo completamente inexplorado que podría mejorar la producción de energía o el uso de estas plantas como sensores de contaminación o explosivos.

Nuestra nariz capta un billón de olores

Y para sensor refinado, nuestra nariz. Un estudio realizado por Andreas Keller, de la Universidad Rockefeller de Nueva York y publicado en Science, asegura que el olfato humano puede detectar más de un billón de olores diferentes. Esto supone que el olfato recoge más información que la vista y el oído juntos. Hasta ahora se estimaba que los humanos solo distinguíamos unos 10.000 olores diferentes.

 Un toro de una tonelada

La semana también ha dejado hallazgos importantes en paleontología. En Túnez se ha encontrado el cráneo de uro más antiguo hasta la fecha. Este antepasado del toro actual vivió hace 700.000 años. Pesaba más de una tonelada y cada uno de sus pitones medía más de un metro. En EEUU se ha hallado el fósil de un dinosaurio de unos tres metros de largo y uno y metro de alto al que han apodado el “pollo del infierno”.

También en Materia:

Los recortes dejan sin servicio de limpieza al mejor observatorio de la Europa continental

Consejos para convertir una idea en un éxito

Un padre impulsa un proyecto de investigación para combatir el cáncer que sufrió su hijo

El Gobierno anuncia cinco nuevos centros para el ‘dream team’ de la ciencia española

Europa y EEUU sumarán fuerzas para construir el “mayor proyecto de neurociencia de la historia”

Un telescopio capta el primer “eco” del Big Bang

El descubrimiento científico del año en cinco preguntas

Archivado en: Big Bang, biomedicina, cosmología, evolución, genética, nanotecnología, paleontología, transgénicos




COMENTARIOS