Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

ENTREVISTA | Tom Hockaday, director de ISIS Innovation

“La investigación en Oxford ha hecho que ‘El señor de los anillos’ y ‘Grand Theft Auto’ sean más realistas”

El responsable de convertir en dinero la ciencia que se hace en una de las mejores universidades del mundo aconseja al Gobierno de Rajoy que aumente la inversión en investigación

Más noticias de: cáncer, economía, educación, innovación, patentes, universidad, videojuegos

Tom Hockaday, durante su visita a Madrid Ampliar

Tom Hockaday, durante su visita a Madrid / Fundación Ramón Areces

LEER
IMPRIMIR

Tom Hockaday recuerda perfectamente el día del año 2000 en el que un joven estudiante del departamento de Zoología fue a verle a su despacho en la Universidad de Oxford (Reino Unido). El chico, que aplicaba la informática al estudio del sistema nervioso, había desarrollado un software capaz de simular los movimientos humanos de manera realista y creía que aquello podía servir para algo más que para la investigación. Hockaday, habituado a estar en el lugar en el que la ciencia y los negocios se besan con lengua, supo que allí había una buena idea. Y el software del estudiante, Torsten Reil, acabó siendo utilizado en la saga de películas de El señor de los anillos y en la serie de videojuegos Grand Theft Auto. La empresa que crearon, NaturalMotion, se vendió a comienzos de este año por 380 millones de euros a Zynga, un gigante estadounidense de los videojuegos. Unos 35 millones serán para la Universidad de Oxford.

III Tom Hockaday

Tom Hockaday (Oxford, Reino Unido, 1964) estudió Geografía en el Kings’ College de Londres. Se incorporó a ISIS Innovation en 2000 y la dirige desde 2006. Antes, fue responsable de una compañía similar de la Universidad de Bristol. “No soy economista, no soy abogado, no soy inversor, no soy científico. Pero soy lo que hago. Y llevo la mitad de mi vida viviendo en la interfaz entre la investigación y los negocios”, sostiene.

 

III RELACIONADA
Ciencia española, patente extranjera

Más: #innovación

Ese es el trabajo de Hockaday, nacido en Oxford en 1964 y director general de ISIS Innovation, el organismo que se encarga de transferir el conocimiento de Oxford al resto de la sociedad. En sus 25 años de historia, ISIS ha ayudado a crear más de 100 empresas salidas de los laboratorios de la universidad. Invitado por la Fundación Ramón Areces para participar en un seminario en Madrid, Hockaday explica cómo convertir la ciencia en dinero.

La empresa de videojuegos NaturalMotion es una iniciativa de un estudiante de Zoología de Oxford. ¿Cómo ocurrió? ¿Un estudiante de Zoología llega y dice “Tengo una idea para montar una empresa de software”?

Exactamente así es como empezó todo. El ejemplo de NaturalMotion se remonta a 2000, cuando empezamos a trabajar con Torsten Reil, que era un estudiante de Zoología. Sí, vino a nosotros y dijo “Tengo esta idea interesante”. Era estudiante de doctorado y vino con su tutor. Pedimos la patente y juntos nos dimos cuenta de que era una oportunidad para crear una nueva empresa, porque no podíamos licenciar la idea a ninguna empresa existente, ya que todavía era sólo un concepto. Así que creamos NaturalMotion. Conseguimos las primeras sumas de dinero mediante business angels, personas ricas que son parte de nuestra red de trabajo. Torsten Reil no tenía experiencia, pero construimos un consejo de administración bastante fuerte para esta empresa. Había gente de la industria que podía ayudar a desarrollar la compañía [Nick Alexander, antiguo responsable de las firmas de videojuegos Virgin Games y Sega Europa, se unió a NaturalMotion como presidente]. Y creció y creció. Torsten Reil es una persona excelente, extraordinaria, llena de talento. Él era el jefe de la compañía cuando sólo había una persona y lo sigue siendo con 200. La compañía recaudó capital riesgo y creció. Tiene oficinas en Oxford, en Londres, en San Francisco. Y hace un mes, Zynga ha comprado NaturalMotion por más de 500 millones de dólares.

Es un éxito.

Si miramos atrás los últimos 13 años, que no es mucho tiempo, ha habido mucho trabajo duro, con un crecimiento constante. La compañía empezó desarrollando herramientas de software para la industria del cine y para la animación y luego desarrolló un nuevo negocio de videojuegos. La actividad de los videojuegos se ha llevado desde el principio toda la atención, con juegos como CSR Racing y Clumsy Ninja, pero también estaba el software para la industria del cine.

¿En qué consistía exactamente?

Consiste en crear simuladores informáticos para movimientos humanos realistas. Torsten Reil tenía una formación en ciencias de la computación. Llegó al Departamento de Zoología de Oxford y no tenía ninguna intención de crear una empresa. Como científico sólo quería construir un modelo realista de los movimientos humanos. Tuvo éxito, consiguiendo un modelo muy realista. Lo hacía como científico, pero luego se dio cuenta de que había una oportunidad comercial.

¿Se podría decir que El señor de los anillos y Grand Theft Auto no existirían sin la investigación en Oxford?

Creo que sería una declaración muy atrevida, pero sin duda esta investigación en Oxford ha hecho que El señor de los anillos y Grand Theft Auto sean más realistas.

Oxford recibirá unos 35 millones de euros por la venta de NaturalMotion. ¿Qué van a hacer con el dinero?

La Universidad de Oxford era accionista de la empresa desde el comienzo. Algo del dinero se reinvertirá en nuevos proyectos y otra parte volverá a la universidad para apoyar sus actividades básicas: la enseñanza y la investigación.

ISIS Innovation ha cumplido 25 años. ¿Cuáles han sido sus principales éxitos?

Hemos visto un crecimiento constante en el número de investigadores de la universidad que nos traen sus ideas, así que hacemos cada vez más patentes para proteger esas ideas. También hemos creado pequeños fondos de capital semilla para poder invertir en proyectos y desarrollarlos. Y hemos iniciado una incubadora de empresas de software, porque nos dimos cuenta de que había mucha demanda. Y, en términos de éxito, uno reciente es una compañía llamada Oxford Immunotec, que cotiza desde el año pasado en el índice NASDAQ [bolsa de valores con empresas de alta tecnología, con sede en Nueva York]. Fue un proyecto largo. Creamos la compañía entre 2001 y 2002. Es una empresa de diagnóstico que proporciona un nuevo test para la tuberculosis. Como NaturalMotion, pero en un sector completamente diferente, recaudó dinero de business angels y capital de riesgo. Requiere mucho tiempo que la tecnología pase de los laboratorios de investigación a ser un éxito industrial, pero es fantástico verlo cuando ocurre. Más recientemente, hemos tenido otros éxitos. En sólo un mes, en enero de este año, creamos tres nuevas empresas. Una está dedicada a la terapia génica para una enfermedad muy rara del ojo, otra es una empresa de software que permite transacciones seguras entre dispositivos móviles y otra es una compañía de ultrasonidos [para tratamiento del cáncer]. Son diferentes tipos de tecnologías, pero siempre intentamos convertir la ciencia interesante en una oportunidad de negocio.

“Siempre intentamos convertir la ciencia interesante en una oportunidad de negocio”

Algunas personas piensan que la universidad debe dedicarse a investigar y a enseñar, no a hacer negocio. ¿Qué les diría?

El mundo está cambiando. Creo que es importante reconocer que la función primaria de las universidades sigue siendo la enseñanza y la investigación. Pero su tercer función es la transferencia de conocimiento. Es muy importante cómo las universidades se conectan con el mundo exterior, ya sea a través de las escuelas locales, mediante museos para que la gente adquiera cultura, o también a través de la creación de empresas o asociándose con multinacionales. La manera en la que las universidades interaccionan con la sociedad cambia todo el tiempo. Creo que eso es bueno.

Hace unos días han iniciado un ensayo clínico en el que más de 30 pacientes con cáncer van a recibir un tratamiento personalizado, con dos empresas de Oxford (Celleron Therapeutics y Oxford Cancer Biomarkers). ¿Por qué una universidad pública tiene que hacer negocio con la salud?

Creo que merece la pena entender lo que se necesita para desarrollar una idea de una universidad hasta llegar a un tratamiento para un paciente. Dentro de la universidad, las ideas se desarrollan hasta un cierto punto, pero de ninguna manera están listas para utilizarse en humanos. Hay que entender lo que falta para rellenar ese hueco. En algunos casos puede haber oportunidades para que participen más sectores públicos, pero a menudo no hay financiación pública disponible, así que la industria ocupará ese hueco, invirtiendo para desarrollar las tecnologías, para que muchos años después haya una nueva terapia, una nueva medicina, que se pueda administrar a las personas. Nosotros, si tenemos éxito, la universidad recibe financiación de vuelta. No creo que sea malo, sino bueno. El dinero se queda en la universidad y se puede reinvertir en hacer más enseñanza y más investigación.

¿Cuál es el lugar de procedencia de los inversores privados en Oxford? ¿Supone un problema la llegada de inversores chinos?

No creo que sea en absoluto un problema. Inicialmente, la mayoría de los inversores de las empresas que creamos están radicados en Reino Unido. Son business angels o algún pequeño fondo de capital semilla. Pero, en cuanto a la actividad internacional, en 2008 nos dimos cuenta de que teníamos que fortalecer nuestros vínculos internacionales, porque vimos que las inversiones en Reino Unido iban a sufrir. Y lo hicieron. Encontramos fondos en Oriente Medio y en China. Creamos actividad en Hong Kong, en Madrid, en México, en Australia, para desarrollar nuestra red. En China tenemos acceso a nuevos mercados y a nuevos inversores.

“Si China compra una empresa salida de Oxford, diría que es un éxito”

Si China compra una empresa salida de Oxford, ¿lo consideran un éxito?

Si, diría que es un éxito. Vamos a pensar en una empresa radicada en Oxford, sea quien sea quien la compre, sea un comprador de EEUU, de Alemania o de China. Lo que subyace bajo la pregunta es: ¿la actividad económica se queda en Oxford o se va a China? ¿Dónde va el valor? Lo que ha ocurrido hasta ahora es que no hemos visto una gran transferencia de valor desde la región de Oxford a otros lugares. No obstante, por supuesto que puede ocurrir. Hemos tenido compras por empresas alemanas, estadounidenses… pero creo que debido al poder del ecosistema de innovación de Oxford, siempre alguna actividad se ha quedado. Pero por supuesto que con una venta puede irse. Es natural, no sé si es correcto decir si es bueno o malo.

¿Cuánto dinero gana ISIS Innovation para la Universidad de Oxford?

El año pasado, unos 6 millones de libras [unos 7,2 millones de euros] mediante las patentes y las funciones de consultoría. Además de eso, tenemos acciones en nuestras empresas y, como ocurrió con NaturalMotion, en algún momento se pueden convertir en mucho dinero.

En 25 años, han creado unas 100 empresas. ¿Cuántas han quebrado?

Unas 10 o 15 han muerto sin dejar rastro.

“Es muy importante saber cómo vas a convertir una tecnología fascinante en productos que los clientes quieran comprar”

¿Qué han aprendido de estos fracasos?

Buena pregunta. Se puede aprender del éxito, pero también del fracaso. En términos de gestionar pequeñas empresas hemos aprendido que la tecnología es importante, pero probablemente es más importante comprender cómo es el mercado del cliente, cómo vas a convertir una ciencia y una tecnología fascinantes en productos que los clientes quieran comprar. Y también es importante tener en la gestión de la compañía a las personas que hacen que eso ocurra. Así que tienes la tecnología, tienes las personas y tienes el conocimiento del mercado. Las empresas exitosas entienden el mercado y tienen personas capaces de llevarlas allí. Las que no tienen éxito probablemente no tienen esto.

¿Por qué no hay un Silicon Valley en Reino Unido o en España?

Sólo hay un Silicon Valley en el mundo y está en Silicon Valley. Hay sistemas de innovación muy dinámicos en Reino Unido, alrededor de Oxford y Cambridge, por ejemplo. No sé si alguien conoce la respuesta a esta pregunta, porque implicaría conocer las propiedades únicas de Silicon Valley y poder replicarlas en otro lado.

“A Rajoy le diría que no mantenga la inversión, sino que la aumente en ciencia y en innovación”

Si pudiera aconsejar al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ¿qué le recomendaría?

Los tiempos son difíciles, en España y en toda Europa. Creo que le diría que por favor siga invirtiendo en ciencia, en innovación, que siga proporcionando infraestructuras y apoyo para que los jóvenes puedan crear empresas de base tecnológica, empresas de software, que puedan usar el conocimiento para ayudar a desarrollar una economía basada en el conocimiento. Pero necesitan apoyo, incubadoras, mentores. Le diría que no mantenga la inversión, sino que la aumente en ciencia, en innovación y en las infraestructuras para apoyarlas.

¿Qué actividad tienen en Madrid?

Tenemos una pequeña oficina, con una persona trabajando, y otra persona en Galicia. Hacemos dos cosas: ayudar a las instituciones españolas de investigación a desarrollar sus actividades, a que creen fondos de capital semilla; y también buscamos oportunidades de inversión, buscamos compañías con buenas tecnologías en fases tempranas, que busquen inversión externa.

¿Para invertir en ellas?

Para ponerlas en contacto con inversores, que pueden ser de muchas partes del mundo, desde China a América Latina.

¿Tienen actividad en América Latina?

Tenemos un poco de actividad en México y estamos empezando algunos proyectos en Colombia y Chile.

Archivado en: cáncer, economía, educación, innovación, patentes, universidad, videojuegos




COMENTARIOS