Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

La prensa española elude las causas y las soluciones del cambio climático

La gran mayoría de las noticias sobre el calentamiento se centran únicamente en destacar las graves consecuencias que supondría el cambio de temperatura global. En España, políticos y medios han conformado una opinión pública casi tan escéptica como la de EEUU

Más noticias de: calentamiento, cambio climático, divulgación, periodismo


LEER
IMPRIMIR

“Hay muchos debates y opiniones muy encontradas sobre el cambio climático. Yo sé poco de este asunto, pero mi primo supongo que sabrá. Y entonces dijo: ‘He traído aquí a diez de los más importantes científicos del mundo y ninguno me ha garantizado el tiempo que hará mañana en Sevilla. ¿Cómo alguien puede decir lo que va a pasar en el mundo dentro de 300 años?”. En octubre de 2007, Mariano Rajoy, por entonces jefe de la oposición, confundía tiempo y clima para justificar su escepticismo frente al calentamiento global. Al mismo tiempo, y sembraba confusión entre la opinión pública española: los medios de comunicación afines al Partido Popular atizaron la polémica y convirtieron las ideas de Al Gore, que acababa de ganar el Nobel de la Paz, en objeto de crítica y buscaron cómo justificar las dudas del famoso primo. Nunca como en aquellos días se publicaron tantas noticias sobre el calentamiento del planeta.

Cambio climáticoAmpliar

Periodistas atienden a una sesión de la reunión de Naciones Unidas sobre el cambio climático de Copenhague en 2009. / UN

Generalmente, en las controversias sobre el cambio climático se menciona a políticos y científicos pero, ¿cuál es el papel que están desempeñando los medios y qué mensaje están transmitiendo a la sociedad? Se acaba de publicar un estudio que por primera vez analiza en detalle el trabajo que realizan los periódicos españoles en su tratamiento de las noticias sobre el futuro del clima. Las investigadoras Emilia Lopera y Carolina Moreno estudiaron lo publicado por El País, El Mundo, ABC, Expansión y Levante entre 2000 y 2010 para analizar cómo se abordan estos temas por los periodistas españoles.

Estos periódicos se centraron esencialmente en publicar noticias sobre las consecuencias del calentamiento: el 75% de estas informaciones versaban sobre fenómenos extremos, cambio en las precipitaciones, crecidas del nivel del mar y otras derivadas similares. En cambio, sólo el 12% de los temas abordaron posibles soluciones y únicamente el 9% de los artículos indicaban las posibles causas. Únicamente el 1% señalaba responsables como determinados países, líderes o industrias.

Sólo el 2% de los españoles se considera bien informado de las soluciones contra el cambio climático

No es de extrañar, por tanto, que en España hasta el 32% se considera bien informado sobre las consecuencias del cambio climático pero sólo el 2% cree saber lo suficiente sobre cuáles son las soluciones que le pondrían remedio, según un estudio de 2011.

“En España siempre se presta atención a las consecuencias”, explica Emilia Lopera, investigadora del CIEMAT. “Cuando te centras en las consecuencias, se busca hacer una información más atractiva porque tiene algo de ciencia-ficción, es más emocionante, porque evoca películas como El día de mañana“, defiende, recordando también que para un redactor es más sencillo proponerle un tema vistoso a sus jefes que uno más denso y sesudo sobre fuentes de energía alternativas, por ejemplo, que pueda tener éxito entre su audiencia.

Catastrofismo contraproducente

Precisamente, la semana pasada volvió a triunfar en los medios una noticia catastrofista de este tipo, también publicada en Materia, que adelantaba los monumentos que el mar podría tragarse en el futuro: “Aunque parezca que esas informaciones sirven para concienciar”, advierte la investigadora, “en realidad activan en el lector un mecanismo psicológico contraproducente, porque se siente superado, incapaz de hacer nada, como un destino inevitable”.

Cambio climáticoAmpliar

Espacio dedicado al cambio climático en los cinco periódicos analizados a lo largo del tiempo. / Emilia Lopera y Carolina Moreno

Como resultado, la opinión pública española muestra cierta confusión: en EEUU, el 39% de los ciudadanos cree que no existe consenso científico en cuanto al origen del calentamiento, lo mismo que opina en España el 31% de los encuestados, un porcentaje muy similar (y muy alejado de lo que opinan los franceses, según Lopera). ”Los periódicos españoles también pueden haber creado incertidumbre científica al negar o cuestionar la existencia del cambio climático, haciendo hincapié en los errores científicos y la escasez de la información científica disponible”, explican en el estudio.

¿De dónde surge tanto escepticismo entre los españoles, si la información que reciben no es tan sesgada? La investigadora se atreve a especular, más allá de sus datos, y menciona el ejemplo de Rajoy hablando de su primo. “Muchas veces, por su interés, los políticos han preferido poner en duda el consenso científico, confundiendo a la gente”, sugiere Lopera.

Casi un tercio de las informaciones sobre calentamiento en ‘Expansión’ ponían en duda su propia existencia

En este sentido, el 29% de las noticias publicadas por el diario económico Expansión y el 17% de las publicadas por El Mundo ponían en duda la existencia misma del cambio climático: “El target de Expansión es claramente una élite financiera que prefiere poner en duda el calentamiento y al diario tampoco le interesa dejar en mal lugar a empresas que podrían ser sus anunciantes”, señala Lopera. Curiosamente, El Mundo y ABC son los diarios que más espacio dan a portavoces ecologistas como fuentes de información. “Quizá para dar la sensación de que la ciencia del clima es una cuestión que se discute entre dos grupos con opiniones enfrentadas, para crear controversias artificiales”, desliza.

Otra conclusión se hacía evidente al contar la cantidad de noticias publicadas: el tema del calentamiento tardó en ganar presencia hasta el periodo 2005-2007, en que se produjo un importante pico, motivado por factores importantes que incluyen a Al Gore (su Nobel, su Príncipe de Asturias y su película, estrenada en 2006), a Rajoy y a su primo. “Se produjo ese clímax informativo porque comenzaron a publicarse más estudios universitarios, tuvo lugar la cuarta reunión del IPCC y se crearon una comisión interministerial y una comisión mixta Congreso y Senado”, asegura Lopera.

“La atracción mediática aumentó y se retroalimentó hasta la aparición de otros problemas que captaron la atención de medios y políticos”, recuerda la autora del estudio, recordando que el periodo en que más se habló del clima fue también el de mayor bonanza económica en España. Desde 2008, la presencia en los medios del calentamiento se desplomó de forma importante [ver gráfico]. En ese sentido, Lopera recuerda un reportaje de El País titulado Estoy en paro, no me hable del clima, que resume bien lo sucedido.


REFERENCIA

'The uncertainties of climate change in Spanish daily newspapers: content analysis of press coverage from 2000 to 2010'


MÁS INFO
» La sociedad ante el cambio climático. Conocimientos, valoraciones y comportamientos en la población española (Fundación Mapfre)

Archivado en: calentamiento, cambio climático, divulgación, periodismo




COMENTARIOS

  • Roberto

    corrección: El País, El Mundo, ABC, Expansión y Levante

    • http://esmateria.com/ Materia

      Corregido, gracias. :)

  • trymty

    El artículo da por hecho de que hay consenso científico, y eso es falso. La reciente publicación sobre el “consenso” respecto al cambio climático ha sido manipulada periodísticamente, hasta niveles extremos.

    Hay consenso en los factores que influyen en aumentar la temperatura del planeta, sin duda.

    De lo que no hay ningún consenso, y ninguna prueba, es de que los factores antropogénicos tienen mayor o menor relevancia frente a los no antropogénicos. Ni si quiera se sabe si los cambios antropogénicos son irreversibles

    Lo cierto es que NI SE SABE si los océanos en términos netos capturan o emiten CO2, y ya puestos, menos aún se sabe si este ciclo natural del CO2 es relevante o no frente el CO2 antropogénico. Ni hablemos ya de gases volcánicos (no sólo el CO2 y el agua tienen efecto invernadero), tempertura/explosiones solares, flujo de calor en el nucleo y corteza terrestres, capacidad de biomasa de tener efecto protector frente a CO2, etc.

    La tierra ha tenido sin la presencia del hombre cambios de temperatura BESTIALES (el susodicho calentamiento global es de risa en una escala de tiempo en millones de años).
    Las tendencias “tendenciosas” como esta http://en.wikipedia.org/wiki/File:Satellite_Temperatures.png se dedica a escoger períodos beneficiosos para las teorías calenturientas.
    Si escogen desde el 1998 hasta hoy, la tendencia es, por contra NEGATIVA (se enfría la tierra). Y 30 años en el transcurso de la tierra no es NADA, es imposible afirmar que el hombre es el causante de ello. Aquí otro dato bien autoexplicativo: http://en.wikipedia.org/wiki/File:Five_Myr_Climate_Change.svg

    Los modelos predictivos de calentamiento (y esto es impepinable, la NASA no se inventa los datos) han fallado todos, registrandose una estabilización en la última década (incluso enfriamiento según período elegido). De el famoso consenso científico sobre el CALENTAMIENTO se ha pasado (mágicamente) al consenso sobre el CAMBIO climático (ahí no falla nadie, se caliente o se enfríe aciertan todos).

    Lean su propio artículo: unas veces hablan de calentamiento y otras de cambio. ¿En qué quedamos?

    Pueden hacer otra retrospectiva: veces que se hablaba de “calentamiento global” y de “cambio climático” en titulares. Verán como tras las evidencias en contra de un “calentamiento global” como se preveía, los “consensuados” científicos hablan de un “cambio”, esto se llama en terminología moderna #bigFAIL.

    Y por último un caramelo de regalo. Pongan en perspectiva el apocalíptico cambio global ante está imagen: http://www.buildart.com/images/Images2011/TIMELINE_FULL.jpg

    De lo que no hay duda, es que muchos gobiernos (y científicos metidos en la mina de oro que es este “ecologismo pseudocientífico”) emplean este tema para forrarse con impuestos estúpidos mientras a la ciencia le queda mucho por saber que puñetas ocurre.

    • aas

      “Quantifying the consensus on anthropogenic global warming in the scientific literature” http://iopscience.iop.org/1748-9326/8/2/024024/article, donde dice: “Among abstracts expressing a position on AGW, 97.1% endorsed the consensus position that humans are causing global warming”.

      • trymty

        Eso es muy tendencioso. SOLO EL 33.6% de los científicos dan su opinión sobre el calentamiento antropogénico. El otro 66.4% (como yo) no pueden decir ni una cosa ni la contraria.
        Hay que ver como se manipulan los textos…
        We find that 66.4% of abstracts expressed no position on AGW, 32.6% endorsed AGW, 0.7% rejected AGW and 0.3% were uncertain about the cause of global warmin

  • Daniel Rodríguez Herrera

    ¿Han analizado ABC dos veces? :-)

  • Perico

    Muy buen artículo, y muy buen análisis. Después de unos meses de bajón parece que volvéis a hacer periodismo del más alto nivel. Enhorabuena.

    Desgraciadamente conozco científicos que han participado al más alto nivel en los informes del IPCC y me cuentan están desesperados con la situación periodística (La persona en la que estoy pensando trabaja a caballo de Europa y EEUU con appointments en unversidades de ambos lados del charco). Según me comentaban en un congreso este verano, mientras la evidencia es más sólida que nunca la percepción de la población —influenciada por los medios de comunicación— ha retrocedido 10 años.

    Curiosamente si cogemos estos 10 años que me comentaba mi colega, y miramos el gráfico de barras que habéis hecho, vemos cómo indicaría que la población tiene muy mala memoria. (Y una tristísima falta de cultura científica).

    Lo siento por Trymty, pero sería bueno que se leyese el artículo aquél de “alimenta al troll” jajajaja.

  • Misho

    Pues muy interesante estudio, y también un muy interesante análisis sobre el mismo señor Salas…