Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

A un 5% de las personas la música no le dice nada

La música activa las mismas áreas del cerebro que la comida, el sexo o el dinero, pero hay personas que disfrutan de todos estos placeres, pero no del musical

Más noticias de: arte, música, neurociencia, psicología, sexualidad

Ampliar

La música le gusta a (casi) todo el mundo, como la comida o el sexo / Mo Ibrahim Foundation

LEER
IMPRIMIR

A casi todos los humanos nos gustan la comida y el sexo, dos necesidades básicas para nuestra supervivencia. También suele atraernos en mayor o menor medida el dinero, porque ayuda a satisfacer necesidades como las anteriores. Más misterioso resulta el placer universal que proporciona algo en apariencia tan prescindible como la música. Por algún motivo que aún se desconoce, la música activa las mismas áreas del cerebro que la comida, el sexo o el dinero, zonas como el núcleo accumbens, relacionadas con el sistema de recompensa que nos inyecta un chute de dopamina ante este tipo de incentivos básicos. Y eso que sin música no se muere.

Tratando de entender por qué nos gusta y cómo nos produce placer, un equipo de investigadores de la Universidad de Barcelona (UB) descubrió que, pese a considerarse un lenguaje universal, hay personas a las que la música no les dice nada. Los científicos habían realizado una encuesta a más de 1.500 personas para analizar en qué medida y por qué nos gusta la música. Así se dieron cuenta de que había un 5% de los participantes a los que la música no les producía ningún tipo de placer. “Decían que eran indiferentes ante la música, pero no ante otros estímulos como la comida o el sexo”, explica Josep Marco-Pallarés, investigador de la UB y autor principal del estudio. En un principio pensaron que podían tener amusia, un problema perceptivo con la música, pero decidieron hacer un segundo estudio para tratar de descartar esta opción y entender mejor a estas personas inmunes a la música.

En un trabajo que ahora publican en la revista Current Biology, pusieron a prueba las diferentes reacciones de tres grupos de personas ante la música, uno de personas a las que la música les producía una reacción muy intensa, un segundo en el que esa atracción era intermedia y un tercero de personas que afirmaban no sentir nada cuando escuchaban un tema musical. Además de recoger a través de una encuesta su experiencia personal respecto a la música, se puso a prueba su reacción al escuchar piezas musicales midiendo su ritmo cardiaco y la humedad de su piel, dos aspectos útiles para medir la excitación de una persona. Este mismo experimento se repitió, pero midiendo su reacción ante estímulos económicos.

Los resultados confirmaron que las personas que habían afirmado no sentir nada cuando escuchaban temas musicales que le resultaban agradables a la gran mayoría de la gente, tampoco experimentaban ninguna reacción física al oírlos. El estudio comprobó que estas personas no tenían ningún tipo de problema de salud que hubiese trastocado el sistema de recompensas del cerebro. En la prueba que ofrecía dinero como incentivo, su reacción fue normal y afirmaban disfrutar de la comida o el sexo.

La música gusta más cuando resulta familiar

“En este estudio hemos planteado que existe esta condición, que nunca se había descrito, en la que está disociada la recompensa ante la música y ante otro tipo de alicientes como el dinero”, señala Marco-Pallarés. Ahora, empleando sistemas de imagen fMRI, que muestran las distintas reacciones del cerebro ante diferentes impulsos, están diseñando nuevos estudios para entender por qué unas personas experimentan un gran placer cuando escuchan música y otras ninguno. “Puede tener algo que ver con cómo se relaciona el sistema de recompensa en conexión con el oído”, plantea el también investigador de IDIBELL Marco-Pallarés, aunque añade que es interesante el hecho de que estas personas “reconocen cuál es la música que va a transmitir más emociones, aunque en ellos no se produzca el proceso de convertir el sonido en placer”.

Hace poco, un equipo de la Universidad de Baleares concluía en un estudio que la capacidad de estar alerta ante lo inesperado, muy útil para huir de los depredadores o capturar a una presa para comer, estaba detrás de algo poco práctico en apariencia como nuestra capacidad para apreciar la belleza. Marco-Pallarés coincide en que el sistema de recompensa que él estudia es muy importante en el aprendizaje y en nuestra capacidad para hacer frente a lo imprevisible, pero en el gusto por la música hay una tendencia general “a que te guste más la canción que escuchas más”. En este sentido, la familiaridad y la previsibilidad puede ser un factor más importante en el placer que produce la música.

Aún hará falta mucho trabajo para poder explicar por qué motivo la música se coló entre nuestras necesidades básicas, al menos en lo que a reacción cerebral se refiere, pero si se logra aclarar, algo habrá que agradecer a esos pocos humanos que no sienten nada con una de las pocas cosas en el mundo que emocionan a casi todos.



13 canciones 'muy placenteras' para detectar a personas que no aman la música

Estas son las canciones y los tramos empleados por los investigadores de la Universidad de Barcelona para detectar al 5% de personas que, pese a estar perfectamente sanas y disfrutar de otros placeres como la comida o el sexo, no sentían nada al escuchar música. La selección la realizó un grupo independiente seleccionado por los científicos para tratar de encontrar una lista de canciones que a la mayor parte de la gente le parecen “muy placenteras”.

Barcelona - Montserrat Caballé & Freddie Mercury 1:30 – 2:30
Nessun Dorma - Giacomo Puccini 1:42 – 2:56
Carmina Burana - Carl Orff 2:15 – 3:15
The Sound of Silence - Simon & Garfunkel 2:53 – 3:53
Canon in D - Johann Pachelbel 2:38 – 3:38
El Cant dels Ocells - Pau Casals 1:00 – 2:34
Für Elise - Ludwig van Beethoven 1:29 – 2:38
Now We Are Free - Hans Zimmer & Lisa Gerrard 1:22 – 2:29
Swan Lake - Pyotr Ilyich Tchaikovsky 0:49 – 2:20
River Flows in You - Yiruma 2:24 – 4:17
Schindler’s List - John Williams 1:31 – 3:10
The Four Seasons (Spring-I Allegro) - Antonio Vivaldi 1:18 – 2:52
The Four Seasons (Summer-III Presto) - Antonio Vivaldi 0:18 – 1:31




REFERENCIA

'Dissociation between musical and monetary reward responses in specific musical anhedonia'


Archivado en: arte, música, neurociencia, psicología, sexualidad




COMENTARIOS

  • Patxu Belyaet

    EL link de la referencia no funciona, una pena, alguien lo podría linkear, por favor?

    • http://esmateria.com/ Materia

      Hola, ya está cambiado, gracias por el aviso.

  • Jarbert

    Madre mía menudo cliché…

  • Jarbert

    Me refiero a las 15 canciones del final