Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

‘Rosetta’, la primera nave humana que pisará un cometa

‘Rosetta’ sale de su letargo y comienza su histórica misión para aterrizar sobre una “bola de hielo sucia” de unos cuatro kilómetros de diámetro

Más noticias de: asteroides, cometas, espacio, Rosetta, sistema solar

Impresión artística del robot Phillae posado sobre el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Ampliar

Impresión artística del robot Phillae posado sobre el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. / ESA/ATG medialab

LEER
IMPRIMIR

Actualización 19.30h CET (hora central europea): ‘Rosetta’ ha enviado su primera señal a la Tierra tras casi mil días en hibernación.

Hoy, a más de 670 millones de kilómetros de la Tierra, en el gélido espacio profundo, la primera nave humana que aterrizará sobre un cometa va abrir los ojos después de un letargo de dos años y medio. Se trata de Rosetta, una sofisticada misión espacial que hoy debe enviar a la Tierra su primera señal diciendo, básicamente, que todo está listo para empezar a hacer historia. En realidad, Rosetta, un proyecto de la Agencia Espacial Europea (ESA) que fue lanzado en 2004, ya ha batido varios récords y romperá otros más si todo sale según lo planeado.

El gran objetivo de la sonda es una “bola de nieve sucia”. Este es el término con el que los astrónomos apodan a los cometas como 67P/Churyumov–Gerasimenko por ser un amasijo de hielo, polvo, roca y gases como el CO2 o el metano que tanto preocupan como agentes del calentamiento en la Tierra. Rosetta, cuyo desarrollo llevó más de 10 años y en el que han participado empresas españolas, tomará las fotografías más detalladas de un cuerpo así que se hayan obtenido nunca. Y su valor es incalculable. Estudiar un cometa tan de cerca es casi como sostener en las manos un fósil de hace 4.600 millones de años, de un tiempo anterior a la formación de los planetas, incluida la Tierra.

“Creemos que los cometas están hechos del material más primordial del Sistema Solar que tenemos a nuestro alcance”, explica a Materia Gerhard Schwehm, que hasta el verano pasado fue el director científico de la misión y que ahora, a unos meses de su jubilación, se ha convertido en asesor privilegiado del proyecto. “Si puedes estudiar el material del que está hecho el cometa puedes conocer el material que formó los planetas y que hoy no podemos analizar en la Tierra o en cualquier otro planeta porque estos han evolucionado haciéndolo desaparecer”, resalta. Hay teorías que dicen que fueron los cometas los que trajeron a la Tierra los componentes fundamentales de la vida. Y esos componentes están aún ahí ahora, al alcance de Rosetta. “Tengo confianza en que encontraremos moléculas orgánicas complejas en este cometa”, resalta Schwehm.

Aterrizaje de paseo

Rosetta se levantará de su letargo a las 11 de la mañana, hora peninsular española. La nave tardará “unas cinco horas” en calentarse y estar lista y se espera que la primera señal suya sea recibida en Tierra entre las 18:30 y las 19:30 hora peninsular española, según Schwehm. Su objetivo es en parte perfeccionar el trabajo de misiones anteriores como Giotto, que estudió el cometa Halley y aclarar cómo se forman y evolucionan este tipo de cuerpos. El de más reciente actualidad es el cometa ISON, que a finales de 2013 vivió un encuentro suicida con el Sol.

Estudiar un cometa tan de cerca es casi como sostener en las manos un fósil de hace 4.600 millones de años

En verano, la sonda comenzará a girar en torno al cometa y podrá estudiarlo en la parte de su órbita más alejada del Sol, es decir, la más fría y propicia para observar su desconocido núcleo, del que se piensa que tiene unos cuatro kilómetros de diámetro. A medida que el Sol se acerque, el hielo en el 67P/Churyumov–Gerasimenko comenzará a fundirse haciéndolo mucho más brillante y, por tanto, ocultando su núcleo. Y después, en noviembre, llegará el más difícil todavía. Rosetta dejará caer sobre el cometa la nave Philae.

Esta será atraída por la leve gravedad del núcleo del cometa hasta tocar la superficie a una velocidad similar a la de una persona caminando. “Será como darte un coscorrón contra un muro mientras andas despacito, es decir, nada de lo que no podamos recuperarnos”, bromea Schwehm. No obstante, ese será el momento más delicado de la misión, reconoce. Si todo sale bien, Philae sacará las primeras imágenes que ha tomado la humanidad desde encima de un cometa e incluso taladrará el núcleo para averiguar de qué está hecho un auténtico fósil del Sistema Solar.

Archivado en: asteroides, cometas, espacio, Rosetta, sistema solar




COMENTARIOS