Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

CIENCIA DE LA SEMANA 25 noviembre - 1 diciembre 2013

Un cometa sobrevive a un encuentro con el Sol y una especie de cabra resucita por segunda vez

Esta semana, la ciencia ha tenido su vista fija en el cielo, interesada por la suerte del cometa Ison, que se acercó peligrosamente al Sol. En el mismo campo, Europa anunció sus grandes programas espaciales para los próximos años. Abajo, en la Tierra, un grupo de investigadores explicó cómo quiere resucitar una especie extinguida y un polémico artículo sobre transgénicos cayó en desgracia

Más noticias de: astrofísica, astronomía, biotecnología, ciencia para el desarrollo, espacio, genética, I+D, repaso semanal, transgénicos


LEER
IMPRIMIR

Materia realiza cada semana un repaso de la actualidad científica más relevante.

El cometa Ison se ha convertido en la atracción científica de la semana. La bola de hielo y roca se dirigía con rumbo inexorable hacia el Sol. Su brillo se fue incrementando según se acercaba a la estrella hasta que, el día 28 de noviembre, se desvaneció. El viernes 29 por la mañana, sin embargo, unas imágenes tomadas por el satélite de observación solar SOHO, indicaban que, al menos una parte, había sobrevivido al tórrido encuentro. Hace unos días, se planteaba que, si su núcleo permanecía más o menos intacto, el calor habría convertido a Ison en uno de los cometas más brillantes de la historia y habría sido posible observarlo a simple vista desde el hemisferio norte. Parece, sin embargo, que ese no ha sido el caso.

isonAmpliar

Imagen del encuentro de Ison con el Sol / NASA

En otro caso de resurrección improbable, en Materia contábamos cómo Celia, la última bucarda, fallecida en 2000, podría revivir gracias a muestras tomadas antes de su muerte. En 2003, ya se había logrado devolver a Celia a la vida, pero la cría murió pocas horas después. Aquel experimento fue un hito mundial. Nunca antes se había logrado resucitar una especie desaparecida por completo.  El nuevo intento está liderado por el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA), y, curiosamente, financiado por la Federación de Caza de Aragón. No deja de ser llamativo que sean los cazadores, los principales responsables de la extinción de los bucardos, sean ahora los únicos que apoyan el plan para recuperarlos. Por ahora, no obstante, los investigadores reconocen que recuperar una especie a partir de un solo individuo es un reto muy complicado.

La manipulación genética que puede revivir a Celia siempre está rodeada de controversia. Un ejemplo claro se ha conocido también esta semana. La revista que hace más de un año publicó un artículo que aseguraba que un maíz transgénico de Monsanto provocaba cáncer pide ahora al autor que retire el artículo por las buenas o lo harán los editores por las malas. La revista denuncia algunos de los agujeros negros en la investigación que ya detectó la EFSA hace más de un año: la cepa de ratas empleada por Seralini en su estudio es propensa a desarrollar tumores de manera natural y además el investigador apenas utiliza 10 ratas por grupo de estudio, una cantidad insuficiente para saber si un alto número de casos de cáncer es casual o causado por el alimento. Muchos expertos de todo el mundo ya habían detectado esos agujeros negros hace más de doce meses.

SeraliniAmpliar

Ratas con tumores como pelotas de 'ping-pong' en el estudio de Seralin /

Volviendo a la astronomía, esta semana la Agencia Europea del Espacio (ESA) ha anunciado la aprobación de sus dos grandes misiones científicas para las próximas décadas. Una de ellas será un nuevo telescopio de rayos X para explorar el universo caliente. La otra, un avanzado detector de ondas gravitacionales que estudiará las ondulaciones producidas en el tejido del espacio-tiempo por grandes monstruos cósmicos como los agujeros negros. El coste de cada una de estas misiones ronda los mil millones de euros.

Desde China, después de un artículo publicado por Science que mostraba la facilidad para introducir trabajos falsos en revistas supuestamente científicas, la misma publicación denuncia un mercado negro en el país asiático en el que algunas revistas científicas permiten añadir los nombres de algunas personas a los artículos que publican a cambio de cantidades de dinero importantes. La investigación mostró que era posible añadir dos nombres a un artículo científico a cambio de algo menos de 25.000 euros.

Por último, desde la Universidad de Oxford, en el Reino Unido, llegaba una advertencia frente al próximo mundial de fútbol, que se celebrará en Brasil este verano. En la época en que se celebrará el campeonato, habrá tres ciudades que serán sedes de la competición, Fortaleza, Natal y Salvador de Bahía, en las que habrá un riesgo mayor de contraer el dengue, una enfermedad infecciosa transmitida por mosquitos, muy extendida en zonas tropicales y subtropicales, que provoca síntomas gripales y en ocasiones puede matar. El profesor de epidemiología Simon Hay, que planteó su advertencia en la revista Nature, no quiere disuadir a la gente de que asista al mundial, pero cree que los aficionados deben seguir algunas recomendaciones de seguridad, como elegir un alojamiento con un adecuado cerramiento, uso de aire acondicionado e insecticidas interiores y llevar ropa que cubra los brazos y las piernas, entre otras medidas de prevención.

También en Materia:

-El equipo que clonó el bucardo intenta resucitarlo diez años después

-La revista que publicó el estudio que vinculaba transgénicos y cáncer exige su retirada

-Las moscas con más relaciones sexuales viven más

-Los láseres de rayos X abren una nueva vía para diseñar medicamentos teledirigidos

-El exceso de celo contra las drogas condena a sufrir a miles de enfermos de cáncer

-Invertir y gastar: presupuestos y culturas de la crisis

-Wert pagará menos a los investigadores jóvenes que De Guindos 

-El ‘hongo de Bob Dylan’ mata a personas sin acceso a un tratamiento de 600 euros al día

Archivado en: astrofísica, astronomía, biotecnología, ciencia para el desarrollo, espacio, genética, I+D, repaso semanal, transgénicos




COMENTARIOS

  • alfecha

    El bucardo no es una especie, sino una subespecie pirenaica de cabra montés iberica. La cabra montés aun sobrevive en Gredos (subespecie victoriae), sistema iberico, y cordillera betica (subespecie hispanica), por lo que no se esta resucitando una especie en sentido estricto.