Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

La vacuna española contra la tuberculosis es “segura”

Los datos aún preliminares del primer ensayo clínico del tratamiento no han mostrado problemas en pacientes sanos

Más noticias de: innovación, sida, tuberculosis

Ampliar

Cada año se registran nueve millones de nuevos casos de tuberculosis en todo el mundo /

LEER
IMPRIMIR

Bill Gates no sólo invierte en constructoras españolas, también estudia hacerlo en ciencia made in Spain. En concreto, el segundo hombre más rico del mundo según Forbes estudia financiar a través de la fundación que comparte con su mujer el desarrollo de la nueva vacuna contra la tuberculosis MTBVAC, que comenzó a desarrollar hace 13 años el equipo de Carlos Martín, microbiólogo de la Universidad de Zaragoza. Los últimos resultados sobre los ensayos de esta vacuna en humanos muestran que, por ahora, es segura, aunque aún deben pasar siete meses de observación para constatarlo.

“La vacuna es segura hasta donde yo sé”, ha explicado esta mañana François Spertini, el médico responsable del primer ensayo clínico en humanos que se hace con la vacuna. En esta primera fase, realizada en el Hospital Universitario de Vaudois (Suiza), han participado 36 personas sanas y en ellos la prioridad era demostrar que la inmunización no provoca problemas de salud, entre ellos posibles casos de tuberculosis. Los primeros pacientes fueron inoculados hace 9 meses y los últimos recibieron la dosis hace una semana. Por ahora, asegura Spertini, no ha habido indicios negativos en ninguno de ellos. “Estoy muy contento con la seguridad que está mostrando la vacuna”, ha dicho el médico, que ha añadido que es “una de las más seguras que ha visto”. Todas estas palabras sin embargo pueden esfumarse en cualquier momento con una reacción adversa o síntomas de tuberculosis entre algún participante, por lo que hasta que no se complete el periodo de observación de nueve meses no se podrá tener certeza completa y pasar a las siguientes fases del estudio.

La MTBVAC es la primera vacuna atenuada contra la tuberculosis desde que se logró, hace ya 90 años, la vacuna actual (conocida como BCG). El problema es que esta inmunización no es capaz de frenar las transmisiones de persona a persona por el aire, algo que sí pretende hacer la MTBVAC, que cuenta con financiación de la Unión Europea y otras entidades nacionales de España, Francia y Suiza, tanto públicas como privadas. La MTBVAC es una vacuna atenuada, es decir, un patógeno real de la tuberculosis humana al que se ha manipulado genéticamente para reducir su virulencia. Al entrar en el cuerpo, el sistema inmune aprende a desarrollar defensas contra el patógeno aunque este, en teoría, no sea capaz de desarrollar la enfermedad. Si es efectiva, cuando la persona vacunada se enfrente al patógeno real, su sistema inmune lo neutralizará sin problemas. Este es exactamente el mecanismo de la vacuna de hace 90 años, aunque en aquel caso se desarrolló usando cepas de vacas.

Inmunización para bebés

“Queremos una vacuna universal que pueda ser usada en países donde la enfermedad es endémica y también en Europa”, ha explicado hoy Carlos Martín durante una rueda de prensa celebrada en la sede de la Secretaría de Estado de I+D+i. El proyecto ha contado con la financiación del Gobierno central así como regional, ha destacado Martín y la colaboración de empresas interesadas en comercializar la vacuna. De hecho es una empresa española, Biofabri, la que está financiando parte de los ensayos clínicos en Suiza y será la encargada de fabricar las dosis para abastecer a todo el mundo si el proyecto tiene éxito, según ha explicado la responsable de I+D de la compañía, Eugenia Puentes.

La tuberculosis mata a dos millones de personas al año, la mayoría bebés y enfermos

El precio y la accesibilidad de la futura vacuna son claves, ya que la inmensa mayoría de los nueve millones de casos que se producen cada año están en países en desarrollo, al igual que los dos millones de muertes que causa la dolencia, principalmente en niños y enfermos de sida. “Queremos que la vacuna sea accesible a todo el mundo”, ha asegurado por su parte Jelle Thole, director de la Iniciativa para la Vacuna de la Tuberculosis (TBVI), un consorcio público y privado que en estos momentos lidera el desarrollo de varias nuevas inmunizaciones contra la enfermedad.

El objetivo de MTBVAC es crear una vacuna de dosis única para inmunizar a bebés que podría evitar los contagios durante años y contribuiría a frenar el avance de nuevas cepas de la enfermedad que son resistentes a muchos de los antibióticos disponibles. Este es un problema que no solo afecta a los países más pobres, sino también a los más ricos, ya que solo en la Unión Europea la tuberculosis supone la pérdida de 5.000 millones de euros en productividad cada año. Las variantes resistentes del patógeno ya han llegado a Europa en varias ocasiones y su expansión es “alarmante”, según la Organización Mundial de la Salud.

El proyecto necesita una inversión adicional de unos 200 millones de euros

Los futuros pasos en el desarrollo de MTBVAC dependen de los resultados del estudio actual. Si se mantiene la seguridad de la vacuna y demuestra ser más efectiva que la actual BCG, se pretende hacer otro estudio con bebés sanos, posiblemente en Suráfrica, uno de los países donde la dolencia es endémica. Si ese estudio sale bien, habría que pasar a ensayos con “miles” de participantes para demostrar la efectividad de la nueva vacuna frente a la actual, ha explicado Martín.

El proyecto también depende de la financiación para hacerse realidad. Si todo sale bien a nivel médico, la vacuna podría estar lista en 10 años, según Thole. Para lograrlo haría falta una inversión adicional de unos 200 millones de euros, ha explicado el experto.

Archivado en: innovación, sida, tuberculosis




COMENTARIOS