Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

La niña nacida con VIH sigue aparentemente libre de virus tras un año sin tratamiento

Todavía no se puede hablar de curación, pero el insólito caso del bebé de Misisipi sugiere que un tratamiento inmediato contra el virus puede cortar la infección, aunque pediatras españoles han seguido la misma estrategia sin éxito

Más noticias de: ciencia para el desarrollo, medicina, sida, vih, virus

La pediatra Deborah Persaud, principal autora del estudio Ampliar

La pediatra Deborah Persaud, principal autora del estudio / Universidad Johns Hopkins

LEER
IMPRIMIR

Hace siete meses, científicos de EEUU ilusionaron al mundo al anunciar por primera vez en la historia la “cura funcional” de una niña nacida con el virus del sida, que ya ha infectado a casi 70 millones de personas en el mundo desde que se detectó la epidemia. Desde las 30 horas de vida, el bebé había recibido medicamentos antirretrovirales, capaces de reducir la cantidad del VIH en la sangre sin llegar a eliminarlo, en un hospital de Misisipi. A los 18 meses, sin embargo, la familia y el bebé se esfumaron y la niña dejó de recibir el tratamiento. Cuando regresó, cinco meses después, el virus era indetectable, pese a no haber sido medicada durante casi medio año.

Entonces, el esperanzador anuncio se hizo en un congreso médico, sin que los demás científicos tuvieran acceso a los detalles. Muchos sugirieron que el virus podría estar escondido en algún reservorio del cuerpo de la niña, como los ganglios. Otros expertos dudaban de que el bebé se hubiese llegado a infectar. Hoy, por fin, todos los datos de este insólito caso se ponen a disposición de la comunidad científica.

En un estudio publicado en la revista The New England Journal of Medicine, los autores aportan ahora datos que sostienen que el bebé en efecto se infectó. La niña, con 30 meses de vida y sin tratamiento desde un año antes, no presentaba cantidades detectables de VIH en sangre ni anticuerpos contra el virus.

“Trazas de VIH”

“Esta niña podría perfectamente estar en el camino hacia la cura definitiva, pero todavía no podemos asegurarlo, necesitamos más seguimiento”, explica la pediatra Deborah Persaud, primera firmante del estudio. “Todavía detectamos trazas del VIH en la niña, pero estos restos de VIH parecen incapaces de replicarse y por lo tanto incapaces de reiniciar la infección”, añade Persaud, de la Universidad Johns Hopkins.

«Esta niña podría perfectamente estar en el camino hacia la cura definitiva, pero todavía no podemos asegurarlo»


Deborah Persaud
Pediatra de la Universidad Johns Hopkins

La pediatra y su equipo creen que las trazas de virus “podrían ser falsos positivos o podrían indicar la existencia de una infección, pero no es una infección activa”. A diferencia de lo que ocurrió en el congreso de marzo, cuando hablaron de “cura funcional”, en el estudio publicado hoy la palabra “cura” no aparece por ninguna parte y se habla de “remisión”.

“No consideramos que esta niña esté infectada en el sentido clínico de infección activa”, subraya Persaud.

A juicio de los autores, el caso del bebé de Misisipi sugiere que “un tratamiento muy temprano con terapia antirretroviral puede alterar el establecimiento y la persistencia a largo plazo de la infección por VIH”. Si están en lo cierto, es una esperanza para los 260.000 niños que cada año adquieren el virus de sus madres durante el parto, aunque los expertos insisten en que prevenir la transmisión mediante medicamentos antirretrovirales sigue siendo el primer objetivo.

¿Un caso excepcional?

En marzo, el microbiólogo José Alcamí, jefe de la Unidad de Inmunopatología del Sida del Centro Nacional de Microbiología, tenía dudas sobre si realmente la niña se había llegado a infectar, pero cree que ahora hay “pruebas convincentes” a partir de los análisis realizados al bebé en sus primeras horas de vida. La primera duda que se mantiene ahora, opina, es “si la infección va a rebrotar con el tiempo”. La segunda es “si se trata de un caso excepcional, importante para la investigación pero sin tanta relevancia en la clínica”.

Las dudas que persisten son si la infección rebrotará con el tiempo, y si se trata de un caso excepcional

“Muchos pediatras españoles me han contado que han tenido casos de bebés tratados muy precozmente, incluso antes de las 30 horas de vida, y aun así se han infectado. Por desgracia, el contraejemplo existe”, cuenta Alcamí.

En un comentario también publicado en The New England Journal of Medicine, Scott M. Hammer, profesor de Medicina de la Universidad de Columbia (EEUU), se hace la gran pregunta: ¿está la niña curada? “La mejor respuesta en este momento es, definitivamente, quizás”, se responde. “Parafraseando al filósofo chino Lao-Tsé, un viaje de mil millas empieza con un solo paso. En el caso de la infección por VIH, podría ocurrir que fuera un paso de bebé”, reflexiona.

Archivado en: ciencia para el desarrollo, medicina, sida, vih, virus




COMENTARIOS