Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Ciencia española, patente extranjera

Hasta el 40% de la mejor producción científica española es “apropiada” por empresas e instituciones de otros países, según un estudio encargado por el Gobierno. EEUU genera más patentes a partir de ciencia española que España

Más noticias de: I+D, innovación, patentes, política científica

labo Ampliar

EEUU es el país que más ciencia española "apropia" en patentes / Argonne

LEER
IMPRIMIR

Buena parte de los mejores conocimientos científicos generados por España acaba “apropiado” por empresas extranjeras para generar patentes. Esa es una de las principales conclusiones de un estudio encargado por el Gobierno y que ha analizado la cantidad de ciencia española que sustenta patentes extranjeras; patentes que a su vez pueden ser el fundamento de los inventos y tecnologías que mañana comprarán los españoles. Entre los casos más paradigmáticos se encuentran estudios claves para generar placas fotovoltaicas más eficientes, enzimas con posibles usos en medicina, alimentación o generación de biodiésel o nuevos fármacos para enfermedades crónicas cada vez más frecuentes en los países desarrollados.

“No tenía ni idea”. Esa es la respuesta que dan los investigadores españoles contactados por Materia cuando se les dice que uno de sus estudios aparece citado en la patente de una empresa extranjera. En el caso de Carlos Sánchez, profesor emérito de la Universidad Autónoma de Madrid y fundador del grupo MIRE (Materiales de Interés en Energías Renovables), se trata de un estudio sobre el uso en placas solares de la pirita, un material barato y abundante que por su apariencia y color se apoda el oro de los tontos. La empresa japonesa Sharp citó tres estudios del equipo de Sánchez en una patente de enero de 2012 sobre la producción de nuevos semiconductores basados en pirita.

De media, el 22% de los estudios científicos españoles de mayor calidad fueron “apropiados” por otros países

“Por un lado siento satisfacción y por otro dolor”, comentaba hace unos días Sánchez sobre la patente de Sharp, que desconocía. Este físico de 71 años que trabajó durante 13 años en una empresa española llamada Femsa que después pasó a manos de la multinacional alemana Robert Bosch, es consciente de que su trabajo puede tener una aplicación directa para generar riqueza, aunque por ahora no ha podido lograrlo dentro de nuestras fronteras “Siempre he buscado en España empresas que pudieran poner en práctica mi trabajo, pero las pocas que encontré me preguntaban ‘¿cuántas unidades puede fabricar?’ y cuando les contestaba que yo solo había hecho un prototipo perdían el interés”, relata.

El trabajo de Sánchez es uno entre miles que aparecen contabilizados en el estudio “Análisis de apropiación del conocimiento científico”, realizado por Scimago por encargo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, dependiente del Ministerio de Economía. El estudio analiza cuántas patentes aprobadas entre 2007 y 2012 citan estudios dirigidos por españoles entre 2003 y 2007.  Los resultados muestran que, de media, el 22% de los estudios científicos españoles de mayor calidad (los que tienen un mayor nivel de excelencia) fueron “apropiados” por otros países para hacer patentes. En algunos períodos el porcentaje rozaba el 40%, asegura Felix de Moya, investigador del Instituto de Políticas y Bienes Públicas del CSIC y fundador del grupo SCImago.

La mayoría de los “apropiadores” extranjeros son empresas, y los países que más usan la ciencia española para patentar son EEUU, Alemania, Francia, Japón y Reino Unido, todos miembros del club de los ocho países más ricos del planeta. España es en realidad el segundo mayor apropiador de ciencia made in Spain, pero la diferencia es que, en nuestro país, la mayoría de las patentes no las hacen las empresas, sino instituciones públicas de investigación, según el trabajo.

Las tres empresas extranjeras que más ciencia española patentan son IBM, Novartis y Microsoft

El líder absoluto en “apropiar” ciencia española es EEUU. Según los datos de SCImago, este país produjo 6.861 patentes que citaban trabajos españoles en el periodo analizado. España, el segundo en la lista, generó en ese mismo periodo 5.895 patentes. España es el décimo país del mundo si se atiende al porcentaje de toda la producción científica que acaba sustentando patentes. El 2,8% de toda la ciencia que produce nuestro país es referenciada en patentes. En EEUU el porcentaje es del 7,8%, en Alemania del 5,8%, en Francia del 5,6% y en Italia del 4,4%. En esto nuestro país está más cerca de China (2,2%) o de  India (2,2%).

Pero, ¿es son las citas en patentes realmente importantes como indicador? “Las citas a estudios científicos en las patentes las suelen pedir los supervisores externos que las evalúan y que consideran que ese conocimiento es necesario para desarrollar la invención”, explica De Moya.

pantalla1Ampliar

Instituciones y empresas que publican más patentes con referencias a ciencia española / SCImago

El caso de la microbióloga de la Universidad de Barcelona Pilar Díaz también es significativo. En 2003 su equipo publicó un estudio sobre el funcionamiento de una enzima de un género de bacterias llamado paenibacillus. Ocho años después, la empresa danesa Novozymes citó dos estudios de Díaz en una patente. Díaz no tenía ni idea hasta ayer. Lo más curioso es que Novozymes, una multinacional con 6.000 empleados dedicada al uso de enzimas en la fabricación de detergentes, refrescos, cervezas, alimentos, combustibles, piensos animales y un largo etcétera, contactó hace poco con Díaz para establecer una colaboración público-privada. “Ahora estamos colaborando con ellos en el estudio de dos enzimas capaces de producir biodiésel de muy nueva generación”, explica la microbióloga. Si el trabajo llega a buen puerto, las patentes y la tecnología serán propiedad de Novozymes. “En España deberíamos tener empresas iguales que pudiesen patentar aquí, pero no las hay”, lamenta la experta.

pantalla2Ampliar

Áreas con más patentes con referencia a ciencia española / SCImago

Las empresas tres extranjeras que más ciencia española patentan son IBM, la farmacéutica suiza Novartis y Microsoft . También ocupan lugares destacados Sanofi-Aventis, Basf, Siemens, Thompson y Bayer. Los tres sectores en los que más ciencia española se “apropia” son materiales médicos, nuevos fármacos y el uso de enzimas. En uno de esos sectores trabaja el equipo de Gabriel Herrero-Beaumont, médico e investigador de la Fundación Jiménez Díaz, en Madrid. Al igual que los otros investigadores españoles citados en este artículo, Herrero-Beaumont desconocía que en junio de 2008 la empresa Keratec citó uno de sus estudios sobre osteoartritis en una patente para usar queratina en la curación de heridas. El médico reconoce que en España “no hay interés en la industria farmacéutica” por el tipo de resultados que su grupo obtienen sobre el funcionamiento de fármacos y nuevas sustancias contra la osteoartritis, una dolencia muy común provocada por el desgaste de las articulaciones. Y eso a pesar de que esta dolencia, dice, “es una enfermedad con incidencia creciente y una de las primeras causas de incapacidad laboral”.

Pero el experto reconoce que este es un problema complejo y que no hay un único responsable. “Los científicos también somos culpables porque no nos preocupamos por buscar aplicación práctica a nuestra producción científica, hay que crear un ambiente para que eso sea posible”, concluye.

Archivado en: I+D, innovación, patentes, política científica




COMENTARIOS

  • esther

    Hola Nuño, muy intersente tu comentario pero estoy tratando de localizar el informe y no lo encuentro en la pagina de la FECYT ni en Scimago. ¿Podrías indicar donde leerlo o es de uso interno? gracias!

    • Nuño

      Hola Esther. El estudio lo está haciendo Scimago y de hecho aún hay una parte que no está terminada. Se hizo por encargo de la Fecyt, pero aún no es público. Cuado lo sea, supongo que podrás verlo aquí http://www.scimagolab.com/. Saludos!

  • Daniel

    Igualito que en el Siglo de Oro español. Esquilábamos la mejor lana de Europa pero la vendíamos a artesanos holandeses para que fabricaran ropajes que después se vendían a precios de escándalo entre los nobles e hidalgos españoles… 500 años y seguimos igual

  • mikiroi

    Me parece que el artículo no es claro sobre el valor de las citas de artículos científicos en patentes. Que lo que un investigador haya publicado sea citado en una patente no quiere decir que lo citado fuera patentable (antes de ser publicado, porque una vez publicado ya no se puede patentar), y decir que hay empresas que patentan “ciencia española” es como poco dudoso. Lo que puede suceder es que en el extranjero una empresa que haga I+D en serio, u otro grupo de investigación, sean capaces de incorporar ese conocimiento a una idea original que sí se pueda patentar. El caso de la investigadora de Barcelona parece un claro ejemplo de eso, en el que además la empresa ha sido lo suficientemente lista (y tiene la suficiente pasta) como para invertir en un proyecto de investigación con ella. Si lo que quieres dar a entender es que la ciencia española patenta poco, o que las patentes que se hacen no son comercializadas/explotadas por empresas españolas, pues en eso sí que te doy la razón. Para llevar una patente al mercado suele ser necesario un montón de I+D aplicada que lamentablemente en nuestro país está lejos de los niveles que haría falta. En España se hace más ciencia de la que las empresas españolas quieren o pueden utilizar para producir.

    • e

      Comparto contigo que una cita en una patente no significa que el trabajo en cuestión sea relevante para la patente. De hecho, si fuera relevante la patente no existiría porque no sería algo nuevo.

      No comparto que se necesite mucho I+D para patentar ni para llevar un producto al mercado. El problema esta en los investigadores totalmente.

      • mikiroi

        Alguna evidencia de esto que afirmas? Cualquier idea que se te ocurra se puede patentar sin más? Cuál es el problema de los investigadores entonces, que piensan demasiado y no se dan cuenta de lo fácil que es patentar? Por qué no patenta todo el mundo si es tan fácil?

  • Karpov

    Por un lado me hace gracia eso de “apropiarse de ciencia”. Veamos, la ciencia una vez que la publicas es para todo el mundo. Otra cosa es que se citen papers en los que participan españoles, o financiados con dinero español. Uno de los mayores problemas en este país es la falta de empresas innovadoras, unido inexorablemente a las dificultades para montar una empres, a que haya que pagar impuestos antes de generar beneficios… Si queremos que esto cambie hay que fomentar la creación de startups. Como no se si puedo poner enlaces, sólo comentar que el otro día vi una iniciativa a este respecto, al que le interese que busque el google startupmanifiesto.

    • Antonio

      Totalmente de acuerdo. Este artículo es un ejercicio bastante pobre de nacionalismo científico que no tiene ningún sentido. La Ciencia no tiene himnos ni banderas. Lo que se publica es para todo el que quiera leerlo, lo mismo que cuando los que publican son los americanos y nosotros (no) lo aprovechamos…. Lo que necesitamos son más facilidades e incentivos para crear empresas y olvidarse de que los científicos nos van a sacar de la crisis… Por cierto, el grupo Scimago no es precisamente muy riguroso haciendo estudios, así que yo tendría cuidado con las conclusiones que alcanzan.

      • mikiroi

        “La ciencia” así en abstracto puede ser todo lo internacional que quieras, pero las patentes son monopolios nacionales (o como mucho regionales—Europa, por ejemplo). Ve a decirle al propietario de una patente que la ciencia que lleva dentro es algo universal y a ver qué opina. Y no sé si hace falta dar más facilidades a la creación de empresas, pero si no tienen qué ponerse a fabricar porque no tienen los derechos de la patente correspondiente van listos.

  • Laura

    Me pregunto a qué se debe el entrecomillado cada vez que se usa la palabra apropiar…

    • ric

      Supongo que por ser una traducción literal y, por tanto, incorrecta de proprietary (“marketed under and protected by a registered trade name” pero también “behaving as if one were the owner of someone or something”)

  • Alberto

    Esta noticia no cuenta nada que no sea completamente lógico. Sencillamente, España carece de un sector privado que pudiera estar interesado en patentes científicas. No puedes culpar a un hotel o una constructora (y esos han sido los modelos de negocio de España) por no interesarse por una patente biomédica.

    Por cierto, no alcanzo a comprender la lógica de entrecomillar la palabra “apropiar” cada vez que se usa a lo largo del artículo (que son muchas veces).

  • Lara

    Bueno, una conclusión perfectamente lógica tras este estudio sería: estamos invirtiendo un dineral en I+D y luego ese dineral no revierte en la sociedad (porque es a través de patentes que esa investigación nos sirva para algo a nosotros de forma directa), ergo es una inversión no rentable y habría que reducirla.

    • Juan

      No hay patentes porque no hay empresas capaces de explotar el conocimiento, lo cual es la razón secular de nuestro atraso y la causa de que estemos metidos en el lio en el que estamos. La construcción de una economía sostenible pasa por que se creen esas empresas sobre la base de la I+D y la inversión; estas son las materias de las que se formarán si creamos las condiciones adecuadas. Por consiguiente, si queremos salir de nuestro atraso histórico, habrá que volver a fomentar la I+D y promover la inversión, simplificando los trámites burocráticos, facilitando crédito y diseñando una política fiscal que grave la especulación y premie el emprendimiento. Alternativamente podemos destruir la I+D, terminar de exiliar a la generación de científicos mejor formada de nuestra historia y favorecer la especulación con los estímulos fiscales y las legislaciones adecuadas para inflar una nueva burbuja especulativa, asumiendo la recesión cíclica como modelo económico de marca España. Es triste seguir escuchando el trístemente famoso “que inventen ellos”, que tan brillantemente condensa lo peor de nuestras esencias..

    • jemegia

      Hay campos cultivados pero cosecharlo es muy cansado, así que mejor que los cosechen otros y ya se lo compraremos a precio de oro.

      Así es tu pensamiento, aproximadamente.

  • Luismi

    O sea que el problema no es la ciencia española, sino los empresarios españoles.

  • José Ignacio García Laureiro

    Los comentarios de los lectores son muy acertados, y coincido plenamente con ellos: La ciencia publicada ya no es “española”, sino de todo el mundo, y es lícito utilizarla para los propios intereses, sea de una empresa o de otro grupo de investigación. No existe ninguna “apropiación” en ese sentido. Por añadir un elemento más a la discusión, en España los investigadores patentan poco, no solo porque hay pocas empresas interesadas en explotar ese tipo de conocimiento, sino también porque el valor de una patente que no esté en explotación es completamente nulo para el curriculum y la promoción profesional de un investigador. Todo lo contrario de lo que sucede con las publicaciones, por lo que la presión que reciben los investigadores es: publica todo lo rápido que puedas y olvídate de patentar. En el caso de que la investigación en cuestión tuviera alguna aplicación futura, al haberla publicado sin protección previa, adiós derechos… Además, mantener una patente más allá de uno o dos años cuesta un dinero que el investigador prefiere dedicar a gastos mucho más “reales” y cercanos. Y ya no hablemos de patentes internacionales… Si a la escasez de empresas innovadoras le unimos la desincentivación del investigador público, el resultado no puede ser otro que el desalentador panorama que presenta el estudio de Scimago. Porque lo que sí queda patente en el estudio es que la investigación que se realiza en España PODRÍA desembocar fácilmente en conocimiento patentable, si las condiciones fueran más favorables para ello.

    • josefo

      Hola, he caído aqui por casualidad y estoy plenamente de acuerdo con la mayoría de los comentarios. Sólo quisiera añadir un detalle sobre el panorama patrio en este campo: el papel desempeñado por quienes están precisamente para ayudar en el proceso de transferencia tecnológica (las OTRIS de nuestras universidades públicas). Por experiencia directa, si un grupo de investigadores en cierto campo científico, que no se distingue precisamente por su número de patentes en nuestro entorno, encuentran algo interesante y patentable e intentan obtener la ayuda de su OTRI para ello, acabarán muy probablemente tirando la toalla y volviendo a lo que, como se apunta acertadamente en otros comentarios, da resultados tangibles: las publicaciones para hacer curriculum y conseguir proyectos de investigación (por supuesto, de financiación 100% pública). Esto es evidentemente una visión totalmente parcial y subjetiva del asunto, pero es mi única experiencia directa y, por lo tanto, el 100% de mi estadística. Si alguien tiene alguna experiencia favorable con su OTRI o equivalente , que por favor la cuente, a ver si así me ayuda a matizar mi opinión. En mi opinión, ni la empresa privada ni la administración pública (que debería ayudar en lugar de entorpecer y pagar burocracias inútiles) están a la altura.