Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

OPINIÓN

El auténtico precio del ‘corralito’ científico en el CSIC

por Irene López Navarro y Jesús Rey Rocha


Los autores argumentan que lo más grave de la crisis institucional del CSIC no son los millones de euros puntuales que le faltan para cuadrar sus cuentas de 2013 “sino a qué precio vamos a pagarlos”: con la parálisis de los proyectos

Más noticias de: csic, política científica, recortes


LEER
IMPRIMIR

Las épocas de vacas flacas tienden a poner de manifiesto los deberes no cumplidos, las tareas abandonadas. Las noticias sobre la falta de liquidez del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y las medidas tomadas al respecto hacen que nos preguntemos hoy acerca de los deberes incumplidos de sus gestores. Pero también, ahora que queremos contar a los ciudadanos las repercusiones que esto puede traer consigo, nos cuestionamos en qué momento abandonamos la tarea de explicarles quiénes somos y para quién trabajamos. Y no es posible entender lo uno sin lo otro.

El CSIC es un organismo público -agencia estatal desde 2007, para más señas- que ha caminado entre luces y sombras, como casi todas las instituciones mastodónticas con más de un siglo de antigüedad. Heredera de la Institución Libre de Enseñanza, refundada bajo el régimen franquista y superviviente de los envites de cada crisis económica o política desde 1907. Sin ninguna presidenta en su haber por el momento. La mayor institución pública dedicada a la investigación en España y la tercera de Europa. Destinada por entero a la producción de conocimiento en sus múltiples formas: publicaciones científicas, patentes, investigación básica… Con buenas cifras de eficiencia y bastantes menos recursos que nuestros compañeros del Max Planck o del CNRS (instituciones homólogas en Alemania y Francia), cuya financiación pública por investigador es alrededor del doble que la nuestra. No es algo de lo que podamos jactarnos. Pero sí puede dar una idea de lo acostumbrados que estamos a que la ciencia en este país no haya estado nunca financiada de la forma que se merece. Herederos de nuestra propia historia, en épocas más espléndidas algunas de las grandes inversiones fueron objeto de lo que se ha dado en llamar el ladrillazo científico. Pero la investigación de a pie, esa que se basa en el trabajo minucioso y a largo plazo, la que probablemente no tenga nunca titulares de prensa, apenas notó las holguras de aquellos tiempos en los que todos éramos nuevos ricos o ricos de nuevo.

¿En qué momento abandonamos la tarea de explicar a la ciudadanía quiénes somos y para quién trabajamos?

El CSIC se financia en su mayor parte mediante los impuestos de la ciudadanía redistribuidos a través de los Presupuestos Generales del Estado. Sin embargo, este capítulo del presupuesto únicamente costea el recibo de su mero existir: nóminas del personal funcionario, luz, teléfono, alquileres, mobiliario y algunas licencias de software. A partir de ahí, es tarea de los grupos de investigación conseguir el dinero necesario para dar contenido a toda esa estructura e infraestructura. Es decir, para investigar.

Por todo ello, mucho antes de que la crisis hiciera su aparición, los científicos ya se habían convertido en avezados alumnos de la economía de subsistencia gestionando las partidas de los proyectos obtenidos mediante convocatorias públicas nacionales e internacionales, o bien a través de contratos con empresas y fundaciones. Esa búsqueda constante de financiación entraña enormes cotas de responsabilidad. Entre ellas la creación y el mantenimiento de empleo cualificado y el desafío de generar conocimiento socialmente útil. A cambio, nos recompensa con notables cotas de autonomía. Previa retención por parte del CSIC de cantidades -denominadas costes indirectos u overheads- que rondan el 20%, los grupos de investigación tienen plena disponibilidad para gestionar el dinero restante bajo la supervisión de los organismos financiadores.

La investigación de a pie apenas notó las holguras de aquellos tiempos en los que todos éramos nuevos ricos

De hecho, fue precisamente la actividad incesante de los investigadores para buscar fondos propios la que permitió que, desde 2009, al CSIC le cuadraran las cuentas. Este organismo comenzó desde entonces a ser deficitario puesto que la inversión del Estado fue disminuyendo progresivamente. Sin embargo, año tras año, los ejercicios se fueron cerrando con éxito gracias al ahorro proveniente en buena medida de los mencionados overheads que los grupos de investigación generaron.

El problema que se le presenta ahora al CSIC no es, por tanto, nuevo. Simplemente sucede que es ahora cuando ha dado la cara. Ahora que se han terminado sus ahorros y fondos propios -como era previsible con sólo echar un vistazo a las cuentas desde el año 2009- la institución ha decidido fagocitar los de los grupos de investigación para pagar su deuda y salvar los muebles de forma desesperada. Eso sí, manteniendo las constantes vitales. Con los miles de euros requisados, los gestores del CSIC aseguran el pago de los sueldos del personal contratado, al menos hasta diciembre. Pero no garantizan la liquidez para llevar a cabo las actividades que conlleva el desarrollo de cualquier proyecto. Por tanto, en los próximos meses se producirán situaciones inverosímiles como el mantenimiento de trabajadores mano sobre mano porque no tienen medios materiales para continuar sus líneas de investigación, la imposibilidad de devolución de los pagos a las personas inscritas en cursos y congresos que ya no se podrán llevar a cabo, la incapacidad de los grupos para rendir cuentas ante sus entidades de financiación tanto en términos económicos como de resultados científicos…

¿Para qué seguir pidiendo proyectos si todo ese montante va a ser succionado de inmediato para el pago de la deuda institucional?

La hasta ahora eficaz ecuación entre responsabilidad y autonomía que rige la labor de los investigadores se ha quebrado a raíz de esta medida sin que muchos se hayan planteado las consecuencias últimas de la misma. El mensaje que se nos está dando, más allá de la retórica de la escasez a la que ya estábamos acostumbrados, es perverso y nos conduce a la inacción. ¿Para qué seguir pidiendo proyectos o haciendo acuerdos con empresas si todo ese montante va a ser succionado de inmediato para el pago de la deuda institucional? Y lo que es aún peor ¿qué entidad, pública o privada, va a querer financiar nuestros proyectos sabiendo de antemano que no se van a poder llevar a cabo?

¿Qué entidad, pública o privada, va a querer financiar nuestros proyectos sabiendo de antemano que no se van a poder llevar a cabo?

Ni como ciudadanos ni como científicos estamos en contra de hacer determinados sacrificios para que el país en general, y el CSIC en particular, salgan de esta crisis. Pero sin nuestras principales herramientas de trabajo –responsabilidad y autonomía- no podremos contribuir en forma alguna a resolver esta situación. No estaremos entonces haciendo ningún sacrificio sino que, de forma muy dolorosa, habremos dejado de hacer lo único que sabemos para seguir adelante: investigar. El premio Nobel Jerome Friedman dijo hace unos años que “la innovación es la clave del futuro, pero la investigación básica es la clave de la futura innovación”. Echen cuentas y verán como lo más grave de esta crisis institucional no son los millones de euros puntuales que le faltan al CSIC para cuadrar sus cuentas de 2013 sino a qué precio vamos a pagarlos.

— Irene López Navarro y Jesús Rey Rocha, Grupo de Investigación en Evaluación y Transferencia Científica. Departamento de Ciencia, Tecnología y Sociedad, CSIC

Archivado en: csic, política científica, recortes




COMENTARIOS

  • Salvemos al CSIC
  • Lamberto

    Y no estaria de mas que igualmente se analizase el funcionamiento de los equipos de investigacion y de las personas que los componen. No dudo que el CSIC tiene grupos de alta calidad cientifico-tecnica… pero no todos esos grupos, y especialmente algunas investigadoras y algunos investigadores no alcanzan los minimos no ya de excelencia, sino que simplemente su trayectoria no justifica la existencia de un puesto de trabajo pagado con fondos publicos. Un poco de autocritica tampoco creo que haria excesivo mal…

    • investigador del CSIC

      En este momento el CSIC está haciendo este análisis.

      • Lamberto

        Creo que ahora es ya tarde. No puedo, ni quiero generalizar, pero los institutos que conozco (voy a mencionar que son de Humanidades) han tenido un funcionamiento perverso a la hora de configurar plantillas. Ha funcionado la cooptacion mas que el merito, y el clientelelismo entre grupo para apoyar candidatos. Esto ha pasado en la decada anterior, periodo en el que se convocaron un significativo numero de plazas… ahora ya es tarde.. con el agravante que los investigadores y profesores actuales lastran esos males que durante tanto tiempo han estado presentes, y sobre los que no se quiso atajar. Repito, mi experiencia (basada en un conocimiento directo de algunos de estos grupos y de participar en varios concursos/oposiciones) es personal y mi ambito no tiene por que ser representativo de como funciona toda la institucion… pero por lo menos lo que yo conozco… es cuando menos bastante mejorable.

        • Ana

          Lamberto, ¿por qué generalizas tus comentarios negativos? La plantilla del CSIC es mínima en relación con su producción científica. Deberías avergonzarte de pedir que se despida a personas porque tú no has conseguido lo que pretendías en los concursos/oposiciones. Las plazas que han salido son insignificantes para la demanda existente. El CSIC se muere, está viejo, su media de edad en cuanto a personal científico es de más de 50 años. Esto les viene muy bien a los que pretenden destruirlo o modificarlo a su antojo en un ente privado, sí privado, pero para apropiárselo y controlarlo entre cuatro y llevarse los beneficios a sus empresas.

          • Lamberto

            Hola, Ana, he visto tu comentario y considero que has sido injusta. Por dos veces digo que no generalizo. Eso no quita que pueda pensar que existen practicas de funcionamiento irregulares. En ningún momento afirmo que estas practicas estén generalizadas, simplemente por que no dispongo de datos, sólo mi experiencia personal. Lo que no tengo claro es que si alguien dispone de datos reales sobre una cuestión a mi entender esencial y que esta en el trasfondo del actual estado de la ciencia en este país.
            El problema no es que yo o otra persona hayamos participado en concursos/oposición amañados (otra cosa es poder demostrarlo al no existir mecanismos de control externo y disponer de una legislación favorable siempre a los intereses de los miembros de los tribunales). Mi observación se dirige a señalar que la cooptación y el clientelismo son dos problemas históricos que arrastra la investigación y la docencia en este pais, y que se ha enquistado en algunos centros o grupos de investigación al igual que en algunos departamentos universitarios. La actual orientación de los gobiernos central y autonómicos me hace ser pesimista con que esta cuestión se solvente en un futuro próximo.
            Si considero que deberían existir mecanismos de control sobre la producción y calidad de esas investigación, asi como una evaluación regular de aquellas personas que reciben un salario publico. Si que exijo que exista un acceso a esos puestos en igualdad de condiciones y en función de los méritos de esas personas, tal y como se contempla en la legislación vigente, y que sin embargo no siempre se da. De ahí a señalar que yo pretenda el despido de investigadores tal como tu dices que digo, simplemente hay un abismo.
            Que la plantilla del CSIC es vieja… mas bien esta destroncada… hay un vacío de reposición que afecta a una generación, pero igualmente hay muchos investigadores entre 30 y 50 años altamente preparados que han tenido que dejar su investigación o aceptar puestos menos cualificados ante los tapones y barreras que suponen las “estrategias científicas” de los centros. A veces respondían mas a que estrategias, a un simple reparto de plazas entre distintos centros. Lo siento… lo he vivido así.
            Finalmente, no entiendo cuando afirmas que mis argumentos juegan a favor o promueven la privatización del CSIC o de la Universidad, me gustaría que me lo explicaras con tranquilidad. De otra forma solo puedo entender este comentario como una expresion muy desafortunada… por decirlo de alguna forma.

  • España está acabada

    Seamos realistas, la endogamia universitaria hace que la gente no quiera seguir en ningún centro Español, siendo el CSIC el menos endogámico, todo sea dicho.
    El camino hacia la excelencia pasa por irse de España, luego volver dentro de 20 años, o no volver. Hay que pensar en uno mismo, si la universidad ha fallado, por qué darles más dinero? Claramente todos los centros han de parecerse cada vez más a los centros de EEUU, además nadie puede ser fijo.
    Por otro lado veo que a una tal Ana le molesta que haya gente de más de 50 años… será que quiere un puesto por la cara, porque si el nivel ha bajado es normal que los de 50 o más no quieran ayudar a los jovenes catetos (conste que yo tengo menos de 30).
    Y lo que dicen también es cierto, no se puede demostrar cuando algo está amañado, (otra cosa es que además haya envidiosos), así que o se privatiza o se hunde, si tanto les gusta EEUU lo mejor que podemos hacer es COPIAR su MODELO ;)