Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Hallado el fuerte español que pudo impedir el nacimiento de EEUU

Arqueólogos estadounidenses desentierran los restos de la primera fortificación europea en el interior del país, un asentamiento de 1567 cuya destrucción por los indios bloqueó la expansión de los soldados españoles por Norteamérica

Más noticias de: arqueología, historia, latinoamérica

Excavación del Fuerte San Juan, cerca de Morganton (EEUU) Ampliar

Excavación del Fuerte San Juan, cerca de Morganton (EEUU) / Exploring Joara Project

LEER
IMPRIMIR

Un domingo de la primavera de 1799, con apenas 12 años de edad, el imberbe Conrad Reed decidió salir a pescar en lugar de acompañar a la iglesia a su padre, un mercenario alemán que había desertado del Ejército británico y se había instalado en una granja de Carolina del Norte, en el este de EEUU. En el arroyo, fulgurando bajo el agua, el joven Conrad se encontró un pedrusco brillante de casi ocho kilogramos, con apariencia metálica. Hizo todo el camino de vuelta a casa con la pesada roca en brazos, pero su padre no le vio mayor valor que utilizarla para mantener abierta una puerta.

III RELACIONADA
Así se pobló América

Más: #historia

Tres años después, un joyero, estupefacto, se dio cuenta de que la familia tenía tirados en el suelo ocho kilogramos de oro. Y, unos meses más tarde, un esclavo se topó en el mismo arroyo con otra pepita descomunal, esta vez de casi 13 kilogramos. El oro estaba por todas partes. Había nacido la primera “fiebre del oro” de la historia de EEUU.

Hasta aquí, los hechos, pero la historia pudo ser muy diferente, según explica el arqueólogo estadounidense Robin Beck. Este profesor de la Universidad de Michigan acaba de encontrar los restos de un fuerte español del siglo XVI enterrados a menos de 50 kilómetros de donde el pequeño Conrad encontró la gigantesca pepita de oro. Es, asegura, el Fuerte San Juan, una fortificación perdida que fue levantada en 1567 al pie de los montes Apalaches por los hombres del capitán Juan Pardo, enviado por las autoridades españolas para intentar colonizar el sur de Norteamérica. Se trata del fuerte europeo más antiguo del interior de EEUU, 40 años más viejo que la fortificación de Jamestown, el primer asentamiento inglés.

“Los soldados de Juan Pardo salían todos los días del fuerte a buscar oro y diamantes. Si los indios no hubieran quemado su fuerte, los soldados habrían acabado encontrando el oro. Habría sido la fiebre del oro español”, hipotetiza Beck.

Historia ficción

En un ejercicio de historia ficción, el arqueólogo sostiene que el hallazgo del oro por los españoles habría cambiado el curso de la historia. Era la época del todopoderoso rey Felipe II, en cuyos dominios nunca se ponía el sol. Los españoles, esgrime Beck, habrían llegado en masa en busca de pepitas, colonizando lo que hoy es EEUU como hicieron con América Latina. “EEUU podría no haber llegado a existir”, resume Beck. Ni Barack Obama, ni McDonald’s, ni Disney World, ni William Faulkner, ni Neil Armstrong paseando por la Luna.

El Fuerte San Juan fue la primera de las guarniciones fundadas por el capitán Juan Pardo. El explorador español partió de la fortificación de Santa Elena, hoy Parris Island (en la costa de Carolina del Sur), el 1 de diciembre de 1566, en compañía de 125 hombres. Su misión era reclamar las tierras del interior en nombre de España y trazar una ruta desde Santa Elena, capital de la colonia española en la península de Florida, hasta las minas de plata del norte de México.

Gancho metálico de la vestimenta de los españoles hallado en el yacimientoAmpliar

Gancho metálico de la vestimenta de los españoles hallado en el yacimiento / Exploring Joara Project

Según relata Beck, en enero de 1567 Pardo y su pequeño ejército llegaron a Joara, un poblado de indios catawba. Su primera decisión fue quitarle su nombre nativo y rebautizarlo Cuenca, como su ciudad natal en España. Allí, en esa aldea con dos nombres, levantó el Fuerte San Juan, dejando a 30 hombres en el primer asentamiento europeo en el interior de lo que hoy es EEUU.

Y lo que hoy es EEUU existe, a juicio de Beck, gracias a las “indiscreciones” que los españoles cometieron inmediatamente con las indias, excesos que aparecen en los documentos históricos. Los conquistadores llegaron a la región de los indios catawba con regalos y generaron un falso sistema de intercambio con los nativos, que pronto reventó. “Las indias preparaban comidas para los soldados y enseguida empezaron las relaciones sexuales entre ellos. Los españoles dejaron de ofrecer obsequios, pero seguían exigiendo alimentos a los indios”, narra Beck. Aparentemente, la pelea por las mujeres y la comida hizo que los indios decidieran prender fuego al Fuerte San Juan. La aventura de los soldados hispanos apenas duró 18 meses.

Viviendas calcinadas

A finales del pasado junio, un equipo liderado por Beck junto a otros arqueólogos desenterró algunos restos de aquel fuerte devastado por las llamas, en un yacimiento cercano a la ciudad de Morganton, en Carolina del Norte. Allí, los investigadores encontraron una parte del foso defensivo del fuerte y varios utensilios de los soldados españoles, como clavos de hierro, munición de arcabuz, cerámica decorada y ganchos para sujetar vainas de espada al cinturón.

Los arqueólogos ya anunciaron en 2004, por error, el hallazgo del Fuerte San Juan

Beck y sus colegas ya anunciaron en 2004 el hallazgo del Fuerte San Juan, en un artículo publicado en la revista especializada Antiquity. Fue una pifia. “En 2004 estábamos equivocados”, reconoce el arqueólogo. Habían encontrado los restos de cinco viviendas calcinadas, que resultaron ser el asentamiento de Cuenca, donde vivían los soldados sobre la Joara india. Sin embargo, el verdadero Fuerte San Juan, que protegía el poblado, no apareció hasta el mes pasado. “Esta vez sí es el fuerte de Juan Pardo, estamos seguros al 100%”, afirma Beck.

“Pardo siguió su camino [hacia el interior], pero se le ordenó regresar a las posiciones ya consolidadas por los españoles en el sur, en Santa Elena, por la amenaza que representaban los franceses. Al pasar por Joara, según ha quedado constancia en sus propios escritos, no halló rastro de la guarnición, aunque sí de su fuerte, pero había sido ocupado por los indios”, señala Antonio Santamaría, investigador de la Escuela de Estudios Hispano-Americanos del CSIC y ajeno al estudio de Beck.

“El descubrimiento del fuerte”, subraya Santamaría, “constata una noticia ya sabida por los escritos del conquistador”: que los indios barrieron a los soldados españoles del primer fuerte europeo en el interior del territorio que se convertiría en EEUU. Y también constata otra noticia ya sabida: que los españoles no encontraron el oro y EEUU existe.

Noticia relacionada:

Así se pobló América

Sigue leyendo...

Más sobre este tema: #historia

Archivado en: arqueología, historia, latinoamérica




COMENTARIOS

  • Carlton Banks

    Muy buen artículo. Aunque la parte de historia ficción, bien podría tener otra versión: México hubiera podido llegar a ser mucho más amplio y con importantes reservas de oro, equilibrándose la balanza de otra manera en las guerras expansionistas norteamericanas. El poderío del imperio español, no creo que hubiera variado mucho al tener más yacimientos de oro; todo el que llegaba a la península salía directamente sin generar industria ni crecimiento, solo especulación. (Nos viene de lejos).

    • pedro

      Eso no es cierto ¿qué no hubo industria ni crecimiento?
      Estimado Carlton, una gran parte del oro se quedaba en el continente Americano. Dado el tamaño y la envergadura del Imperio español, la riuqeza en general era tal que el oro de América solo representaba 1/4 del total.
      La necesidad total estaba más que cubierta.
      Y toda esta riqueza produjo un intercambio comercial equilibrado con las potencias del entorno que derivó en el resurgimiento de una clase comercial criolla (esto es, hijos de españoles nacidos en América) , en la fundación y crecimiento de nuevas ciudades, escuelas, Universidades (dos en México nada más y nada menos, La UdeG y Real y Pontificia Universidad de México) y nuevas industrias como la cerámica,la ganadería, etc entre otras cosas.

      • Carlton Banks

        Pedro, comparto tu opinión plenamente.
        Si bien, como se sabe, en la metrópoli del imperio el uso que se le dio al oro por la clase noble fue la mera compra de latifundios, nunca repercutió en la aparición de una industria a diferencia de otras potencias incipientes. Según iba entrando, iba llegando a los prestamistas italianos y centroeuropeos, verdaderos acreedores de ese imperio. Por supuesto que en América apareció un mundo completamente nuevo, que no entraré a juzgar si mejor o peor que el que existía antes, aunque desde luego distinto.
        Solo elucubraba con otro escenario de historia ficción.
        Un abrazo.
        -CB-

    • Ciudadano Común

      Ciertamente si México no hubiese perdido la mitad de su territorio, no por la gran competencia militar de los yanquis, sino por la incompetencia militar de los mexicanos, el mundo hubiese sido diferente. Los yanquis no sería sino lo que ahora mismo son otros países: países más o menos avanzados, lo que llamaríamos “potencias de segunda”. Y creo, de todo corazón, que sería lo mejor que le hubiese podido pasar a este mundo.

  • pedro

    Muy bueno el señor Beck de arqueología y muy malo de historia en general. “Los españoles, esgrime Beck, habrían llegado en masa en busca de pepitas, colonizando lo que hoy es EEUU como lo hicieron con América Latina”
    Parece que los poderosos hermanos blancos del norte tienen poca memoria con su genocido indígena.

    Y por seguir con las hipótesis del señor Beck, bueno, quizás a la larga le hubiese ido mejor al mundo sin los EEUU

  • Joan

    Una duda: Si este fue la primera fortificació europea en el interior de lo que hoy son los EEUU, como es que los españoles (sería más correcto llamarlo castellanos, pero bueno, dejemos esto ahora) salían de “la fortificación de Santa Elena, hoy Parris Island (en la costa de Carolina del Sur)”. Carolina del Sur no es EEUU o yo no he entendido algo del texto?

    Gracias

    PD: No trato de ser irónico, es una pregunta sincera).

    • fil

      Sería correcto llamarlo españoles, puesto que hablamos de tiempos posteriores a la unificación de Castilla y Aragón.

  • albeano oscar alderete peralta

    Ya basta de elucubrar hipotéticas especulaciones que se desubican del contexto real en que hoy vivimos en América toda. Las cosas son como son y están donde están porque cada pueblo ameritó su progreso o su fracaso. El mundo entero va hacia la globalización social-económica y política.-

  • albeano oscar alderete peralta

    Nada hará cambiar el curso de la historia, ni siquiera congelando la lúz en un cristal a 273 º bajo cero, la temperatura más baja lograda usando hidrógeno enfríado al máximo. Si rastreamos el Universo encontraremos esa misma temperatura en otras constelaciones y en otras galaxias.Ni siquiera agregando un haz de luz de un fotón tercero alternante lo lograríamos.