Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

“Corralito para los científicos y 600.000 euros para los ‘amigotes” en el CSIC

Un grupo de investigadores afea al presidente del CSIC el reparto de supuestas “bonificaciones” mientras el organismo se somete a los investigadores a un “corralito”

Más noticias de: csic, política científica, recortes

Un grupo de científicos protesta frente al presidente del CSIC, Emilio Lora-Tamayo (a la izquierda). Ampliar

Un grupo de científicos protesta frente al presidente del CSIC, Emilio Lora-Tamayo (a la izquierda). / N. D.

LEER
IMPRIMIR

Un grupo de investigadores ha protestado hoy ante el presidente del CSIC por la falta de fondos y la actual situación presupuestaria del mayor organismo de investigación público del país. Unos 50 investigadores sorprendieron al presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Emilio Lora-Tamayo, cuando este se disponía a participar en un cóctel tras inaugurar el nuevo animalario del Centro de Investigaciones Biológicas (CIB), en Madrid. Los investigadores recibieron al presidente con pancartas que decían: “Corralito para los científicos, y 600.000 euros para los amigotes del central”.

Uno de los investigadores ha preguntado a Lora-Tamayo por  supuestas bonificaciones que reciben los altos cargos del consejo mientras “se hace sufrir a los becarios” por las restricciones presupuestarias impuestas a los más de 100 centros que componen el CSIC. “Los gestores no producen”, ha espetado uno de los investigadores a Lora-Tamayo. El presidente ha contestado, algo violento, “yo también soy investigador” y ha reconocido que las bonificaciones existen, aunque se trata de una cantidad de unos 500.000 euros repartidos entre más de 100 personas, y no unos 20, como aseguran los investigadores. Lora-Tamayo ha vuelto a decir que espera que la situación de emergencia presupuestaria se solucione “en septiembre” con una nueva inyección de dinero por parte del Gobierno.

“Yo también soy investigador”, ha replicado Lora-Tamayo

Los investigadores también han afeado que se construya e inaugure un nuevo edificio en medio de la crisis presupuestaria actual. Fuentes del CIB indican que el edificio, de 700 metros cuadrados, ha costado dos millones de euros. Fue concebido durante la época de bonanza anterior a la crisis y fue financiado en parte con fondos del propio centro.  El presidente ha dicho que hubo obras que se intentaron parar cuando tomó posesión a principios de 2012, pero que esta no pudo detenerse.

Miles de euros desaparecidos

La situación en el CIB refleja la de muchos otros centros del CSIC, cuyos científicos han visto cómo, de un día para otro, han desaparecido decenas de miles de euros que tenían ahorrados de proyectos de investigación concedidos por el Gobierno o la Unión Europea. Otros grupos han perdido el dinero que habían conseguido a través de convenios con empresas.

El animalario ha costado dos millones de euros

La seguridad del centro no ha permitido a los manifestantes entrar en el nuevo animalario. Estos han acabado bajando a otra entrada y han esperado a Lora-Tamayo junto a las mesas del catering con vino español y patatas fritas que había preparadas para después de la inauguración. “Todos los sueldos están asegurados”, ha dicho Lora-Tamayo cuando le han preguntado por los becarios. Después, la directora del centro, María Jesús Martín Hernández, y la jefa de comunicación del CSIC han invitado a los investigadores y los periodistas a abandonar el lugar.

Archivado en: csic, política científica, recortes




COMENTARIOS

  • un investigador del CSIC

    Qué mal llevan “los agentes sociales” que no les dejen meter mano en el reparto de algunos complementos. Simplemente les fastidia que haya ciertos complementos que son a discreción del equipo directivo del CSIC, y que no tengan que pedirles a ellos permiso. Pero de ahí, a caer en la irresponsabilidad de envenenar los actos con mentiras de esta clase en estos días, en los que tantísimo está luchando Emilio Lora, me parece vergonzoso. Nunca entenderé qué hacen “los agentes sociales” en el CSIC: un día en mi vida tengo que ver a los susodichos “agentes sociales” defendiendo la promoción de los investigadores con criterios de excelencia, y no con criterios de acumulación de trienios, que es como les gustaría a ellos: todos iguales, igualados por abajo, viva por la mediocridad.

    • el enterao

      En este caso esos “agentes sociales” son los propios becarios, doctores e investigadores principales del CIB que acudieron a recibir a Lora-Tamayo. Ni rastro de sindicatos, por si a eso te refieres con las comillas.

  • Luis

    Nunca he sido amigo de los sindicatos, pero en esto gracias a ellos sabemos de estos desmanes. El “y tu mas” con que respondes solo lleva a España a ser un país gobernado por políticos y gestores corruptos que nos dejan a la cola de Europa.

    Lora es un investigador mediocre, al que tuvieron que preparar un catedra en Barcelona porque en el CSIC, Centro LeonardoTorres Quevedo, donde trabajaba no daba talla para ser Profesor de Investigación. No aparece en ningún medio indexado como Web of Knowledge, o Google scholar, con ningún trabajo medianamente relevante; ni en los pocos que tiene mas citados supera las 60 o 70 citas.

    Lo malo es que ahora este incapaz gestor pretende llegar a secretario de estado y antepone su ambición personal a ayudar a los investigadores a los que representa. Aceptó ese cargo sin ni siquiera mirar si podria ejercerlo con dignidad. Y de esos polvos, de como las gastan estos del PP con la ciencia, y de su falta de interés y músculo para negociar con una degradad secretaria de estado, vienen estos lodos.

    Ademas falta a la verdad porque a los 100 directores que han escrito esa carta de socorro a la secretaria de estado rechazando las barbaridades que Lora ordena, les ha respondido inmediatamente que él lleva las negociaciones por buen camino y las va a resolver a principio de otoño. Justo lo contrario de lo que hace y de la evidencia; o sea no se quiere apear del machito.