Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Interactivo

En cada expedición científica de la era moderna hubo una cámara

Un libro muestra el papel de las imágenes en la exploración moderna. Las fotografías atestiguan los logros humanos pero también son una herramienta de conquista imperial

Más noticias de: espacio, expediciones científicas, fotografía, historia

la-fotografia-en-las-expediciones-cientificas

Un libro repasa el papel de la fotografía en las expediciones de la era moderna
  • 01 Fotografía de una fotografía

    Esta fotografía de una fotografía es la preferida del autor del libro. Muestra una imagen familiar del astronauta Charles Duke y su familia que Duke dejó sobre la superficie lunar como histórico ejemplo del 'yo estuve aquí'. Crédito: NASA AS16-117-18841.
  • 02 Samuel Bourne, 1866

    Las fotografías, como ésta de Samuel Bourne tomada en 1866 en el norte de la India, fueron testigos de la expansión colonial del Imperio Británico. Imagen cedida por la Royal Geographical Society al autor para su libro.
  • 4 El fotógrafo, fotografiado

    El fotógrafo Herbert Ponting participó en la Expedición Británica Antártica de 1910-1913, donde Scott y cuatro de sus expedicionarios murieron tras alcanzar el Polo Sur. Imagen cedida al autor por la Royal Geographical Society.
  • 05 Fotógrafos aventureros

    Este mediotono reproduce una imagen en la que el fotógrafo Herbert Ponting es atacado por una orca. El autor es Ernest Linzell y aparece en la obra de Ponting 'The Great White South, 1921'. Colección privada.
  • 06 Expedición británica a la Antartida

    Los exploradores Taylor y Wrigth aparecen a la entrada de una gruta en un iceberg en esta imagen tomada por Herbert Ponting el cinco de enero de 1911. Imagen cedida por la Royal Geographical Society al autor para ilustrar su libro.
  • 07. Un icono de la aventura espacial

    El astronauta Edwin Aldrin camina sobre la luna el 20 de julio de 1969, en una imagen tomada por su colega Neil Armstrong. Crédito: NASA AS11-40-5903.
  • 08 La cámara como testigo

    El austronauta Eugene Cernan capta los trabajos de su compañero Schmitt en plena tarea durante la misión 'Apolo 17'. Crédito: NASA AS17-145-22157.
  • 09 Descubriendo la fragilidad humana

    Imágenes como esta captada por William Anders a bordo del 'Apolo 8' en diciembre de 1979 han servido para, según el autor del libro, mostrar una nueva visión de nuestro mundo en toda su grandeza y fragilidad al mismo tiempo. Crédito: NASA AS8-14-2383
  • 10 A la búsqueda de nuevos mundos

    A lo largo de 175 años, una cámara ha acompañado al hombre en sus grandes expediciones científicas. Ahora las máquinas, como el rover de la misión Mars Pathfinder en Marte, han tomado el relevo. Crédito: NASA JPL
Imágenes de las grandes expediciones científicas / Royal Geographical Society, NASA y colecciones privadas


LEER
IMPRIMIR

El mismo año que el francés Louis Daguerre presentaba el primer proceso para realizar fotografías realmente funcional en la Academia Francesa de las Ciencias (1839), una expedición gala a Grecia y Egipto ya incluía al posiblemente primer fotógrafo científico de la historia. Desde entonces, todas las grandes expediciones han tenido en la fotografía una herramienta para atestiguar sus logros. Desde la carrera antártica hasta los viajes espaciales, siempre hubo alguien que hizo una foto. Un libro repasa ahora esa historia.

El geógrafo británico James Ryan, profesor de geografía cultural e histórica de la Universidad de Exeter, ha reunido en Photography and Exploration (Reaktion Books, 2013) un centenar de fotografías de unas 40 expediciones de la era contemporánea. Las imágenes muestran la expansión del Imperio Británico por África o el subcontinente indio pero también los logros de sus rivales franceses. Ya en el siglo XX, repasa cómo los torrentes de palabras escritos sobre la conquista de los polos, las profundidades marinas y el espacio no se entenderían igual sin una imagen.

El libro reúne 100 fotografías tomadas en 40 expediciones

“Siempre me ha interesado la fotografía y las fotografías históricas”, dice Ryan. “Soy también un geógrafo y escribo sobre la historia de las exploraciones. Me pareció una buena idea unir ambos intereses”, añade. Como recuerda el profesor británico, hay muchos libros sobre las grandes expediciones y muy a menudo usan imágenes para ilustrar la historia. “Pero raramente discuten cómo y por qué se hicieron o se mostraron en su tiempo”, explica.

Ryan también quería respuestas a varias preguntas que se hacía.  Buscaba saber cuándo y por qué empezaron los exploradores a usar cámaras. En cuanto a la primera, el francés Gaspard Joly de Lotbinière pudo ser el primero que, con un daguerrotipo a cuestas realizó un viaje por Grecia y Oriente Medio en 1839, tomando las primeras imágenes conocidas de los monumentos de Atenas y Egipto. Pero una de las primeras expediciones oficiales en llevar equipamiento fotográfico fue el último viaje que el explorador naval británico Sir John Franklin hizo al Ártico en 1845. “Pero no sabemos el impacto que tuvo porque la expedición se perdió y todos los exploradores murieron”, cuenta Ryan. Aunque sus restos fueron recuperados muchos años después, no se encontraron restos del material fotográfico ni ninguna imagen.

Photography and ExplorationAmpliar

A lo largo de 92 fotografías, el libro 'Photography and Exploration' repasa las grandes expediciones científicas modernas y el papel que la fotografía jugó en ellas. / Reaktion Books Ltd

En cuanto al porqué, está la razón obvia de atestiguar lo que veían. Desde siempre los exploradores han tenido la necesidad de obtener pruebas gráficas. El viaje de Darwin a bordo del Beagle no habría sido el mismo sin sus ilustraciones. “A menudo lo hicieron para vender las fotografías a los periódicos o para sus giras de conferencias o libros y así conseguir dinero para pagar sus expediciones”, apunta Ryan. Las fotografías eran una herramienta fundamental para la ciencia, pero también para la política, dos elementos que son muy difíciles de separar en toda expedición.

“Muchos de los primeros exploradores y fotógrafos veían que la fotografía ofrecía la posibilidad de un sistema estandarizado para observar los fenómenos naturales, eliminando los problemas causados por la memoria humana, la interpretación y las habilidades. Como los mapas permiten visualizar la expansión del conocimiento y civilización occidentales, también la fotografía ofrecía visiones uniformes de un mundo esperando a ser visto, explorado y poseído”, argumenta el geógrafo británico.

Un buen ejemplo de esta conjunción entre ciencia y política es el de la expedición del navío de la armada británica HMS Challenger entre 1872-1876. Impulsado por el Gobierno británico, el barco realizó una travesía del globo durante tres años y medio y fue la mayor expedición oficial del siglo XIX. El Challenger llevaba a bordo todo tipo de aparatos de medición, entre ellos cámaras fotografícas. Contaba con su propia habitación oscura y varios fotógrafos tomaron cientos de imágenes de zoología, geología, botánica, antropología y geografía. “Estos fotógrafos también ayudaron a mostrar que la Navy aún dominaba los mares”.

Fotografía como arma política

Las fotografías del libro muestran que, 150 años después, esa mezcla de intereses científicos y políticos sigue presente. En 2007, un equipo de exploradores rusos metidos en un par de minisubmarinos plantaron en el lecho marino una bandera rusa hecha de titanio  a una profundidad de 4.261 metros, justo debajo del Polo Norte. Lo primero que hicieron a su regreso fue mostrar las fotografías en una rueda de prensa. Daban así detalles de la exploración, pero también atestiguaban la gran significancia tecnológica y nacional que tenía. Las fotografías servían a las motivaciones científicas y geopolíticas de la misión rusa. Ayudarían a demostrar, para los rusos, que la Cordillera Lomonosov, una sección del lecho marino que pasa bajo el Polo Norte, es parte de la plataforma continental de Rusia, por lo que les pertenecería y, con ella, todos sus recursos minerales.

Las imágenes muestran que la supremacía de los humanos es “sólo es un mito y una ilusión”

Para Ryan está claro que la fotografía se ha usado para sostener ideas dominantes pero también escapa del uso político. “Las imágenes tiene el poder no sólo de confirmar determinadas visiones del mundo, como el mito de que los exploradores occidentales tienen una superioridad tecnológica y científica sobre los otros. Las fotografías también tienen la capacidad de revelar una nueva comprensión del mundo”, sostiene.

El mejor ejemplo es la llegada de la fotografía al espacio. “El programa espacial estadounidenses adoptó la fotografía principalmente para implicar a la opinión publica de EEUU, que lo pagaba con sus impuestos. La fotografía en las expediciones Apolo a la Luna participó en la carrera espacial cuando EEUU y la Unión Soviética competían por la supremecia tecnológica, militar y nacional. Las imágenes celebraban la conquista estadounidense del espacio”, recuerda Ryan. Sin embargo, también cuestionaron muchas percepciones dominantes. Como dice el geógrafo británico: “Las fotografías de la Tierra tomadas por los astronautas desde el espacio se convirtieron en iconos de nuestro tiempo y en enormes símbolos de la vulnerabilidad y fragilidad de la Madre Tierra. En otras palabras, las imágenes que una vez mostraron la supremacía de los exploradores humanos también pueden mostrar que aquella sólo es un mito y una ilusión”.

Archivado en: espacio, expediciones científicas, fotografía, historia




COMENTARIOS