Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

España deja escapar a algunos de los mejores científicos de Europa por un tercio de lo que cobra un concejal en Madrid

La evaluación de un programa para recuperar cerebros fugados cada vez más mermado despierta las críticas entre los investigadores. El programa Ramón y Cajal ha perdido casi la mitad de sus plazas desde que se creó

Más noticias de: I+D, política científica, recortes

Ampliar

Manifestación contra los recortes en I+D / Manuel Ansede

LEER
IMPRIMIR

La semana pasada, ocupó un espacio destacado en casi todos los medios de España que a Diego Martínez Santos, un investigador español que acababa de recibir el premio de la Sociedad Europea de Física al mejor joven físico de partículas del año, le habían denegado un contrato del programa Ramón y Cajal, creado para recuperar cerebros del extranjero. Martínez Santos, que trabaja en Ámsterdam, no es el único físico que no ha logrado una de esas ayudas y, posiblemente, ni siquiera el que tiene mejor curriculum de los que se han quedado fuera.

El Gobierno español no puede ofrecer un contrato a jóvenes como Jonay González, un investigador del Instituto Astrofísico de Canarias que, con 33 años, ya ha liderado un trabajo que fue portada de Nature, la revista científica más prestigiosa del mundo. Tampoco tiene capacidad para retener el talento del físico alemán del Instituto de Física Interdisciplinar y Sistemas Complejos (CSIC/UIB) de Palma de Mallorca Daniel Brunner, que con 31, ya ha publicado en la propia Nature, en Science y en Physical Review Letters. Y lo mismo sucede con Marian Tórtola, del Instituto de Física Corpuscular (CSIC/UV) de Valencia, que recibió en 2009 el premio a la mejor investigadora novel en la modalidad de Física Teórica por la Real Sociedad Española de Física (RSEF) y la Fundación BBVA, y forma parte del consejo editorial de una de las mejores revistas científicas de su campo, entre otros méritos. Y estos son solo algunos casos.

Ninguno de ellos ha logrado uno de los 175 contratos que ofrece el programa Ramón y Cajal, creado para atraer a cerebros fugados y retener el talento científico que ya está en España. Si lo hubiesen conseguido, el Gobierno tendría que proporcionar a estos científicos de categoría mundial un sueldo de 33.720 euros anuales, aproximadamente un tercio de lo que cobra, por ejemplo, un concejal del Ayuntamiento de Madrid. A esa cifra habría que añadir 40.000 euros para cubrir durante cuatro años los gastos relacionados con el desarrollo de su investigación y 100.000 más para ayudar a crear para ellos un puesto de trabajo en el centro de investigación o la universidad correspondiente al final de su contrato. En total, el programa, que dura cinco años, tiene un coste de 54 millones de euros, mucho menos, por ponerlo en contexto, que los 68,7 millones de euros que recibió solo José Ignacio Goirigolzarri cuando abandonó su puesto de consejero delegado en el BBVA o los 88,1 que se embolsó su homólogo en el Santander, Alfredo Sáenz.

Descontento con la evaluación

El programa Ramón y Cajal ha visto reducido su número de plazas desde las 800 con que arrancó en el 2000, hasta las 175 que se han convocado para este año y que quedarían en 400 si se le suma el programa Juan de la Cierva, una escisión del Ramón y Cajal original, peor dotada, para investigadores con menos experiencia. A las dificultades por la reducción de plazas, el descontento entre quienes no han logrado ser seleccionados, en particular en el campo de la física, se ha agravado este año por la forma en que se ha explicado la decisión. La evaluación se ha realizado en dos partes: cuatro apartados en los que evaluadores externos valoraban las aportaciones científicas del candidato y su participación en centros y proyectos internacionales y un quinto, valorado por un comité en el que se incluían miembros del Ministerio de Economía y Competitividad, en el que se tenía en cuenta el potencial de liderazgo y la relevancia internacional del investigador.

Científicos a los que se evaluaba como mediocres tenían la misma puntuación que otros con reconocimiento apreciable

Varios investigadores de gran nivel, como los mencionados antes, lograron puntuaciones por encima del 90% en los cuatro primeros apartados. Sin embargo, todos ellos suspendieron en el quinto, donde solo obtuvieron 9,9 puntos sobre 20. Esa llamativa coincidencia, décima incluida, no se corresponde además con la explicación que ofrecen los evaluadores para justificarla. En el caso de Martínez Santos, por ejemplo, se afirma que “el solicitante ha alcanzado en su campo un nivel de relevancia internacional algo menor que el de investigadores de edades similares a la suya”. El físico español merece, en opinión de los evaluadores, una puntuación idéntica a la que recibe Brunner, al que sin embargo se valora mucho mejor diciendo que, dada su edad, “el candidato disfruta de un reconocimiento apreciable por parte de la comunidad investigadora”. A Jonay González, que tiene una puntuación global aún superior a la de Brunner, se le valora en términos menos entusiastas afirmando que “el solicitante ha alcanzado en su campo un nivel de relevancia internacional comparable al de investigadores de edades similares a la suya”.

Desde la Administración se justifica la falta de precisión con la necesidad de no retrasar las convocatorias

El comité responsable del último punto de la evaluación, en el que hay representantes de la Secretaría de Estado de I+D+i, contraviene los mismos mandatos que ofrece a los evaluadores, donde se afirma que “el informe debe ser claro, estar bien argumentado y ser coherente con la puntuación”. Esta ambigüedad ha dejado una sensación de estupor en investigadores como Brunner. “Es normal que si solicitas una beca tan competitiva, no siempre ganes, porque hay gente muy buena”, afirma. “Pero aunque no recibas la beca, puedes utilizar la evaluación para mejorar en el futuro”, añade. “A mí —continúa Brunner— en toda la evaluación me dicen que soy muy bueno, y en la última parte, también, pero después me quitan la mitad de los puntos. Leo eso y no sé qué mejorar, qué puedo  hacer el próximo año”, concluye.

Evaluación minuciosa, en parte

El director de la Agencia Nacional de Evaluación y Prospectiva (ANEP), Julio Bravo, responsable de la evaluación de los candidatos, explica cómo la criba de los aspirantes ya se produjo en los primeros cuatro apartados, realizada por una comisión de expertos en cada área específica. Después, las valoraciones de los candidatos llegaron a un segundo comité,  la comisión multidisciplinar de Ciencias Básicas, en el que se reunieron evaluadores, que también lo habían sido en la primera fase, de física, matemáticas, química y ciencias de la tierra. Allí, se fijó la puntuación del último apartado y se otorgaron puntuaciones hasta un máximo de 20. Sin embargo, según cuenta Bravo, con las valoraciones de la primera fase ya se sabía quienes tenían posibilidades de lograr un contrato y quienes no. Entre los primeros, se afinó en el escrutinio para decidir quiénes eran por fin los elegidos, pero no se dio tanta relevancia a la precisión en la evaluación de los que ya estaban descartados.

“Muchos de los que aspiran a estos contratos les dan veinte vueltas a los miembros de tribunales en las universidades”

Bravo justifica la falta de la meticulosidad y las posibles incoherencias en la evaluación del quinto punto diciendo que esos candidatos no tenían ya posibilidades y que haber sido más minucioso con ellos habría alargado el proceso y retrasado la resolución, un problema que a largo plazo puede hacer desaparecer años de ayudas. Un evaluador del área de física, que mantiene que “los que han obtenido los contratos son los mejores atendiendo a los criterios de la convocatoria”, reconoce que eso no justifica que el mismo dato se defienda con frases tan diversas y entiende el malestar de los investigadores. El científico cree que estas incoherencias son fruto del “experimento” que se ha realizado este año al reunir en una última etapa disciplinas tan diversas que son muy difíciles de valorar con criterios homogéneos.

Otro experto que conoce bien el proceso afirma que el verdadero drama es la escasez de plazas para un programa que ofrece contratos a investigadores de un enorme nivel. En su opinión, “muchos investigadores que aspiran a estos contratos les dan veinte vueltas a los miembros de tribunales en las universidades” y “no van a realizar trabajos que lo que hacen muchas veces es quitarle la vocación a los investigadores”, en referencia a otro tipo de becas. Bravo cree que “hasta el 50% de los investigadores que se presentan al Ramón y Cajal podrían tener una plaza en el CSIC, en universidades y dirigir proyectos”. Sin embargo, concluye, “las circunstancias del país son las que son”.

Archivado en: I+D, política científica, recortes




COMENTARIOS

  • Jesus Alvarez Ruiz

    Quizás algún día haga pública la alegación que presenté a mi cuarta evaluación de la RyC en 2011 y la impersonal respuesta que recibí del ministerio.

    Baste con este párrafo de mi alegación para que se hagan una idea:

    ” – Alegaciones sobre la valoración científico-técnica del candidato
    - El investigador cuestiona la valoración realizada en esta sección a la vista de las puntuaciones obtenidas en los 4 últimos años en los cuáles ha soliditado la RyC. ¿Cómo es posible que en 4 años la valoración haya pasado de 66.5 a 70 cuando ese período, entre otras cosas, significa el 33% del total de sus publicaciones internacionales?”

    (Aclaro que para entonces mi carrera científica cúmplía 10 años)

  • alejanfm

    ejjjjjjjjkeeee un concejal es mas importante :D

  • Elius

    Dice que no se afinó en la evaluación del 5º apartado, y ponen una nota
    de 9,9 sobre 20 (no 10 ó 9: 9,9 !). Es decir, suspenso en ese apartado por una décima.

    Un dato muy importante: el poner una nota muy baja en este
    apartado a gente que tiene una nota muy alta en la primera evaluación
    hace que gente de otras áreas
    que tengan una evaluación “más afinada”
    en este 5º punto les adelanten en la calificación global y consigan la
    RyC. Probablemente eso es lo que se pretende conseguir con ese 9,9. Por ejemplo, un candidato que en la primera evaluación consigue 75 puntos (sobre 80). Si en el 5º apartado hubiesen “afinado” la nota en consonancia con la nota obtenida en la primera evaluación habría sacado un 18,75 (75/80×20) aprox. Calificación final: 93,75 y probablemente consigue la RyC. Con el 9,9 baja a 84,9 y se queda fuera.

    Otro candidato (ej. de otro área) que tenga ej. 74 puntos en la primera evaluación; si se le evalúa “correctamente” ese apartado puede conseguir 18 puntos, y una calificación final de 92 puntos. Así consigue la RyC por delante del anterior candidato. Por tanto, es fundamental tener una calificación afinada y razonada de este famoso 5º punto. Lo demás es una tomadura de pelo ¿no?

  • mRm

    Dudo (pero no hay forma de saberlo) que Daniel Brunner dijera “beca” en referencia a los CONTRATOS RyC. En un momento en el que ya ni los doctorandos tienen becas habría que empezar a utilizar esta palabra con más cuidado.

  • polludoemiliano

    Bueno y por que no salen a calle a cambiar las cosas? De que sirven mas notas en internet?

    • Jorge

      Desgraciadamente, la gran mayoría de los candidatos a las RyC están trabajando en el extranjero (uno de los requisitos para optar al contrato es haber trabajado fuera durante al menos dos años). Y estando fuera, poco ruido pueden hacer, al menos a nivel de calle.

  • ateo666666

    Y toda ciencia en España cuesta menos que mantener a la iglesia católica. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2012/07/increiblemente-solo-la-iglesia-catolica.html

  • Luis

    en vez de pedir becas deberiamos pedir concejalias, que en las ultimas elecciones salieron 2300 plazas nuevas (2300 !! asi a lo tonto!) . Seguro que con el tiempo libre del puesto se podía seguir investigando.

  • Francisco Oto Banderberg

    Soy Astrofísico. Fundé, entre otras iniciativas, una consultora para financiar proyectos en España y tratar de evitar el desastre de la dictadura Rajoy. Pero el principal problema de España no es, ni siquiera, su caótico y corrupto sistema político-financiero. Es, directamente, su gente. Un tejido socio-económico aburguesado que no parece reaccionar con la diligencia debida ante los retos que afronta.

    Es una labor imposible hacer que un españolito de a pié decida poner 6.000 Euros en una acción preferente de una consultora científica que va a ampliar 55 Millones de Euros, porque la ignorancia promovida por D. Emilio Botín y compañía ha hecho que todo lo que lleve el apellido “preferente” sea equiparado con el concepto de “estafa”, sin diferenciar lo que es una emisión de acciones preferentes por ampliación de capital de una emisión de deuda subordinada mediante acciones preferentes (cosas completamente distintas).

    Ante ésta realidad social, basada en aburguesamiento + ignorancia + cainismo + corrupción, el panorama español es francamente sobrío. Y digo “francamente”, porque, en efecto, la España del siglo XXI retrocede peligrosísimamente hacia los años 60, con todo lo que ello supone, incluyendo la educación de élite, la segregación de clases, la pandereta y el chiringuito, el desarrollismo y la imposición por decreto ley de una determinada cosmovisión.

    Es fundamental, en mi opinión, que España reconduzca ésta situación con extrema urgencia, si pretende sobrevivir como país. Porque sobrevivimos relativamente bien a la PRIMERA TRANSICIÓN, la política (1978-1981); Pero no tengo nada claro que España sobreviva a la SEGUNDA TRANSICIÓN, la financiera (2008-…).

    Ésta segunda transición solo podrá quedar definitivamente superada con el encarcelamiento de los banqueros corruptos: Clanes RATO-BOTÍN & GONZÁLEZ-FAINÉ; la catarsis integral del podrido sistema financiero español y su inmediata sustitución por banca internacional; la urgentísima privatización del país; la gratuidad de la función pública; y la depuración de la monarquía, consistente en la urgentísima abdicación de un monarca no creíble sobre su hijo. Porque España ya no cree a su Rey, pero si a su Reina y al Príncipe Felipe, lo que nos sitúa ante un escenario de MONARQUÍA FEDERALISTA + DEPURACIÓN INSTITUCIONAL + URGENTE PRIVATIZACIÓN DEL PAÍS.

    Ésta es mi personal visión de la tragedia que vive ESPAÑA, donde la fuga de cerebros solo es un síntoma del peligroso estado de podredumbre al que ha llegado un país aparentemente saneado trás un franquismo cerrado en falso.

    Gracias por permitirme expresarme.

    .

  • ateo666666

    Mientras España tiene miles de investigadores altamente cualificados en paro o en pésimas condiciones de subcontratación a los que no es capaz de sacar provecho alguno, aún cuando su formación ha costado al erario público más de cien mil euros por persona, otros países más avanzados y desarrollados están aprovechándose de nuestro tejido científico tan duramente creado contratando a estos jóvenes investigadores brillantes, capaces y muy motivados para engrosar sus ya de por sí bien dotados equipos investigadores. Así donde nuestros ignorantes ministros Wert y Báñez ven positivo que miles de nuestras mejores mentes abandonen el país para ya nunca volver, la triste realidad es que España pierde a la larga un brillante capital humano y que además se lo regala a las grandes potencias económicas y científicas mundiales. Y luego dentro de unas décadas nos extrañaremos de que sigamos anclados en la cultura económica del turismo de playa y el ladrillo. ¡Ah que se olvidaba! Y en las procesiones de Semana Santa y romerías tan del gusto de nuestros tan piadosos como ignorantes gobernantes. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2013/05/mendigando-por-la-ciencia.html

  • Rafa Barrena

    Que comparen el CV de Jonay Gonzalez, o el mio propio, que no obtuvimos RyC, con el de Carlos Hoyos, que si obtuvo. El de este ultimo es vergonzoso, no hay por donde cogerlo. Eso si, C. Hoyos tiene publicaciones con David Mateos, uno de los jueces RyC. No quiero pensar mal, perooooo ….

    • Asco de país

      Vaya, hasta para la RyC sois envidiosos los españoles. Si tan mal se está en España, para qué volver?