Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

La minería destapa el agua más antigua de la Tierra

Las perforaciones en busca de oro a 2,4 kilómetros de profundidad desvelan una reserva de agua líquida que no veía la luz desde hace unos 2.000 millones de años. Es extremadamente salada, gaseosa y podría albergar vida

Más noticias de: agua, astrobiología, espacio, geología, Marte, vostok


Vídeo | Extracción y análisis del agua a 2,6 kilómetros bajo la superficie terrestre. Nature / L. Li

LEER
IMPRIMIR

Las entrañas de la Tierra son el libro en el que está escrita la historia del planeta página a página, o mejor, capa a capa. El libro no se puede abrir, así que hay que adentrarse en él como la carcoma, royendo el camino hasta las páginas más jugosas donde se cuenta  cómo era el primer ancestro del ser humano, dónde apareció la vida por primera vez, cómo se formó el planeta…  Hasta ahora, la carcoma humana no ha encontrado todas las respuestas a esas preguntas, pero sí ha desvelado suficientes datos como para desacreditar creencias como que la Tierra tenga unos 10.000 años (tiene  4.500 millones) o que el Homo sapiens tenga apenas unos cuantos miles de años de antigüedad. Su primer ancestro, un microbio, vivió hace unos 3.500 millones de años y los primeros miembros de su género, hace unos 2,5 millones.

Ahora, un equipo de científicos ha llegado a una nueva página de la historia de la Tierra que yacía a una profundidad de 2,6 kilómetros bajo la superficie, o, lo que es lo mismo, se remonta a cuando el planeta apenas había alcanzado la mitad de su edad y ya tenía vida. Desde esas profundidades del tiempo, un equipo de geólogos ha extraído el agua líquida más vieja que se ha hallado nunca. El líquido tiene entre 1.500 y 2.600 millones de años y brota de una bolsa que quedó atrapada entre rocas, posiblemente debido a actividad volcánica en el fondo de un mar primitivo. La simple existencia de este “oasis oculto” en las profundidades del planeta podría ser clave para entender hasta dónde llega la vida en la Tierra y especular si hay escondrijos similares en otros planetas.

“Hemos descubierto el agua corriente más antigua tanto de la corteza terrestre como de todo el planeta”, explica a Materia Chris Ballentine, investigador de la Universidad de Manchester y coautor del estudio que publica hoy Nature sobre el hallazgo.

“Si hemos encontrado estas aguas en Canadá tenemos toda la razón al esperar que estas aguas existan también en Marte”

El agua brota en una mina de oro en Timmins, Canadá, una de las explotaciones mineras más profundas del mundo. La minería ha atravesado millones de años de rocas y, de forma accidental, ha desvelado una bolsa de la que borbotea agua a unos dos litros por minuto. A simple vista no se diferencia mucho del agua que sale del grifo, pero es muy diferente. Procede de un océano primitivo y por eso es extremadamente salada (técnicamente se la denomina salmuera) y está llena de burbujas de hidrógeno, metano y helio.

Agua en Marte

En 2006, miembros de este equipo describieron la que hasta hoy había sido el agua líquida más vieja de la Tierra. Brotaba a 2.800 metros de profundidad en una mina de Suráfrica y tenía unos 25 millones de años, según el estudio. “El agua de Suráfrica fue particularmente importante porque tenía la misma composición gaseosa de hidrógeno y metano que la de Canadá y albergaba una comunidad de microbios muy especial que había evolucionado en aislamiento alimentándose de esos gases”, señala Ballentine. La gran pregunta ahora es si el agua de Canadá, hasta 100 veces más antigua, también es un refugio de vida primitiva.

portadaAmpliar

Uno de los miembros del equipo analiza agua en la mina de Timmins, Canadá / B. Sherwood

“Durante las primeras etapas del desarrollo de la Tierra, este tipo de ecosistemas podrían haber protegido formas de vida primitivas de los cataclismos que azotaban la superficie”, explica Ballentine. Esas comunidades podrían haber resurgido después a la superficie o haberse mantenido aisladas pero vivas durante miles de miles de millones de años. Esto no solo es importante para entender hasta qué rincones insospechados llega la vida en la Tierra, sino también para encontrarla en otros planetas.

Las rocas horadadas en Timmins “son de una edad y composición similar a la corteza de Marte”, explica Barbara Sherwood, investigadora de la Universidad de Toronto y coautora del trabajo. “Si hemos encontrado estas aguas en Canadá tenemos toda la razón para esperar que estas aguas subterráneas y ricas en compuestos energéticos existan también en Marte”, resalta.

Pero por ahora el equipo no ha encontrado vida en las aguas de Canadá. “El análisis microbiológico tardará un año más”, señala Sherwood. Hasta entonces, el valor del estudio en Nature es sobre todo “técnico” y “lo siguiente será buscar fluidos en rocas más antiguas” opina Ricardo Amils, investigador del Centro de Astrobiología, en Madrid. “El trabajo intenta validar los nuevos métodos de datación que se han usado [ver despiece], y que tendrán que ser escrutados por otros científicos, pero sus implicaciones están aún por ver”, añade el investigador, cuyo equipo rescató recientemente la comunidad bacteriana más profunda hallada en España, a 600 metros bajo tierra.

El estudio llega meses después de que EEUU y Rusia se hayan disputado el descubrimiento de ecosistemas aislados durante decenas de millones de años la Antártida. Allí buscan vida en lagos de agua líquida de decenas de millones de años que están sepultados bajo el hielo. Estos lugares son un laboratorio para investigar si puede haber vida en los polos de Marte así como en Europa, la luna helada de Júpiter o Encélado, un satélite de Saturno.



Las nuevas islas Galápagos están bajo tierra

“Me gusta recordarle a mis estudiantes que pisar lo más profundo de la mina es como caminar por el fondo del océano de la Tierra joven”, cuenta Barbara Sherwood. Las rocas que se perforan en la mina de Timmins, en Ontario, tienen 2.700 millones de años y eran parte de fumarolas hidrotermales que escupían agua a altas temperaturas debido a la actividad volcánica. El agua corriente obtenida sería como una postal llegada desde la Tierra tal y como era hace al menos 1.500 millones de años. Esa primera fecha se ha obtenido analizando las variantes de átomos de xenón que hay en el agua y cuya composición apunta a que se formaron al menos hace 1.500 millones de años. Otras variantes de xenón (isótopos) halladas en el agua apuntan a que el líquido pudo formarse hace hasta 2.600 millones de años, poco después de que se formasen las antiguas fumarolas. Esos datos están corroborados por dataciones adicionales de helio, neón y argón, dice Sherwood.

El tipo de fumarolas que hubo en lo que hoy es tierra firme en Canadá existen aún hoy en los océanos y, según algunos expertos, la vida en la Tierra surgió por primera vez en ellas. Demostrar que las aguas rescatadas de la mina de Timmins tienen vida sería como encontrar “las islas Galápagos de las profundidades”, dice Sherwood, ya que los microbios de estas reservas aisladas durante miles de millones de años serían tan únicos como la fauna de las islas del Pacífico que tan fundamentales fueron para que Darwin fraguase la teoría de la evolución.




REFERENCIA

'Deep fracture fluids isolated in the crust since the Precambrian era' doi:10.1038/nature12127


Archivado en: agua, astrobiología, espacio, geología, Marte, vostok




COMENTARIOS