Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Fotogalería

Herschel, el fotógrafo de la cara fría del universo

Después de cuatro años de funcionamiento, el observatorio espacial Herschel se apagó la semana pasada. Su trabajo ayudará a entender mejor la evolución del cosmos

Más noticias de: astrofísica, astronomía, espacio

herschel

Una selección de imágenes tomadas por el observatorio espacial Herschel durante los últimos cuatro años
http://esmateria.com/wp-content/tn3/2/herschel_IR_1.jpg
  • Grandes cantidades de agua en el nacimiento de un nuevo mundo

    A 450 años luz, en la nube molecular de Tauro una nube de gas y polvo está a punto de colapsar para formar una estrella como el Sol. Allí, el telescopio Herschel descubrió una cantidad de vapor de agua suficiente para llenar 2.000 veces los océanos de la Tierra.
  • Una mancha oscura en el cielo llena de brillo

    Cuando se mira con un telescopio convencional a esta nebulosa oscura en la constelación de la Cruz del Sur parece una mancha oscura. Sin embargo, Herschel ha sido capaz de mirar a través de la nube de polvo que oculta su interior y observar un intenso proceso de formación de estrellas.
  • Una nueva vista de nuestra galaxia vecina

    A 2,5 millones de años luz, Andrómeda es la galaxia más cercana a la Tierra. Las imágenes de Herschel permiten observar sus partes más frías, a pocas décimas de temperatura sobre el cero absoluto, utilizando Andrómeda como un gigantesco laboratorio para estudiar los procesos de evolución estelar y galáctica.
  • Un vivero de estrellas en la Vía Láctea

    En el centro y a la izquierda de esta imagen se pueden observar los dos gigantescos viveros galácticos de la constelación del Águila G29.9 y W43. Allí, en estos momentos, se están formando cientos de estrellas de todos los tamaños, desde las que tienen una talla similar al Sol hasta los monstruos descomunales con masas decenas de veces la de nuestra estrella.
  • Galaxia Remolino

    Herschel ofrece una nueva visión de la galaxia Remolino. Fue descubierta por Charles Messier en 1773, que entonces solo pudo ver su zona central. Hasta 1845 no hubo un telescopio con la potencia suficiente para poder observar sus brazos.
  • La joven estrella Formalhaut

    La imagen refleja la joven estrella Formalhaut rodeada por los residuos que están formando su sistema solar.
  • Vista de Herschel de la nebulosa Cabeza de Caballo

    La nebulosa Cabeza de Caballo, situada a 1.300 años luz de la Tierra, en la constelación de Orión, es uno de los objetos celestes más célebres. El telescopio Herschel ha ofrecido esta nueva visión de sus nubes de polvo y gas y las estrellas que nacen en su interior.
  • Una guardería de estrellas en el Águila

    Una guardería estelar desconocida hasta el momento fue descubierta por Herschel. Allí, en la constelación del Águila, alrededor de 600 nuevas estrellas se están formando arremolinadas en los coloridos filamentos de polvo que se ven en la imagen.
  • El telescopio espacial Herschel

    Recreación artística del telescopio espacial Herschel, con su característica visera diseñada para proteger a la sonda de cualquier fuente de calor que le impida mantenerse a una temperatura próxima al cero absoluto y poder estudiar el universo frío.
/ ESA


LEER
IMPRIMIR

La semana pasada, el observatorio espacial Herschel dejó de funcionar. Durante casi cuatro años observó objetos extremadamente fríos y lejanos, como las nebulosas de polvo y gas en las que se forman las estrellas y los sistemas planetarios. Para obtener imágenes como las que se muestran en esta galería, Herschel, que contaba con un espejo de 3,5 metros de diámetro, el mayor jamás desplegado en el espacio, tuvo que convertirse en uno de los lugares más gélidos del cosmos. Gracias a 2.300 litros de helio, permaneció refrigerado hasta casi -273 grados, muy cerca del cero absoluto. Cuando el helio se agotó, también lo hizo su misión. Ahora, queda mucho tiempo para analizar la ingente cantidad de información que envió durante más de 25.000 horas de observación este observatorio espacial que costó 1.100 millones de euros.

Archivado en: astrofísica, astronomía, espacio




COMENTARIOS