Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

OPINIÓN

¿Sin registro no hay progreso?

por Anna Lucas


Una responsable de proyectos de desarrollo internacional advierte de la necesidad de mejorar los registros de personas en países como los africanos para poder saber si las políticas de reducción de la mortalidad o la pobreza están teniendo efecto

Más noticias de: ciencia para el desarrollo, enfermedades olvidadas


LEER
IMPRIMIR

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, esta entrada se publica de manera simultánea con el blog
del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)

Un artículo publicado en 2007, con un título muy acertado, afirmaba que «la mayoría de la gente en países en vías de desarrollo nace y muere sin dejar rastro en ningún documento legal ni estadística oficial». Esto significa nacer sin tener una identidad, vivir en lugares donde el estado no te proporciona lo necesario y dejar este mundo como si nunca hubieras existido en ningún documento escrito.

Un buen registro de estadísticas demográficas y de datos de causa de muerte son bienes públicos que permiten avanzar hacia objetivos de desarrollo, ya que se relacionan con la producción, análisis, diseminación y uso de información fiable y oportuna para los responsables de tomar decisiones a varios niveles. Sin embargo, parece que no está sucediendo gran cosa en la dirección correcta para abordar esta situación: los datos más recientes de UNICEF muestran que no hay registro de la existencia de aproximadamente la mitad de los niños de África. Y en la mayor parte de los países en desarrollo, la atribución acertada de la muerte de una mujer como muerte materna y dentro de la mortalidad materna resulta difícil. Generar más y mejores datos es de vital importancia.

Esta debilidad en el registro de estadísticas demográficas es uno de los factores que conspira en contra del logro de objetivos de desarrollo como el ODM4 (reducir la mortalidad infantil) y el ODM5 (mejorar la salud materna). Primero tienen que estar bien calculados. De lo contrario, ¿cómo pueden los países sin plan de registro civil destinar recursos, poner en práctica o evaluar políticas? Y después de décadas trabajando con la limitación de datos incompletos, ¿qué pruebas tiene la comunidad de desarrollo internacional de que los fondos consiguen el efecto deseado en la reducción de la mortalidad o de la pobreza?

La comunidad de investigadores también debería comprometerse desarrollando métodos para asegurar la calidad tanto de las estadísticas demográficas como de los datos de causa de muerte en zonas con pocos recursos. Como dijo una vez Lee Jong-Wook, director general de la OMS de 2003 a 2006, «para conseguir que las personas cuenten, primero tenemos que ser capaces de contar a las personas».

— Anna Lucas, Coordinadora de la Iniciativa de Salud Materna, Infantil y Reproductiva del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal)

Archivado en: ciencia para el desarrollo, enfermedades olvidadas




COMENTARIOS