Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Hacienda condiciona los planes de futuro del Gobierno para la I+D

La secretaria de Estado de I+D+i presenta hoy en el Congreso las grandes herramientas de coordinación del sistema científico de I+D en España, pero el propio Gobierno reconoce que no resolverán los problemas de financiación

Más noticias de: I+D, política científica, recortes

Ampliar

El ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, durante un acto electoral previo a las Generales de 2011 / PPCV

LEER
IMPRIMIR

La ciencia, para florecer, necesita libertad, pero la libertad en exceso puede suponer un desperdicio de energía. Por eso, cada cierto tiempo, desde el Gobierno se elaboran unos instrumentos para tratar de poner orden en el sistema en el que se incluyen universidades, centros de investigación, empresas innovadoras y más de 200.000 personas encargadas de crear el conocimiento, una sustancia difícil de manejar, pero esencial para el futuro de cualquier país.

Esta tarde, la secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela, presentará en el Congreso dos herramientas creadas con este fin. En primer lugar, la Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de Innovación 2013-2020, un marco general en el que se definen los objetivos generales y los ejes prioritarios para el sistema de I+D para ese tiempo. En segundo, el Plan Estatal de Investigación Científica, Técnica y de Innovación 2013-2016, en el que se plantean actuaciones más concretas para mejorar los resultados en ciencia y facilitar que esos resultados, cuando sea posible, sirvan para responder a retos de la sociedad como el de la salud o el abastecimiento de energía.

Los rectores consideran que se requiere un cambio de mentalidad del Gobierno respecto a la financiación de la ciencia

Desde la comunidad científica, aunque se reconocen algunos esfuerzos del Gobierno en la elaboración de estas dos herramientas, la preocupación prioritaria sigue siendo el dinero que se va a dedicar a estas políticas. Es el caso de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE). José Manuel Roldán, rector de la Universidad de Córdoba y responsable de I+D de la CRUE, valora positivamente la Estrategia y el Plan, porque dan “un marco en el que trabajar y entronca con las prioridades fijadas para la I+D en Europa a través de Horizonte 2020″. Sin embargo, la preocupación sigue siendo el paulatino descenso del presupuesto dedicado a la ciencia y las trabas que pone Hacienda a muchos proyectos cuando estos se realizan en comunidades autónomas que no cumplen con los objetivos de déficit. “En esos casos, siempre es necesario el visto bueno de Hacienda. Necesitamos que cambien su visión”, explica Roldán. “Por eso, aunque creemos que es importante, nuestros problemas no tienen tanto que ver con un plan o una estrategia como con la postura de Hacienda”, añade.

La Conferencia de Sociedades Científicas de España (Cosce) también ha mostrado reticencias parecidas. “El comentario general a la Estrategia y el Plan es la falta de ambición de ambos”, afirma el presidente de la Cosce, Carlos Andradas. “No hay un compromiso presupuestario que respalde la teórica apuesta de este Gobierno por la I+D+i”, indica. En la Estrategia se fija como objetivo que en 2020 España invierta un 2% de su PIB en I+D. Partiendo desde el 1,33% actual, se confiaría en un incremento del peso de las inversiones privadas para lograr el objetivo. Andradas plantea dos problemas sobre la previsión gubernamental: “La media de la UE ya está por encima del 2% y para 2020 se prevé que esté en el 3%. Es decir, que alcanzaremos el punto donde está la media con una década de retraso. Para entonces, nuestro diferencial con la media europea se habrá incrementado desde los 0,67 puntos actuales hasta el 1%”. Además, el presidente de la Cosce se pregunta cómo se prevé que se incremente la participación privada en el fomento de la I+D cuando los hechos hasta ahora indican que la tendencia es la contraria.

Aún si se cumpliesen los objetivos fijados, la brecha en financiación de la I+D entre España y la UE se ampliaría

Desde el Gobierno se apunta que no hay que identificar política presupuestaria con política científica y se defiende que, pese a las dificultades económicas, la Estrategia y el Plan servirán para mejorar el sistema. Uno de los aspectos en los que hay espacio para la mejora es el reforzamiento de los puntos de encuentro entre el espacio público de investigación y las empresas innovadoras. “Con la nueva Estrategia buscamos resultados, pero con esto no se tiene que entender que se busca solo un producto”, apuntan desde la Secretaría de Estado de I+D+i (SEIDI). “Se quieren evaluar los resultados que corresponden a cada tipo de actuación, medir el impacto y la calidad de los estudios científicos por un lado y los retornos de la comercialización en el caso de los productos que tengan ese potencial”, añaden.

Esta filosofía, pese a las palabras tranquilizadoras del Gobierno, se ve con recelo en ámbitos académicos, en particular en aquellos dedicados a la investigación básica sin aplicaciones aparentes a corto plazo, como pueden ser algunos estudios de humanidades o la física teórica. Cosce, por su parte, advierte que en los nuevos documentos no aparece explicitado cómo podrán participar las entidades privadas en las acciones recogidas en el Plan. “Aunque la Cosce entiende que debe haber colaboración público-privada e incentivos para la participación de la empresa privada en I+D+i, creemos que debe regularse claramente a qué tipo de fondos y las contraprestaciones, como por ejemplo la incorporación de investigadores a su plantilla”, opina Andradas.

Los frecuentes retrasos en las convocatorias no se resolverán sin la colaboración del Ministerio de Hacienda

Entre los objetivos reflejados en la Estrategia, se incluye el de definir un marco estable de planificación que evite la incertidumbre respecto a la financiación de la ciencia que se ha sufrido con frecuencia en los últimos tiempos. En este sentido, tiene especial relevancia la Agencia Estatal de Investigación que será, junto al Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial, la encargada de la financiación de la I+D+i. En principio, la Agencia debería estar en marcha antes del verano de este año. Si finalmente se concretase su creación, llegaría con un año de retraso respecto a lo dispuesto en la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación de 2011 y aún está por ver si podrá gestionar fondos a varios años, una capacidad que ayudaría a los científicos a sobrellevar los vaivenes de los presupuestos anuales.

Además, desde el Gobierno se asegura que con el nuevo Plan se tratarán de corregir los frecuentes retrasos en las convocatorias de los distintos programas de financiación de la ciencia. No obstante, en la SEIDI reconocen que, si no se cuenta con la cooperación del ministerio de Hacienda, los retrasos e incluso las cancelaciones se podrían seguir produciendo.

Un nuevo sistema para medir resultados

Otro de los grandes objetivos de la Estrategia es alinear los distintos niveles en los que se desenvuelven las personas que hacen ciencia en España, desde el ámbito europeo hasta el regional. Por un lado, se han asumido los objetivos prioritarios del plan Horizonte 2020 de la UE para el fomento de la I+D+i en Europa para facilitar así la participación española en los programas europeos. Además, la Estrategia se realizó de manera conjunta con las Comunidades Autónomas para facilitar la coordinación y evitar duplicidades. En este sentido, desde el Gobierno se cree que ahora, dadas las dificultades económicas y que muchas autonomías están prácticamente intervenidas, será más fácil evitar programas regionales impulsados en el pasado que eran interesantes desde el punto de vista político pero resultaban irrelevantes en el marco español o europeo.

Entre los mecanismos importantes para coordinar los esfuerzos regionales con los de todo el Estado se encuentra el Sistema de Información de ciencia, Tecnología e Información (SICTI). Este sistema requiere la elaboración de grandes bases de datos que permitan recopilar toda la información necesaria para medir los resultados de la Estrategia y los distintos Planes. Además de permitir conocer los resultados obtenidos con los distintos programas de I+D financiados por el Estado, algo que hasta ahora es prácticamente imposible, ayudará a coordinar la planificación de la administración central y las autonomías. Con una información precisa, cada agente sabrá dónde, según sus capacidades, puede ser más competitivo y será posible, “siempre que exista voluntad por todas las partes”, planificar las convocatorias estatales y de las autonomías con la anticipación necesaria para que los investigadores puedan elegir la que se adapta mejor a sus necesidades. Este sistema debería estar listo para principios de 2014.

A principios de 2014, debería estar listo un nuevo sistema para medir los resultados de los científicos en España

En la SEIDI se espera que la crisis, además de suponer una enorme dificultad, pueda facilitar un cambio de mentalidad en el sistema que se había postergado en los años de bonanza económica, cuando la abundante financiación tapaba algunos problemas básicos. Ahora, por ejemplo, cuando la financiación de las autonomías y la administración central se ha reducido, se han  multiplicado por tres las solicitudes a programas del Consejo de Investigación Europeo (ERC). También se plantea la posibilidad de concentrar los escasos recursos en grupos más potentes con mayores posibilidades de obtener resultados de primer nivel.

La aspiración a la excelencia en la investigación básica y la búsqueda de las innovaciones que generen bienestar social en todo el proceso de creación de conocimiento son dos pilares fundamentales de estas nuevas herramientas creadas para encauzar la energía del sistema español de I+D sin limitar su necesaria libertad. En los próximos años se verá si principios como los mencionados, que en teoría no encontrarían demasiada oposición, son aceptados cuando se trasladen al día a día del trabajo de los científicos. Y en el fondo, como siempre, condicionando toda la política científica, seguirá, como ha reconocido en numerosas ocasiones la propia secretaria de Estado de I+D+i, el ministerio de Hacienda.

Archivado en: I+D, política científica, recortes




COMENTARIOS

  • ateo666666

    ¿qué le importa la
    ciencia y el progreso de nuestro país a nuestro actual gobierno lleno de
    miembros del Opus Dei y demás sectas católicas, que imploran vergonzosamente
    ayuda para salir de la crisis al santoral católico, mientras desmantelan el
    sistema de enseñanza pública para privilegiar el adoctrinamiento católico en
    nuestras escuelas? http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2012/11/para-que-sirve-la-ciencia.html

    • http://www.facebook.com/omar.bsb.9 Omar Bsb

      bobadas y mas bobadas, el gobierno que más recortó en ciencia y i+d+i es el del psoe.
      el gobierno aumentará a partire del año que viene el gasto en ciencia hasta llegar a gastar el 2% del PIB en 2020