Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

El chapapote del ‘Prestige’ sigue llegando a las playas diez años después del naufragio

El análisis de miles de galletas de fuel llegadas a la costa gallega muestra que proceden de las tripas del petrolero hundido en 2002

Más noticias de: contaminación, océanos

Galletas de chapapote aparecidas en la playa de O Rostro en septiembre de 2011 Ampliar

Galletas de chapapote aparecidas en la playa de O Rostro en septiembre de 2011 / Ana Bernabeu

LEER
IMPRIMIR

“Afortunadamente, la rápida intervención de las autoridades españolas alejando el barco de las costas hace que no temamos una catástrofe ecológica”, declaró en noviembre de 2002 Miguel Arias Cañete, entonces ministro de Agricultura de José María Aznar y hoy también responsable de Medio Ambiente con Mariano Rajoy. Pero 10 años después de su hundimiento y en pleno juicio a los presuntos culpables, el chapapote del Prestige sigue llegando a las playas de la Costa de la Muerte.

III EN ESTA NOTICIA

Localización de la playa de O Rostro, en A Coruña

III RELACIONADA
Uno de los lugares más contaminados por pesticidas del mundo está en España

Más: #contaminación

Un grupo de investigadores ha rastreado el origen de miles de galletas de fuel aparecidas en dos playas gallegas a lo largo de 2011 y su composición química muestra que salieron de las tripas del petrolero. Las galletas, de entre 1 y 13 centímetros de diámetro, volvieron a ser detectadas en 2012, según explica la geóloga Ana Bernabeu, responsable del estudio.

El buque Prestige se hundió el 19 de noviembre de 2002 a 130 millas de la costa gallega, provocando una marea negra que emponzoñó 1.000 kilómetros de litoral. El Gobierno encomendó entonces a la petrolera Repsol que sellara las fugas con robots teledirigidos, pero la empresa no logró taponar todas las grietas y el barco, hundido a 4.000 metros de profundidad, siguió escupiendo entre 13 y 20 litros de crudo al día.

“Hemos calculado que en los últimos cinco años el Prestige ha liberado unas 36 toneladas de petróleo”, explica Bernabeu, de la Universidad de Vigo. Su equipo ha monitorizado desde 2004 dos de las playas más afectadas por el vertido, Nemiña y O Rostro, en A Coruña, pero ahora ha suspendido el proyecto por falta de financiación.

“No podemos saber si el fuel procede de una fuga reciente del pecio o si procede de zonas del fondo marino en las que está enterrado”, señala Bernabeu. El análisis de los científicos, publicado en la revista especializada Journal of Hazardous Materials, muestra que algunas galletas de chapapote están “muy biodegradadas”, lo que sugiere que han permanecido en el fondo marino durante largo tiempo y han llegado a la playa por la acción de las olas.

Detalle de las galletas en la playa de O RostroAmpliar

Detalle de las galletas en la playa de O Rostro / Ana Bernabeu

En el verano de 2011, muchos bañistas en las playas de Nemiña y O Rostro confundieron estas bolas de fuel con cantos rodados, hasta que detectaron su intenso olor a hidrocarburos. Los propios científicos barajaron que se tratara de un sentinazo, un vertido ilegal procedente de la limpieza en alta mar de los tanques de un buque.

“El mayor aporte de hidrocarburos al mar procede de los sentinazos”, no de las mareas negras como la del Prestige, subraya Bernabeu. Para descartar un sentinazo, los investigadores analizaron las galletas en el laboratorio del químico del CSIC Joan Albaigés.

El equipo ha suspendido el proyecto por falta de financiación

Las campañas llevadas a cabo por el Instituto Español de Oceanografía tras el naufragio revelaron la existencia de acumulaciones de petróleo en la plataforma continental, la zona submarina próxima a la costa. En enero de 2003, la concentración alcanzaba los 300 kilogramos por metro cuadrado. En octubre de 2004, apenas llegaba al medio kilogramo por metro cuadrado. “Creemos, por el relato de los pescadores y los buceadores, que siguen existiendo zonas de acumulación y las galletas llegan a las playas por el oleaje y las corrientes”, apunta Bernabeu.

El efecto sobre el medio ambiente de estas galletas, opina la geóloga, es pequeño, porque no es un volumen grande. Ahora sí se parecen más a aquellos “pequeños hilitos” con aspecto de plastilina a los que aludía Mariano Rajoy en 2002, antes de que el hundimiento del Prestige provocara un vertido de más de 64.000 toneladas de petróleo en alta mar. Rajoy era entonces el coordinador de la acción del Gobierno de José María Aznar ante la crisis.


REFERENCIA

'Recurrent Arrival Of Oil To Galician Coast: The Final Step Of The Prestige Deep Oil Spill' DOI: 10.1016/j.jhazmat.2013.01.057


Archivado en: contaminación, océanos




COMENTARIOS