Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

“Las decisiones que tienen en cuenta la ciencia son mejores y más inteligentes”

La ecóloga Jane Lubchenco gana el premio Fronteras del Conocimiento de la Fundación BBVA por sentar las bases científicas para la creación de reservas marinas

Más noticias de: cambio climático, ecología, océanos


LEER
IMPRIMIR

En la década de 1970, la entonces veinteañera Jane Lubchenco hizo un descubrimiento que hoy es más inspirador que nunca, en plena época de aparente dictadura de los tiburones financieros. Lubchenco observó que una de las principales fuerzas que rigen los ecosistemas marinos son las interacciones entre las especies pequeñitas, situadas en la base de la sociedad acuática, como el plancton y los caracoles marinos. De un golpe, la joven ecóloga tumbó el paradigma que sostenía que eran los depredadores los que mandaban, los que determinaban la dinámica de estos ecosistemas. Y esta nueva base científica ha servido para diseñar las áreas marinas protegidas, esenciales como refugio de la vida marina ante amenazas como la contaminación y la sobrepesca.

La ecóloga Jane Lubchenco, en pleno trabajo de campoAmpliar

La ecóloga Jane Lubchenco, en pleno trabajo de campo / OSU

Por aquella revelación, Lubchenco, nacida en Denver (EEUU) en 1947, se ha llevado hoy el mayor galardón que se concede en el mundo de la ecología y la biología de la conservación, el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento, dotado con 400.000 euros. El jurado, presidido por el biólogo francés Daniel Pauly, ha aplaudido a Lubchenco por demostrar “que no hace falta proteger toda la superficie marina para hacerlo de forma eficaz”. El trabajo de la ecóloga marina muestra que es suficiente con crear una red de reservas marinas interconectadas.

Lubchenco es desde 2009 la directora de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de EEUU, tras ser propuesta por el presidente Barack Obama. El 27 de febrero abandonará su cargo para “volver al mundo académico y dedicar más tiempo a la familia”, según ha explicado esta mañana en una teleconferencia. Como directora de la NOAA, Lubchenco ha manejado un presupuesto de 4.000 millones de dólares anuales y un equipo de casi 13.000 trabajadores. Su mayor desafío ha sido el vertido de la petrolera BP en 2010, que dejó cientos de miles de toneladas de crudo en el Golfo de México. “En las aguas cálidas del Golfo hay muchas bacterias que devoran el petróleo y el derrame ha desaparecido mucho antes de lo que pensábamos”, ha detallado esta mañana.

Salir de los laboratorios

Otro de los miembros del jurado, el ecólogo Jordi Bascompte, de la Estación Biológica de Doñana (CSIC), ha recordado “una frase maravillosa” de Lubchenco: “La ciencia no sólo es fascinante, también es útil. Por eso, creo firmemente que debemos utilizarla para sustentar nuestras decisiones”. Además de investigadora, la ecóloga es una firme defensora de que los científicos salgan de sus laboratorios y compartan sus conocimientos en lenguaje sencillo al público, sobre todo a los políticos. “Las decisiones que tienen en cuenta la información científica son mejores y más inteligentes”, ha proclamado hoy.


Vídeo | Entrevista con Jane Lubchenco / ATLAS


Esta mañana, Lubchenco ha aparecido con un broche con forma de flamenco en la solapa de la chaqueta. Su favorito es otro con forma de estrella de mar. Su tesis doctoral fue precisamente una investigación sobre las estrellas de mar y haciéndola conoció a su marido, Bruce Menge, otro experto en estrellas de mar. Desde entonces, Lubchenco, profesora de la Universidad del Estado de Oregón, se ha convertido en una “líder mundial en ecología y conservación marina”, según ha subrayado el jurado.

Archivado en: cambio climático, ecología, océanos




COMENTARIOS