Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Fracasa la vacuna más prometedora contra la tuberculosis

La vacuna MVA85A no protege contra la enfermedad ni frena los contagios, según ha demostrado un ensayo con más de 2.700 niños en Sudáfrica

Más noticias de: ciencia para el desarrollo, enfermedades olvidadas, salud, tuberculosis, vacunas

Ampliar

Una campaña de vacunación en África / MSF

LEER
IMPRIMIR

El desarrollo de una nueva vacuna para erradicar la tuberculosis ha sufrido hoy un importante revés. Los datos de un gran ensayo clínico para medir la eficacia del compuesto, denominado MVA85A, muestran que no protege a niños de la enfermedad.

La única vacuna existente se creó hace más de 90 años y no es eficaz contra la forma de tuberculosis más extendida en el mundo. La  dolencia mata a 1,4 millones de personas al año. La tuberculosis se ha hecho mucho más preocupante debido a la aparición de variantes resistentes a los fármacos actuales, lo que aumenta su mortalidad provocada y dificulta su tratamiento con los medicamentos actuales incluso en países desarrollados.

Resultados “decepcionantes”

La MVA85A se probó en 2.794 niños en Sudáfrica, un país con alta incidencia de tuberculosis. El compuesto está diseñado para potenciar la acción de la vacuna ya conocida, llamada BCG y usada por primera vez en humanos en 1921. Los resultados de este ensayo clínico, publicados hoy en The Lancet, muestran que el compuesto no aporta mayor protección a los niños y tampoco es capaz de frenar su contagio.

Los resultados son “decepcionantes”, reconoce Christopher Dye, experto del programa contra la tuberculosis de Organización Mundial de la Salud, en un comentario publicado junto a los resultados del ensayo. “La ausencia de eficacia detectable pone a la comunidad que desarrolla vacunas contra la tuberculosis ante un serio reto”, resalta Dye.

La MVA85A era una de las vacunas más avanzadas y prometedoras entre las 16 que se están probando en humanos en estos momentos. Ha sido desarrollada por la Universidad de Oxford (Reino Unido) y financiada por Aeras, el Wellcome Trust y el Consorcio de Oxford de Tuberculosis Emergente (OETC, en sus siglas inglesas). El compuesto había pasado con éxito la primera tanda de ensayos clínicos en los que se analizó si era inocua y se comenzó a comprobar su eficacia. El nuevo ensayo recién publicado es el primero que ha medido su eficacia en niños.

A pesar de lo decepcionante de los resultados, los expertos de la OMS consideran que este no es el “pronóstico definitivo” sobre la utilidad de esta vacuna. Señalan que sería necesario seguir investigando las razones de este fracaso y medir si el compuesto es eficaz por sí solo, por ejemplo.

A pesar de los resultados adversos, el mismo equipo liderado por la Universidad de Oxford ha decidido seguir adelante con otro ensayo de este compuesto en adultos infectados por el VIH en Suráfrica, según ha confirmado a Materia un portavoz de la universidad británica. La tuberculosis es la mayor causa de muerte entre los infectados con VIH en todo el mundo. “Los datos preliminares de este ensayo sugieren que estos pacientes tienen una respuesta inmune más alta que la vista en niños”, han detallado esas fuentes sin aportar números. “La única forma de saber si la MVA85A protege a otros colectivos contra la tuberculosis es haciendo ensayos como este”, han añadido.


REFERENCIA

'Safety and effcacy of MVA85A, a new tuberculosis vaccine, in infants previously vaccinated with BCG: a randomised, placebo-controlled phase 2b trial' doi:10.1016/S0140-6736(13)60177-4


Archivado en: ciencia para el desarrollo, enfermedades olvidadas, salud, tuberculosis, vacunas




COMENTARIOS