Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Hallado en Andalucía el primer banquete de ballena de Europa

Arqueólogos españoles descubren en la cueva de Nerja (Málaga) restos del consumo de carne y grasa de ballena hace unos 14.000 años

Más noticias de: evolución, fauna marina, fósiles, neandertales

Ampliar

Los arqueólogos han encontrado en la cueva restos de crustáeos que sólo viven en la piel de la ballena franca austral / A.A.L.Z

LEER
IMPRIMIR

Hace 14.000 años, muy cerca de lo que hoy es Nerja, un hombre que iba pescar se quedó pasmado mirando a la orilla. Tendida en la arena había una ballena que podía medir hasta 15 metros. Es posible que fuera la primera vez que aquel humano veía una criatura tan descomunal. Sin dudarlo, tal vez ayudado por otros compañeros, troceó cuanta carne quiso y se marchó de vuelta a la cueva para pegarse un festín.

Un nutrido equipo de arqueólogos españoles y de otros tres países ha desenterrado ahora los restos de aquella comilona en la cueva de Nerja. Las sobras del banquete se componen sobre todo de dos especies de balanos, crustáceos que sólo crecen pegados a la piel de la ballena franca austral. La presencia de estos crustáceos en los restos de una hoguera de unos 14.000 años dentro de la cueva no deja lugar a dudas, según los investigadores.

“Este es el primer caso de consumo de carne y grasa de ballena en Europa que se ha documentado”, explica Jesús Jordá-Pardo, coautor del estudio, que se publica en la revista Quaternary International.

barnacleOKAmpliar

Tres de los balanos hallados en Nerja / Quaternary International

Por aquella época, conocida como Magdaleniense, la costa de Nerja era perfecta para el turismo. Hoy el litoral de esta zona de Andalucía está lleno de acantilados y pequeñas calas de arena, pero hace 14.000 años estaba hecho de largas playas de arena con dunas y bosques de pinos, “un paisaje muy parecido al que hoy hay en Doñana”, comenta Jordá-Pardo.

Mariscadas y conejo

Los restos hallados en Nerja ya evidenciaban que los humanos eran afines a la mariscada a base de cangrejos, moluscos y pescado. Tierra adentro, el menú más común era el conejo con algún interludio de cabra. El nuevo hallazgo añade un nuevo matiz de complejidad a la dieta de aquellos homínidos y fortalece la teoría de que, esporádicamente, se comían a los mamíferos marinos que encontraban varados en la playa.

En la misma cueva de Nerja se habían hallado ya vértebras quemadas de delfín y huesos de foca que así lo probaban. Los 167 crustáceos de ballena hallados ahora (la colección más amplia de este tipo de crustáceos desenterrada en un yacimiento prehistórico) prueban que los primeros comedores de ballena documentados fueron los humanos de Andalucía.

“Es un estudio muy interesante y la interpretación que hacen los autores es sensata”, opina Clive Finlayson, director del Museo de Gibraltar y experto en neandertales. Finlayson ha encontrado cerca del Peñón abundantes restos de conchas que prueban que los neandertales también explotaban los recursos marinos, pero nunca ha hallado evidencia de que comiesen ballenas. “Lo más interesante es que la especie de ballena que encontraron es típica del hemisferio sur” comenta el arqueólogo. Es posible que el avance de los hielos antárticos empujase a aquel cetáceo perdido hasta su tumba andaluza.


REFERENCIA

'Occurrence of whale barnacles in Nerja Cave (Málaga, Southern Spain): indirect evidence of whale consumption by humans in the Upper Magdalenian' DOI: 10.1016/j.quaint.2013.01.014


Archivado en: evolución, fauna marina, fósiles, neandertales




COMENTARIOS