Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Un parásito hasta ahora desconocido es letal para los canguros

Una enfermedad parasitaria, similar a la malaria, destruye los glóbulos rojos de la sangre de los canguros gigantes, provocando anemias graves y la muerte

Más noticias de: conservación, veterinaria

Hay varios millones de canguros gigantes en el oriente de Australia Ampliar

Hay varios millones de canguros gigantes en el oriente de Australia / Timmy Toucan

LEER
IMPRIMIR

Un parásito hasta ahora desconocido es letal para el canguro gigante, una especie tan abundante en el oriente de Australia que incluso puede ser tiroteada en algunos estados sin necesidad de ningún papeleo. El parásito, microscópico, se mete en los glóbulos rojos de la sangre de los canguros y los destruye, provocando anemia severa y muerte.

III EN ESTA NOTICIA

Localización del primer caso registrado

III RELACIONADA
La viruela ‘reaparece’ en unas momias congeladas en Siberia

Más: #conservación

El veterinario australiano Kaiser Dawood acaba de describir los tres primeros casos pero, advierte, hay muchos más. En marzo de 2011, un propietario de una finca llevó un canguro de 14 meses y apenas ocho kilos (llegan a pesar más de 60) al Hospital Veterinario de Moruya, un pequeño pueblo costero de Nueva Gales del Sur. El animal tenía los ojos salidos, como los de las liebres, y era incapaz de caminar. En la consulta comenzó a sufrir temblores musculares y convulsiones. Los veterinarios decidieron aplicarle la eutanasia. Cuatro meses después se recibió otro canguro moribundo y las autoridades relacionaron ambos casos con un tercero, observado en febrero de 2006.

El culpable, dice Dawood, es una nueva especie de parásito, Babesia macropus, hasta ahora nunca observada. La enfermedad que provoca es similar a la malaria. “Después de que comunicáramos estos tres casos, los veterinarios comenzaron a hacer análisis de sangre a canguros anémicos y diagnosticaron más casos”, explica Dawood, del Instituto Agrícola Elizabeth Macarthur, un organismo del Gobierno de Nueva Gales del Sur encargado de velar por la salud de los animales del estado.

Una enfermedad “agresiva”

El género de parásitos Babesia cuenta con decenas de especies diferentes, que se transmiten por garrapatas y afectan de manera específica a animales como perros y vacas en algunas regiones del mundo. “Creo que la babesiosis en los canguros es agresiva y causa la muerte a menos que se suministre un tratamiento, aunque también esto puede ser inútil”, alerta Dawood.

«No podemos descartar que el parásito se transmita al ser humano»


Kaiser Dawood
Veterinario del Instituto Agrícola Elizabeth Macarthur

La enfermedad ha pasado desapercibida hasta ahora porque “en la mayoría de los países no se hacen investigaciones serias sobre las causas de la muerte de la fauna salvaje, porque no hay suficiente presupuesto y porque de los animales salvajes no se saca un beneficio económico”, explica el veterinario australiano. Su descubrimiento se ha publicado en la revista International Journal for Parasitology: Parasites and Wildlife.

Antes se pensaba que cada especie del género Babesia parasitaba a un animal específico. Sin embargo, en EEUU se han detectado centenares de casos de babesiosis en seres humanos desde 1982, provocadas por el parásito típico de los roedores silvestres (Babesia microti). Así que, en ocasiones, la enfermedad es una zoonosis: se transmite de los animales al hombre. “No podemos descartar que haya zoonosis causada por la Babesia de los canguros”, admite Dawood.

Glóbulos rojos invadidos por el parásito en la sangre de un canguroAmpliar

Glóbulos rojos invadidos por el parásito en la sangre de un canguro / IJPPW

El canguro gigante, también llamado canguro gris oriental, es una especie considerada “bajo preocupación menor” en la Lista Roja de especies amenazadas. Los censos aéreos llevados a cabo por el Gobierno de Nueva Gales del Sur hablan de al menos cinco millones de ejemplares. Incluso hay cuotas para matarlos y aprovechar su carne y su piel. En 2012, la cuota de caza de canguros gigantes rozó los 800.000.

Sin embargo, Dawood teme a la nueva amenaza: “Todavía no sabemos la tasa de mortalidad de la babesiosis en canguros, porque el número de casos que conocemos es insuficiente, pero creo que está infraestimada. Además, esta enfermedad se puede convertir en epidémica. Algunos canguros de un área concreta de Nueva Gales del Sur fueron diagnosticados con babesiosis”.


REFERENCIA

'Observation of a novel Babesia spp. in Eastern Grey Kangaroos (Macropus giganteus) in Australia' DOI: 10.1016/j.ijppaw.2012.12.001


Archivado en: conservación, veterinaria




COMENTARIOS