Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Premio para el hombre que ayudó a las máquinas a entender a los humanos

Lotfi Zadeh recibe el Premio Fronteras del Conocimiento en TIC por inventar la lógica difusa que ayuda a los ordenadores a entender conceptos imprecisos

Más noticias de: informática, matemáticas

Ampliar

El ingeniero Lofti Zadeh / Fundación BBVA

LEER
IMPRIMIR

Hubo un tiempo en que ningún ordenador por potente que fuera entendía qué es una mujer bella o un coche potente, conceptos que cualquier humano sabría comprender en una fracción de segundo. Se trata de conceptos difusos que no son cuantificables con números y por eso era imposible que una mente informática los entendiese. Hace más de cuatro décadas, un ingeniero de origen iraní afincado en EEUU llamado Lotfi Zadeh se propuso cerrar aquel abismo que separaba a hombres y máquinas creando un nuevo lenguaje compartido que cambió la tecnología para siempre: la lógica difusa.

A sus 91 años, Zadeh ha recibido el Premio Fronteras del Conocimiento en Tecnologías de la Información y la Comunicación que otorga cada año la Fundación BBVA por la invención y el desarrollo de la lógica difusa. El jurado, formado por relevantes investigadores en computación e inteligencia artificial, ha destacado su contribución “revolucionaria” que ha hizo posible que las máquinas entiendan conceptos imprecisos y logren resultados más eficientes.

Gracias a la lógica desarrollada por Zadeh, hoy las máquinas entienden al hombre cuando este ordena que frenen suavemente o que hagan una buena foto de retrato. La lógica difusa está detrás de las cámaras de televisión, los frenos ABS o los tensiómetros. Los avances científicos de Zadeh han generado más de 50.000 patentes sólo en EEUU y Japón además de inaugurar varios campos de investigación que abarcan desde aplicaciones puramente tecnológicas al estudio de campos repletos de ambigüedad como el lenguaje humano.


Vídeo | Declaraciones de Lotfi Zadeh, tras ganar el premio. / ATLAS


De entre todas las aplicaciones de sus cientos de estudios publicados, Zadeh destaca una: el metro de la ciudad japonesa de Sendai. Las máquinas de los trenes que circulan por esta ciudad entienden hasta tal punto conceptos difusos como la suavidad que “un hombre pudo llevar durante el trayecto una taza de café sin derramar ni una sola gota”, ha recordado hoy Ramón López de Mántaras, director del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial del CSIC y secretario del jurado.

Demasiado rápido para ganar dinero

“El hecho de que los científicos japoneses pudieran diseñar un sistema de metro que usa la lógica difusa es digno de aplauso”, ha dicho un humilde Zadeh en una entrevista grabada con motivo de la concesión del premio. El ingeniero, formado en prestigiosos centros de EEUU y que hoy dirige la Iniciativa de Soft Computing de la Universidad de Berkeley, confesó que sigue investigando. Su objetivo ahora es aplicar sus principios a la lingüística para “razonar la evolución de los lenguajes naturales con una máquina humana que emplee lógica difusa e inteligencia artificial”.

Zadeh ha hecho ganar millones a gigantes tecnológicos como Hitachi, Kawasaki, General Electric y muchas otras compañías que han aplicado sus descubrimientos a la electrónica de consumo. Sin embargo, este ingeniero eléctrico nunca ha ansiado patentar sus conocimientos ni crear empresas en torno a ellas . “Posiblemente desarrollar patentes le obligaba a un ritmo de pensamiento más lento que no quiso llevar”, ha apuntado por su parte Luis Magdalena, director del European Centre for Soft Computing, en Mieres (Asturias) y uno de los principales defensores de la candidatura de Zadeh al premio. El Soft Computing, que aúna la lógica difusa, el uso de redes neuronales, algoritmos evolutivos y razonamiento probabilístico, fue creado por Zadeh en 1991.

Archivado en: informática, matemáticas




COMENTARIOS