Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

ENTREVISTA | Alfredo Pérez, Director del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana

“A Rajoy le diría que sin ciencia no hay desarrollo”

El nuevo director del Cenieh ha trabajado en yacimientos claves para entender la evolución humana, incluida Atapuerca. Su principal objetivo al frente será aumentar los beneficios del centro para que sobreviva a los recortes en I+D

Más noticias de: antropología, Atapuerca, evolución, política científica, recortes

Ampliar

Alfredo Pérez / Cenieh

LEER
IMPRIMIR

Si la evolución humana fuese una película, Alfredo Pérez sería el jefe de decorados. Este veterano científico es uno de los padres de la geoarqueología en España, una disciplina que explica por qué se han formado yacimientos arqueológicos y por qué se han conservado hasta hoy. En otras palabras, Pérez reconstruye paisajes prehistóricos en los que se desarrollaron momentos claves de la evolución humana, desde las sabanas en las que vivía el hombre de Atapuerca hace más de un millón de años a los extensos cazaderos cercanos a Madrid donde, hace 40.000 años, vivió una niña neandertal bautizada como Lozoya. Desde hace unos días Pérez es el nuevo director del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana (Cenieh), en Burgos.

Estrechamente asociado a los yacimientos de Atapuerca, que están a unos 20 kilómetros de su sede, este centro financiado por el Gobierno central y el de Castilla y León fue inaugurado en 2009. El objetivo era que sus instalaciones, únicas en España, se convirtiesen en un centro de referencia en España y alcanzasen un personal de 100 personas. Tres años después, como casi cualquier otro organismo de I+D del país, el Cenieh atraviesa un periodo de escasez y recortes de presupuesto. El contrato inicial planeó 39 millones de euros hasta 2016, pero las cantidades anuales se han reducido. Hoy la plantilla apenas supera las 40 personas y no está previsto que se pueda contratar a más científicos en varios años.

Pérez, curtido también como gestor de proyectos en el Instituto Geológico y Minero de España y como director del Centro de Ciencias Medioambientales del CSIC, se ha puesto el objetivo de capear el temporal ofreciendo sus servicios de laboratorio a empresas y rascando más dinero de proyectos europeos. Su otro gran objetivo como director es comenzar el traspaso al Cenieh de las llamadas colecciones de Atapuerca: cientos de miles de fósiles y piezas arqueológicas halladas desde hace casi dos décadas y que hoy están dispersas en centros de Tarragona, Madrid y Burgos.

Alfredo Pérez


Alfredo Pérez (Almería, 1941) es Doctor en Ciencias Geológicas por la Universidad Complutense de Madrid. Ha dirigido y participado en proyectos de excavación en numerosos yacimientos españoles y de otros países como China, Etiopía, Tanzania, Kenia, Costa Rica y Brasil. Desde principios de los años 90 del siglo pasado es responsable de la Geología-Geocronología de los yacimientos de la Trinchera del Ferrocarril de la Sierra de Atapuerca. También desarrolla trabajos de Geoarqueología en la Garganta de Olduvai (Tanzania), en Marruecos (Oujda) y en el norte de Argelia (Mostaganem-Setif-Ngaous). Pérez sustitutye en la dirección del Cenieh a José María Bermúdez de Castro, que dejó el puesto en 2012 para dedicarse plenamente la investigación.

¿Cuáles van a ser sus prioridades al frente del Cenieh?

Lo más urgente son dos cosas. La primera es preparar al Cenieh para salir a la calle y tener visibilidad a nivel empresarial e industrial, que las empresas de Castilla y León vean que tenemos equipamientos que les pueden servir. Tenemos equipos muy versátiles que se pueden dedicar a analizar una cerámica hasta a estudiar un cuarzo para fabricar vidrio. Lo segundo es que el Cenieh se está preparado para recibir las colecciones de Atapuerca. Tenemos cientos de metros cuadrados con contenedores y programas informáticos para catalogar cada una de las piezas. La idea es que puedan venir a verlos científicos de dentro y de fuera y, además, cobraríamos por ello. Se trata de cientos de miles de objetos. Solo del homínido de la Sima de los Huesos hay varios miles. Es ingente, muchísimo material. Hay que ir poco a poco, pero hay que empezar.

El anterior director del Cenieh, José María Bermúdez de Castro, se quejaba a finales de 2011 de que los recortes del 10% del presupuesto del centro no iban a permitir contratar investigadores y la financiación para centros de I+D ha seguido bajando en 2012. ¿En qué estado está el centro en 2013?

Yo creo que no estamos en una situación de emergencia, sino de impasse. Es cierto que no podemos contratar más gente porque no nos dejan, los proyectos competitivos vienen con menos dinero, los contratos Juan de la Cierva y Ramón y Cajal están también disminuidos… Nos quedan buenas opciones de la Unión Europea y el programa 2020, que planea gastar alrededor de 80.000 millones de euros en I+D entre 2014 y 2020, aunque eso aún se está negociando. Y hay otra cosa muy importante: este centro es una ICTS, una Instalación Científica Técnica Singular. Eso significa que ,además de hacer ciencia, tenemos que estar abiertos a terceros. Tenemos unos científicos, unos técnicos y unos equipamientos soberbios y yo espero obtener contratos con empresas y otras instituciones. Eso nos puede permitir mejorar el ratio de autofinanciación, como nos están exigiendo, e incluso hacer nuevos contratos con dinero que no proviene de la Administración.

“No estamos en una situación de emergencia, sino de impasse”

¿Hasta qué punto supliría esta nueva vía las carencias?

En 2012 ya hemos prestado servicios, tanto internos, a los proyectos de investigación del Cenieh, como externos. En estos últimos tenemos entradas de dinero que no son una maravilla, pero que suman decenas de miles de euros al año. Ahora también hemos firmado un contrato con la Diputación de Burgos para el desarrollo del geoparque de la Demanda. Esto nos aportaría también cantidades de decenas de miles de euros.

Pero se acaba de aprobar un recorte de casi 700.000 euros en su presupuesto.

El año pasado se aplicó una bajada que ya se produjo en marzo. Nosotros tenemos un contrato de financiación con las administraciones hasta 2016. Vamos a intentar con todas nuestras fuerzas cumplir con lo que nos piden ellas: que salgamos a la calle, que busquemos contratos, etc. Yo espero que las administraciones se den cuenta y respeten el compromiso económico que tienen con nosotros. Cruzo los dedos. Si cumplen medianamente con su compromiso con este centro no habría problema.

 ”En España, el nivel tecnológico de las empresas es muy bajo”

¿Si tuviera la oportunidad de verse con Rajoy, qué le diría?

Una cosa muy sencilla: que sin ciencia no hay desarrollo. Sin ciencia es imposible que haya la D de desarrollo y la i de innovación. Eso no hace falta que lo diga Alfredo Pérez o tú o quien sea, porque ya lo dice todo el mundo. Ese es el problema de este país y lo dice ya hasta el propio Ministerio: la empresa española no invierte en I+D. Se plantea que la universidad y los centros de investigación no transfieren bien el conocimiento, pero en realidad el problema es que la empresa española no necesita ese conocimiento, en general. Es imposible transferir conocimiento a quien no lo necesita y en España el nivel tecnológico de las empresas es muy bajo. Les resulta más cómodo comprar el conocimiento fuera, adquirir las patentes o pagar los royalties que sean y simplemente aplicar los conocimientos de otros. Así será imposible alcanzar el pleno empleo de calidad. Y eso que hemos mejorado mucho. El nivel de competencia científica y académica no tiene nada que ver con el de hace unos 40 años. Ahora cualquier universidad está perfectamente dotada. Ha cambiado todo mucho, pero la empresa española no ha cambiado casi nada.

Algunos gestores justifican los recortes diciendo que los fósiles van a seguir ahí cuando pase la crisis. ¿Qué opina?

No cabe duda de que si han pasado un millón de años enterrados, lo lógico es que no pase absolutamente nada si se pasan cinco años más. Ya se desenterrarán dentro de diez, 15 o 100 años. Pero si cortas a todos los especialistas que se estaban formando habrá un decaimiento porque hay menos dinero, se excava menos y va menos gente a los yacimientos. También puede haber cierta pérdida de patrimonio cultural, o por lo menos de conocimiento. También hay que pensar que hay museos que están siendo muy visitados y que necesitan renovaciones y nuevos conocimientos. Así que ese argumento es una trampa saducea.

¿Puede la crisis dañar Atapuerca?

No lo creo. Primero, porque el yacimiento está ahí. Segundo, porque queda mucho material excavado en años anteriores y que necesita investigación; el volumen es tan grande que no se puede explotar científicamente todo el material que se saca. Sí es cierto que hay menos dinero y que este año solo se va a excavar un mes, en vez de mes y medio, y con menos gente. Yo espero que no afecte a la calidad de la investigación, pero tal vez mi posición sea optimista.

 ”El hecho de que haya menos becas significa que hay personas que están perdiendo oportunidades”

¿Qué es lo que más le preocupa de los recortes?

En mi campo me preocupa la gente joven. El hecho de que haya menos becas significa que hay personas que están perdiendo oportunidades, y si pasan tres o cuatro años esas personas van a ser difícilmente recuperables. Si se alarga mucho puede ser un problema grave de recuperación. Habría personas que no tomarían las líneas de investigación porque ven que no hay futuro. Esa menor cantidad de gente probablemente sea además de menor calidad para el trabajo científico, con lo que posiblemente los que llegaran dentro de cinco o seis años no tendrían la preparación adecuada.

¿Pasa lo mismo en otros países de Europa?

Sí. Sobre todo a los colegas italianos, que están peor que nosotros. En 2011, durante un congreso en Etiopía, me contaban que habían ido pagándose el viaje de su bolsillo. En Francia también hay problemas graves y los ingleses tampoco están boyantes. En el Cenieh, por ejemplo, tenemos un francés que no pudo quedarse allí. La situación no es boyante, desafortunadamente para Europa, por eso la UE debe darse cuenta de que hay que hacer un esfuerzo más grande por el I+D.



"'¿Por qué estás aquí?', sería mi pregunta para el hombre de Atapuerca"

Alfredo Pérez es un geólogo y, como tal se ciñe, a preguntas que pueda responder analizando el terreno de un yacimiento. Esto le permite “modelizar el paisaje” hasta que toma el aspecto que tuvo hace decenas de miles o milllones de años. Su próximo gran proyecto era viajar a Etiopía para investigar el paisaje en el que vivió el ardipitecus, una especie más antigua que los australopitecos.Pero el proyecto tendrá que esperar un año debido a su nuevo cargo.

Pérez también ha pasado años investigando en Atapuerca, donde vivió el Homo antecessor, el primer humano de Europa, hace más de un millón de años. En este yacimiento “hay miles de preguntas” por responder, dice. “Por qué se comieron a sus congéneres, tal y como hemos observado en Atapuerca, cómo eran las relaciones sociales entre ellos, qué es lo que ocurre en el momento que cazan y por qué cazan una cosa y no otra, por qué utilizan unas materias primas para fabricar unos utensilios y no otros… “, relata.

¿ Y si sólo pudiese hacerle una pregunta a aquella especie extinta, cuál sería? “Les preguntaría por qué están allí. Posiblemente porque el clima era el adecuado y por ello había mucha comida, muchos herbívoros, incluso porque había cavidades en las que guarecerse. Y si me apuras también les preguntaría de dónde provienen. ¿Son una especie africana o asiática? Pero esa es una pregunta más para un paleoantropólogo”, concluye.



Archivado en: antropología, Atapuerca, evolución, política científica, recortes




COMENTARIOS