Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

OPINIÓN

Viñetas para asomarse a la ciencia

por Javier Salas


El dibujante Jordi Bayarri lanza con ‘Darwin, la evolución de la teoría’ la Colección Científicos, una propuesta que pretende acercar a los niños los hitos de la investigación

Más noticias de: Darwin, divulgación, libros

Darwin, la evolución de la teoría Ampliar

Una página del tebeo. / Jordi Bayarri

LEER
IMPRIMIR

Las coloridas y expresivas viñetas de una historieta pueden ser la mejor vía para inocular en los niños el veneno de la curiosidad, el conocimiento y la cultura. Se cuentan por miles los chavales que descubrieron su fascinación por la historia leyendo a Astérix, o por otras culturas gracias a Tintín. En esta corriente podremos situar la Colección Científicos que el dibujante Jordi Bayarri ha puesto en marcha con Darwin, la evolución la teoría como primer ejemplar de una serie de tebeos que pretenden acercar a los chavales los grandes momentos de la ciencia que protagonizaron figuras como el naturalista inglés o Galileo Galilei (comic que verá la luz en 2013).

La vida de Darwin


Título: Darwin, la evolución de la teoría

Autor: Jordi Bayarri

Colección Científicos

Páginas: 48

Precio: 12 euros

En Darwin, la evolución la teoría, Bayarri nos presenta una semblanza del ideólogo de la selección natural de forma muy sencilla, en el mejor sentido de la palabra. El desarrollo de las viñetas consigue que cuatro pinceladas biográficas de Darwin sirvan para construir en la cabeza de un crío un relato: el de cómo un Charles niño, aficionado a los bichos del campo, terminó tejiendo una de las teorías científicas más soberbias de la historia. Desde sus enfrentamientos con su padre, las referencias a su abuelo, su curiosidad innata o las complicaciones del viaje en el Beagle, todo está narrado con un espíritu que, francamente, nos hace recordar aquella magnífica serie llamada Érase una vez… Además, como garantía de calidad y rigor, las obras cuentan con respaldo y asesoría científica.

La Colección Científicos ha conseguido salir adelante gracias al esfuerzo colectivo canalizado a través de una plataforma de crowdfunding o micromecenazgo, después de que el CSIC no pudiera hacerse cargo de un proyecto que inicialmente había apoyado. Una vía que, en muchos casos, se está convirtiendo en la mejor manera de apostar por ideas de calidad que no merecen quedar congeladas por culpa de los rigores de la crisis financiera. En este caso, los primeros pasos de la colección son prometedores.

— Javier Salas, Redactor de Materia

Archivado en: Darwin, divulgación, libros




COMENTARIOS