Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Fotogalería

Cómo entrar en la cabeza de una momia

Científicos de Croacia extraen de una momia el instrumento con el que un embalsamador le sacó el cerebro a una mujer hace 25 siglos

Más noticias de: arqueología, Egipto, medicina, momias

viaje-al-centro-de-la-momia

Los rayos X y la endoscopia permiten recuperar herramientas que se usaron para embalsamar cadáveres hace más de 25 siglos
  • La momia entra en quirófano

    La "quinta momia de Zagreb", preparada en la camilla para un análisis con rayos X.
  • ¿Auténtica o falsa?

    Los rayos X descubrieron varias barras de hierro bajo los vendajes. Al parecer se usaron para juntar las piernas al cuepo y mantener la momia de una pieza. Los arreglos resultaron ser un apaño realizado en el siglo XIX
  • El brazo roto

    Los investigadores han concluido que el cadáver es el de una mujer de unos 40 años. El estudio muestra que sufrió de problemas en la columna vertebral. La mujer también se rompió el brazo derecho. La lesión dejó una visible deformación en el radio y el cúbito.
  • Ojos de cristal

    La tomografía computerizada usa rayos X para desvelar la estructura ósea bajo los vendajes sin necesidad de retirarlos. El equipo fue el primero en combinar esta técnica con la endoscopia para grabar un video de la exploración. La momia tenía ojos falsos de cristal en las cuencas.
  • Endoscopia nasal

    La sonda de endoscopia se introdujo por las fosas nasales de la momia para estudiar el interior del cráneo.
  • Cerebro disuelto

    Los rayos X miden la densidad de los objetos que hay dentro de los vendajes y componen una imagen. Esta desveló un tubo en el interior del cráneo. Al extraerlo, los investigadores lo identificaron como un tallo de bambú o palma que se usó en el proceso de extracción del cerebro, hace más de 25 siglos.
  • La momia 'hermana'

    En 2008, un equipo suizo le hizo un escáner con rayos X a esta cabeza de momia egipcia.
  • La herramienta del embalsamador

    Los investigadores detectaron un objeto dentro del cráneo. Resultó ser un palo que se usó para extraer el cerebro. La datación de carbono le da una fecha entre el 388 y el 196 antes de Cristo.
  • El chico de oro

    El equipo suizo también analizó la momia de este niño de ocho meses cuyo cadáver fue recubierto de polvo de oro.
  • Nueva técnica

    El estudio del cráneo desveló una nueva técnica de extracción del cerebro. En este caso el encéfalo se extrajo por un agujero abierto bajo la oreja izquierda del infante. La datación indica que murió entre los años 18 y 134.
  • Kaipamau

    Esta es una de las imágenes obtenidas por rayos X de las momias del Museo de Arqueología de Zagreb y que forman parte de una exposición que comienza el 18 de diciembre. Bajo el sarcófago se puede observar el cráneo de la momia Kaipamau.
  • La momia enferma

    Mislav Čavka publicó en abril un estudio sobre otra de las momias del museo de Zagreb. Se suponía que era de una mujer llamada Kareset, a juzgar por su sarcófago. Los rayos X demostraron que era en realidad un hombre que sufrió una enfermedad similar al cáncer que ataca al sistema inmune y se conoce como histiocitosis de células de Langerhans.
Viaje a las entrañas de una momia / Mislav Čavka/RadioGraphics


LEER
IMPRIMIR

A mediados del siglo XIX, Juraj Haulik, arzobispo de Zagreb y voraz coleccionista de antigüedades, le regaló una momia al Museo Arqueológico de la ciudad. Aquellos eran los días de la egiptomanía, una moda que había comenzado a principios de siglo con la campaña egipcia de Napoleón y la traducción de la piedra Rosetta. La fascinación por lo egipcio hizo florecer un negocio de compra y venta de reliquias, esculturas, sarcófagos y momias. Muchas de ellas eran burdas falsificaciones que se vendían como auténticas. Nadie sabía si la momia del arzobispo, envuelta en sucios vendajes ocres, contenía restos humanos. Cuando llegó al Museo, alguien la metió en un sarcófago egipcio falso y la reliquia fue tachada de imitación durante un siglo.

El análisis más detallado de la momia hecho hasta la fecha arroja ahora resultados sorprendentes. Un equipo de investigadores liderado por el radiólogo Mislav Čavka, del Hospital Universitario Dubrava (Croacia), ha encontrado la prueba concluyente de que la momia del arzobispo es auténtica. Su equipo ha sido el primero del mundo en combinar la tomografía computerizada y la endoscopia para explorar las entrañas de la momia. La técnica, muy cara y demasiado nociva para ser aplicada con regularidad en los vivos, permite ver el esqueleto con rayos X y observar su interior gracias a un tubo con una pequeña cámara de vídeo como el que se usa para hacer colonoscopias. El experimento demostró que dentro de los vendajes había un cráneo real y, dentro de este, un extraño tubo de unos 10 centímetros. Una vez extraído, el objeto ha resultado ser un tallo de bambú o palma con el que, hace más de 25 siglos, un embalsamador le sacó el cerebro a esta momia.

«Podemos decir que hemos actualizado a Heródoto»


Mislav Čavka
Investigador del Hospital Universitario Dubrava (Croacia)

Hace unos meses, Čavka, médico y especialisata en historia de la medicina, observaba aquel viejo tallo. “Me sentí en ese momento como parte de la Historia”, explica el especialista. “Heródoto, que es nuestra principal fuente de conocimiento sobre las técnicas antiguas de embalsamamiento, sólo habló del uso de anzuelos de hierro para extraer el encéfalo. Él sólo cubrió un pequeño periodo de tiempo así que nosotros podemos decir que hemos actualizado a Heródoto”, añade Čavka.

En 2010, el equipo croata analizó por primera vez la momia del arzobispo con rayos X y dató sus huesos. El vendaje resultó contener los restos de una mujer de unos 40 años que tenía problemas de espalda y que, en vida, se rompió el brazo derecho y vivió lo suficiente para que la rotura quedase completamente curada. Fue embalsamada en una fecha incierta entre el 410 y el 370 antes de Cristo. “No sabemos nada de su identidad o siquiera dónde fue comprada la momia originalmente”, comenta Čavka.

Cerebro disuelto

El nuevo hallazgo en el interior del cráneo aporta un excepcional testimonio sobre cómo preparaban los egipcios a sus muertos para la eternidad. Primero se rompía a través de la nariz la fina lámina de hueso que separa el cerebro del muerto del resto de la calavera. “Luego se removía desde fuera hasta que el encéfalo se convertía en líquido y podía ser extraído”, relata Čavka. Una vez vaciado el cráneo, este se llenaba de resina, un material del que el equipo de Čavka ha tenido que separar el tallo para poder extraerlo del cráneo. “Esta es la prueba definitiva de que se usaban tallos de bambú o de palma en la excerebración”, señala Čavka. Hasta la fecha, sólo otro equipo en Suiza había hecho un descubrimiento similar (ver fotogalería).

La momia del Arzobispo ha pasado a llamarse “la quinta momia de Zagreb”. A partir del martes 18 de diciembre, el Museo Arqueológico de Zagreb abrirá una exposición en la que se mostrarán las cinco momias así como los detalles de su interior gracias a los análisis con rayos X que ha realizado el equipo de Čavka (ver fotogalería).


REFERENCIA

Scenes from the Past: CT-guided Endoscopic Recovery of a Foreign Object from the Cranial Cavity of an Ancient Egyptian Mummy


Archivado en: arqueología, Egipto, medicina, momias




COMENTARIOS