Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

La Wikipedia es más difícil de leer que la Enciclopedia Británica

La edición por parte de expertos provoca que las entradas sean muy precisas y rigurosas pero poco accesibles a lectores medios, según un estudio

Más noticias de: internet, Wikipedia

Enciclopedia Británica Ampliar

Volúmenes de la Enciclopedia Británica. / BostonTx

LEER
IMPRIMIR

La Wikipedia es tan fiable o más que otras enciclopedias convencionales, las más prestigiosas de cada lengua. Así lo defienden diversos estudios, incluido uno publicado en Nature, que aseguraba que la exactitud de la enciclopedia online y colaborativa creada por Jimmy Wales en 2001 era comparable con la de la egregia y celebérrima Enciclopedia Británica. La Wikipedia, que puede ser editada por cualquiera, encuentra en esa peculiaridad su mayor fortaleza: los usuarios se esfuerzan por mejorarla y hacerla más precisa cada día. Sin embargo, ese aspecto puede ser también su peor flaqueza, según un estudio que señala que la Wikipedia es mucho más difícil de leer que la Británica. Tanta mano metiendo la cuchara puede estar estropeando la presentación del puchero.

Asumido que el contenido de las entradas de esta enciclopedia online es más que correcto, los investigadores de la Universidad de Kioto se centraron en examinar cuán legibles son los textos de la Wikipedia en inglés, la más completa (más de cuatro millones de artículos) y consultada. Y la legibilidad de la Wikipedia está muy lejos de lo que debería esperarse de un proyecto que pretende acercar el conocimiento a los internautas, según muestran los meticulosos análisis de estos expertos, adelantados por New Scientist.

La razón que explica esta disfunción es clara, aseguran: la escritura de los artículos suele correr a cargo de editores expertos en la materia, que tratan de alcanzar la mayor precisión en un campo que conocen profundamente. No así otros lectores, que se verán atrapados en una maraña de tecnicismos que rara vez se eliminan para mejorar la comprensión.

21%


Los artículos de la Wikipedia son de media un 21% más difíciles de leer según las distintas herramientas informáticas usadas por los investigadores para el análisis de los textos.

“Dado que el objetivo clave es la precisión”, afirman los investigadores, “todas las simplificaciones, las generalizaciones o explicaciones intuitivas nunca llegan a proporcionarse o pueden ser eliminadas por otros editores expertos que tratan de enmendar cualquier contenido inexacto o ambiguo”. “En consecuencia”, continúa el estudio, “el producto final, después de muchas revisiones, a menudo se hace muy difícil de leer e inaccesible para el lector medio que carece del conocimiento, pericia o capacidades cognitivas”.

Los investigadores usaron, para el análisis de cientos de miles de textos, hasta siete herramientas informáticas distintas; desde las que señalan la edad apropiada para afrontar un artículo hasta las que juzgan si es fácil o no de leer en función de la cantidad de nombres propios o palabras distintas e inusuales con los que estén escritos. Su conclusión fue que “los artículos de la Británica son más fáciles de leer que los de la Wikipedia”, con una diferencia del 21% de media para todas las métricas usadas para el análisis de las entradas.

“La Wikipedia se queda atrás en términos de legibilidad y comprensibilidad de su contenido”, concluyen los autores, que sugieren que la modificación de las directrices editoriales o el marcado automático de los contenidos poco comprensibles para su revisión posterior podrían servir para mejorar esta situación.

Los artículos más difíciles son los de biología y química, por sus tecnicismos

Por apartados temáticos, el estudio asegura que los artículos sobre informática son los más accesibles, frente a los de biología y química, que son los más difíciles de entender. Esto se debe a que contienen numerosos tecnicismos y conceptos complejos que requieren en muchas ocasiones conocimientos previos, palabras que la Británica procura evitar en su explicación. A los autores les llamó la atención que los artículos de historia son muy fáciles de entender porque gramaticalmente están muy bien escritos, pero incluyen demasiadas referencias eruditas (como lugares o personajes concretos poco conocidos) que complicarán la lectura al lego en la materia.

Distintas formas de editar

En este sentido, el estudio indica que la Wikipedia usa demasiados nombres propios en cada entrada, muchos más que la Británica, que en algunas ocasiones se convierten en obstáculos para la comprensión del artículo. Los editores de la Wikipedia no tienen normas firmes referidas a este particular, mientras que los editores de la Británica no se pueden permitir mencionar nombres de demasiados objetos, personas o entidades, a menos que sean necesarios para explicar el tema concreto.

A la Británica no se le podrá acusar de falta de precisión, ya que ha contado con colaboradores de la talla de Albert Einstein, Isaac Asimov, Carl Sagan, Milton Friedman, Marie Curie y León Trotski. No obstante, el trabajo de estas eminencias está siempre sometido a la revisión, tanto en el fondo como en la forma, de un equipo fijo de editores. En el caso de la Wikipedia, es seguro que los mayores expertos mundiales de cada disciplina estarán aportando a diario su conocimiento a las entradas, pero la edición a la que se verán sometidos no tiene la vista puesta en la comprensión de los más simples mortales.

Einstein, Asimov, Sagan, Fiedman, Curie y Trotski colaboraron con la Británica

La Wikipedia en inglés cuenta con 4,1 millones de páginas que se han elaborado con las aportaciones de 18 millones de usuarios registrados, aunque solo 133.000 son usuarios activos, según indica el sitio en sus estadísticas. Los más de 7.000 administradores y revisores de la versión en inglés (o los poco más de un centenar de la edición en español) se rigen por unos principios básicos llamados los cinco pilares y toda una serie de guías y políticas que se fijan únicamente en los métodos de edición y en los mecanismos para conseguir la mayor precisión de los textos. Pero poco dicen sobre cómo hacerlo más accesible a los lectores.

No es la primera vez que se critica a la Wikipedia por ser difícil de leer. Un estudio sobre su precisión en el tratamiento de conceptos relacionados con el cáncer mostró que era extraordinariamente correcta. Sin embargo, se descubrió que los artículos estaban escritos para lectores de nivel universitario, mientras que la enciclopedia de referencia del Instituto Nacional del Cáncer para los oncólogos de EEUU está escrita en unos términos asequibles para jóvenes de 14 años.


REFERENCIA

Is Wikipedia Too Difficult? Comparative Analysis of Readability of Wikipedia, Simple Wikipedia and Britannica


Archivado en: internet, Wikipedia




COMENTARIOS