Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

El mejor centro de investigación de España perderá científicos, según un informe oficial

Un polémico informe de las cuentas del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas causa un enfrentamiento interno y salpica al Ministerio de Economía

Más noticias de: cáncer, I+D, política científica, recortes

Ampliar

El Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, en Madrid, / Madrid MIT Vision

LEER
IMPRIMIR

El mejor centro de investigación de España perderá a parte de sus científicos en 2012. Así lo señala un polémico informe elaborado por la gestión del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), al que ha tenido acceso Materia. El estudio presenta las cuentas del organismo correspondientes a 2011 y realiza una estimación de las de 2012. Según estas, el organismo, puntero a nivel internacional en la investigación del cáncer, perderá siete investigadores (una reducción del 1,5%) dentro de un descenso general del personal de un 3% (un total de 14 personas). Todo esto sucede, según el documento, tras dos años en los que el organismo arroja un déficit que supera el millón de euros tras haber dado beneficios en 2009.

El CNIO es el primer centro de I+D de España según los principales indicadores de excelencia internacional y ha sido elegido por el Gobierno como uno de los más destacados polos de producción científica de primer nivel. Su estructura, basada en una fundación pública, le permite en teoría más flexibillidad para contratar y despedir personal, establecer colaboraciones público-privadas,  así como reducir el número de efectivos dedicados a la administración comparado con otros centros de I+D estatales.

El informe, elaborado por el gestor del CNIO, Juan Arroyo, señala que el centro acumuló un déficit de 1,9 millones de euros en 2011 y que arrastra un “déficit de tesorería” de 9,4 millones de euros, es decir, un agujero de casi 10 millones. En los dos últimos años el centro ha visto recortada la subvención que recibe del Gobierno, que pasó de 22 millones de euros en 2010 a 20 millones estimados para este año. El organismo suele lograr una cifra ligeramente inferior (unos 16 millones de euros) en fondos competitivos en España y la UE.

El trabajo estima que el déficit de 2012 se reducirá a 1,1 millones de euros pero el de tesorería sólo menguará hasta los 9,2 millones. Gran parte de ese “déficit de tesorería” se achaca a la nueva construcción del “Edificio de Energías” (un generador eléctrico para el CNIO y el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares, CNIC) que supondrá un gasto de más de siete millones de euros. También destaca el gasto previsto en pago de créditos concedidos por el Gobierno, que de ser casi insignificante en 2010, se dispara hasta los 3 millones de euros entre 2011 y 2012.

Duro enfrentamiento

El informe ha desatado un enfrentamiento interno en el organismo público. La dirección, encabezada por María Blasco, no acepta estas cifras. Su síntonía con Arroyo es nula y este no le proporciona los datos económicos del centro cuando se los solicita, según fuente cercanas al centro. Las quejas de Blasco han llegado hasta Carmen Vela, secretaria de Estado de I+D (dependiente del Ministerio de Economía). Vela tampoco aprueba la gestión de Arroyo. En una reciente reunión de Vela con María Blasco y la mayoría de los científicos principales del CNIO que se celebró en Toledo, la secretaria de Estado reconoció que quiere deshacerse de Arroyo, pero que tiene dificultades para hacerlo.

El enfrentamiento  ha obligado al Ministerio de Economía a enviar al CNIO a un auditor propio para que haga otro informe de las cuentas y compruebe si los números son correctos. Pero Arroyo ha blindado sus números y no está cooperando con el interventor externo, según fuentes cercanas al centro.

La sintonía de la directora del centro, María Blasco, con el gerente, es nula

El CNIO declinó hacer comentarios sobre el problema que atraviesa el organismo. Por su parte, la secretaría de Estado de I+D, dependiente de Economía, se limitó a señalar que en el último Patronato del CNIO, a principios de noviembre, se acordó la elaboración de un plan de viabilidad tras analizar un informe de la inspección del Ministerio de Economía (que ya anunciaba ese déficit de 1,9 millones). “Este plan ajustará el deterioro de las cuentas de los últimos años y se presentará a mediados de diciembre”, señalaron desde este departamento.

Desde el centro se critica la gestión de Arroyo y comentan que las arcas del centro hay fondos suficientes para hacer frente a las deudas. Señalan que parte del “déficit de tesorería” al que hace referencia Arroyo es en realidad la devolución de los préstamos oficiales que se concedieron al organismo para poner en marcha el programa de Terapias Experimentales, liderado por el investigador Mariano Barbacid. Ese préstamo se concedió en 2007 y ha habido que empezar a devolverlo con intereses ahora, lo que habría inflado el déficit. Doce investigadores de este programa fueron despedidos a principios de año por los problemas de financiación.

Archivado en: cáncer, I+D, política científica, recortes




COMENTARIOS