Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Plutón tiene un hermano más brillante

Las observaciones más precisas hasta la fecha de Makemake, uno de los planetas enanos más lejanos del sistema solar, dejan al descubierto un mundo helado y sin gases

Más noticias de: astrofísica, astronomía, Plutón


Vídeo | /

LEER
IMPRIMIR

En las afueras del sistema solar hay un grupo de planetas a los que se considera unos enanos. El más famoso es Plutón, que hasta 2006 tuvo la categoría de planeta. El resto de la familia es mucho menos conocida, ya que están más lejos y la mayoría fueron descubiertos en 2004 y 2005. Ahora, un gran equipo de 56 astrónomos de España y de otros 10 países ha realizado la observación más precisa de Makemake, uno de esos planetas enanos que, hasta ahora, se consideraban muy parecidos a Plutón.

“Hemos hecho lo más parecido a mandar una sonda espacial al planeta, pero sin mandarla”, resume José Luis Ortiz, astrónomo del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC) y líder del estudio sobre Makemake, que publica hoy Nature. Los astrónomos han observado con algunos de los telescopios más precisos del mundo cómo el planeta enano pasaba delante de una estrella tenue y solitaria hasta ocultarla. Esto ha permitido medir con una precisión no alcanzada hasta ahora su tamaño, densidad y composición (ver vídeo).

Los resultados muestran que Plutón y Makemake son como mellizos: su interior es muy parecido, pero su aspecto exterior es muy diferente. Lo más relevante es que Makemake no tiene atmósfera, lo que le hace reflejar más luz que su hermano. En concreto, Makemake refleja el 77% de la luz de Sol, tanto como la nieve sucia de la Tierra. En cambio, Plutón refleja en torno al 50% de la luz solar, debido a que su atmósfera absorbe el resto.

Ni Ortiz ni el resto de su equipo conocen la razón de esta diferencia, pero tienen una hipótesis. Se cree que Plutón y Makemake están cubiertos de hielo de nitrógeno y otros elementos. Se trata de un compuesto muy volátil capaz de pasar de sólido a gas con un “cambio mínimo en la temperatura”, que normalmente es de menos de 230 grados bajo cero. Las observaciones de Ortiz han demostrado también que Makemake es menos denso que Plutón, lo que le impediría retener los gases, al contrario que a su hermano. Por lo demás, Ortiz señala que ambos planetas deben tener un núcleo muy similar hecho de roca.

1.430 kilómetros


Es el diámetro de Makemake (unos dos tercios el de Plutón) según el estudio

“Hemos visto que Makemake no tiene atmósfera ahora, que está en su punto más alejado del sol [más de 7.000 millones de kilómetros]“, dice el atrónomo, pero tal vez sí la tenga cuando su órbita está más cerca.

Una vez en una década

Las observaciones del equipo de Ortiz son muy valiosas. Para hacerlas ha sido necesario que se alíen los astros (el planeta cruzando ante una estrella del tamaño adecuado y en un fondo lo más oscuro posible) y la mejor tecnología disponible. Lo primero sucedió el 23 de abril de 2011, cuando Makemake ocultó la estrella NOMAD 1181-0235723. Para lo segundo fueron necesarios tres telescopios del Observatorio Austral Europeo en Chile: Very Large Telescope VLT, New Technology Telescope (NTT), y TRAPPIST, cuyas siglas responden a (TRAnsiting Planets and PlanetesImals Small Telescope), además del Observatorio Pico dos Dias, en Brasil. “Probablemente no volvamos a tener una ocasión así en una década”, resume Ortiz.

«Es posible que haya unas cuantas docenas de objetos del tamaño de Makemake o más pequeños aún por descubrir»


Ricardo Hueso
Astrónomo de la Universidad del País Vasco

Su equipo va a seguir estudando otros cuerpos de este tipo, de los que puede haber muchos aún por descurbir. Su próximo objetivo es Haumea, otro de los cinco planetas enanos del sistema solar (el quinto es Ceres). Excepto Ceres, todos los enanos orbitan más allá de Neptuno, el último planeta oficial del sistema solar.

“Es posible que haya unas cuantas docenas de objetos del tamaño de Makemake o más pequeños aún por descubrir”, explica el astrónomo de la Universidad del País Vasco Ricardo Hueso. El estudio de Ortiz, dice, es “un avance sustancial”, ya que pone en evidencia la variedad que hay dentro de la familia de planetas enanos, lo que podría ayudar a explicar su origen. Más difícil, o imposible, será encontrar un nuevo planeta dentro del sistema solar, opina Hueso. Algunos astrónomos llevan años empeñados en encontrar un cuerpo así, ya sea llamado Tyche o Planeta X. La realidad física del sistema solar parece diferente, ya que, según señala Hueso,  “no hay masa suficiente en esta zona como para formar un planeta”.



De conejillo de Pascua a creador de la humanidad

Makemake fue descubierto en 2005 por el equipo de Mike Brown. Este astrónomo estadounidense es famoso por jactarse de ser el hombre que mató a Plutón. Brown apodó a Makemake como “conejillo de Pascua” a falta de asignarle un nombre oficial. Unos días antes había detectado Eris, otro planeta del tamaño de Plutón que orbitaba más allá de Neptuno. Ambos descubrimientos originaron una larga polémica sobre si Plutón debía ser considerado un planeta de pleno derecho.

En 2006 la organización internacional que agrupa a los astrónomos de todo el mundo decidió reescribir la definición de planeta con tres condiciones indispensables: ser esférico, orbitar en torno al Sol y haber limpiado su órbita de “escombros”. Esto dejaba fuera a Plutón, que tiene varios objetos en su órbita. A partir de entonces encabezaría la categoría de planetas enanos en la que también entraban Eris y Makemake. Este último recibió su nombre oficial en honor del dios creador de la humanidad, según las creencias de los rapa nui de la Isla de Pascua.



Archivado en: astrofísica, astronomía, Plutón




COMENTARIOS