Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

España recicla tecnología militar para buscar vida en Marte

La empresa valenciana DAS Photonics adapta un sistema de alerta contra armas químicas para detectar rastros de vida en el planeta rojo. El dispositivo podría enviarse al espacio en 2018

Más noticias de: Curiosity, espacio, fotónica, I+D, Marte

DAS Ampliar

La sala limpia de DAS photonics tiene luz amarilla más ténue de lo normal para no dañar los chips fotónicos que se fabrican en su interior / DAS

LEER
IMPRIMIR

Pasear por los talleres de la empresa valenciana DAS photonics es como ver una película de James Bond. Su fundador, Javier Martí, pasa entre las mesas hablando de guerra electrónica mientras los empleados componen chips, placas, circuitos y soportes. A simple vista parecen el disco duro de un ordenador de sobremesa, pero en realidad son mucho más especiales. Estos juguetes pueden hacer invisibles  a los barcos de guerra ante el radar de los aviones enemigos, inhibir las ondas de radio e impedir que se detonen bombas con teléfonos móviles o incluso alertar a las tropas de un ataque con armas biológicas.

“Si el dispositivo montado en un barco detecta un radar enemigo, este envía muchos ecos de vuelta, de manera que el piloto verá un punto gordo en su pantalla y no sabrá dónde está exactamente el blanco”, explica Martí. Sus dispositivos producen estos engaños en un gran margen de frecuencias, lo que aporta más inmunidad en esa guerra electrónica del radar, que sucede en cuestión de milisegundos. “Somos muy buenos quitando la visibilidad, pero sólo trabajamos en defensa, nunca en ataque”, añade este ingeniero, que también dirige el Centro de Tecnología Nanofotónica de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV). El último de sus inventos también tiene un origen militar, pero su aplicación es muy pacífica: buscar vida en Marte.

“Hemos usado sensores que detectan componentes de armas químicas en el campo de batalla para encontrar moléculas biológicas en el espacio profundo”, resume Martí, que dio el salto de la ciencia a la empresa en 2005. Ese año fundó DAS photonics, una compañía surgida en el seno de la UPV. Tenía cuatro empleados y ganas de aplicar sus avances científicos en fotónica (la doma de los haces de luz para mejorar las comunicaciones) al terreno práctico. Hoy su compañía tiene 40 empleados y sus juguetes compiten con los que fabrican las grandes multinacionales de la defensa como Lockheed Martin o Northrop Grumman.

ExomarsAmpliar

El futuro 'rover' ExoMars está diseñado para taladrar en Marte hasta los dos metros de profundidad / ESA

La Comisión Europea ha encargado a DAS desarrollar durante dos años un chip para detectar rastros de vida que podría ir a bordo de ExoMars. Esta misión pretende enviar al planeta rojo el primer robot de exploración europeo en 2018. El vehículo superaría al robot Curiosity de la NASA en algunas prestaciones, ya que llevaría a bordo un taladro capaz de buscar vida bajo la superficie, allí donde muchos expertos creen que puede estar escondida.

Dos proyectos, uno financiado por el Gobierno español y otro por la Agencia Europea de Defensa, demostraron que el dispositivo de DAS puede olfatear y alertar de concentraciones muy pequeñas de explosivos como el TNT y también de agentes biológicos nocivos como el ántrax. Esa lógica se ha aplicado ahora a la detección de proteínas, microscópicos productos de los genes que rigen el funcionamiento de todos los seres vivos. El detector, basado en una generación de chips que usan luz, será destinado a un entorno no menos hostil que un campo de batalla, ya que la superficie de Marte tiene una temperatura media de 60 bajo cero y habituales tormentas de polvo.

Un quirófano de luz

El corazón de DAS es un lugar llamado “sala limpia”. Es una habitación de 500 metros cuadrados que reposa sobre pilares de hormigón a prueba de vibraciones y es capaz de funcionar sin electricidad durante semanas con generadores diésel de emergencia.  Al otro lado de las ventanas de la sala limpia, bajo una luz amarillenta, hay varias personas embutidas en monos blancos con capuchas y mascarillas que solo dejan al descubierto los ojos. El interior de este cubículo llega a ser 10.000 veces más limpio que un quirófano y dentro se fabrican chips con base de silicio, pero que incluyen nanomateriales que permiten optimizar las señales de luz con las que funcionan. “Esta es la única sala para fabricación nanofotónica industrial que hay en España”, explica Martí. Esta tecnología mejora el funcionamiento de los chips actuales aumentando o perfeccionando las señales de radio con ondas de luz.

A parte de la defensa, la nanofotónica tiene claras aplicaciones para la paz. Uno de los objetivos de la empresa valenciana es multiplicar por 100 el volumen de datos que pueden transmitir los satélites de telecomunicaciones actuales, pasando de los 10 gigabites actuales a un terabite (1.000 gigabites). Este avance se haría aprovechando al máximo el espacio de los actuales satélites, en los que se sustituiría el cableado convencional por otro de fibra óptica.”El objetivo es hacerlo en seis años”, explica Martí, que en este campo trabaja con la Agencia Espacial Europea. Sus nuevos dispositivos se han lanzado a bordo del prototipo Alphasat y volverán a ponerse aprueba a bordo del Proba V, que se espera lanzar en enero de 2013.

Archivado en: Curiosity, espacio, fotónica, I+D, Marte




COMENTARIOS