Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Dejar de fumar prolonga la vida 10 años

Un estudio con más de un millón de mujeres muestra que abandonar pronto el tabaco, antes de los 40 años de edad, supone una década más de vida

Más noticias de: cáncer, epidemiología, salud pública, tabaquismo

Incluso un cigarrillo al día duplica la mortalidad respecto a las no fumadoras Ampliar

Incluso un cigarrillo al día duplica la mortalidad respecto a las no fumadoras / Jonf728

LEER
IMPRIMIR

“Para mantener una figura esbelta, coge un Lucky, no un dulce”, proclamaba en la década de 1930 un anuncio de Lucky Strike que mostraba a una mujer en bañador. “Cree en ti misma. Pide Philip Morris”, decía en otro anuncio el fabricante de marcas de tabaco como Marlboro y Chesterfield, ilustrándolo con la imagen de una mujer elevada como un ser superior y expulsando el humo de su cigarrillo por la nariz. Y en 1968, Philip Morris lanzaba Virginia Slims, una marca orientada a mujeres con eslóganes feministas como “Hacemos Virginia Slims especialmente para las mujeres porque son biológicamente superiores a los hombres”.

Un anuncio de Virginia SlimsAmpliar

Un anuncio de Virginia Slims / SRITA

Ya habían enganchado a los hombres y las tabaqueras se lanzaron a degüello a por las mujeres, en una estrategia de décadas que incluyó empotrarse en las organizaciones femeninas financiando sus actividades, según muestran los documentos internos de Philip Morris.

Ahora, el mayor estudio realizado hasta la fecha, con una gigantesca muestra de 1,3 millones de mujeres, revela los efectos criminales de aquella estrategia de las tabaqueras. El trabajo revela que tanto los riesgos de fumar como los beneficios de dejar el tabaco son mayores de lo que sostenían estudios anteriores.

“Mueren como hombres”

“Si las mujeres fuman como hombres, mueren como hombres, pero, sean hombres o mujeres, los fumadores que dejan el tabaco antes de llegar a la mediana edad ganarán de media unos 10 años extra de vida”, ha explicado en un comunicado el epidemiólogo Richard Peto, profesor de la Universidad de Oxford y coautor del estudio.

Dos tercios de las muertes de las fumadoras se relacionan con el tabaco

Su trabajo ha analizado los datos del llamado Estudio del Millón de Mujeres, un proyecto en marcha del Sistema Nacional de Salud del Reino Unido para hacer un seguimiento a 1,3 millones de mujeres. Todas fueron reclutadas entre 1996 y 2001, cuando tenían entre 50 y 65 años. Rellenaron un cuestionario con sus hábitos de vida, sus factores sociales y su historial médico y volvieron a rellenarlo tres y ocho años después. El seguimiento ha durado, de media, unos 12 años. 66.000 mujeres han muerto en este tiempo.

El análisis de la maraña de datos muestra que dos tercios de las muertes de las mujeres fumadoras se relacionan precisamente con el tabaco: cánceres de pulmón, casos de enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedades del corazón y derrames cerebrales. Las chicas que dejaron de fumar a alrededor de los 30 años de edad evitaron en un 97% el exceso de mortalidad que implicaba seguir fumando. Las mujeres que dieron su última calada a los 40 años lo evitaron en un 90%.

El estudio, publicado en la revista médica The Lancet, también tiene algunos resultados sorprendentes, que encienden las alarmas sobre los llamados “fumadores sociales”. Los datos muestran que incluso las mujeres que fumaban poco al comienzo del estudio, menos de 10 cigarrillos al día, presentaron una mortalidad que duplica la de las no fumadoras. En cuanto a resistir los efectos tóxicos del tabaco, las mujeres no son “biológicamente superiores a los hombres”, como decía el anuncio de Philip Morris. Mueren igual que ellos.


REFERENCIA

DOI: 10.1016/S0140-6736(12)61720-6


Archivado en: cáncer, epidemiología, salud pública, tabaquismo




COMENTARIOS

  • MArta

    Tonterías.

    Siempre se hace el mismo análisis simplista ás propio de un escolar que de unos científicos. Me explico:

    Resulta que «fumar» es un concepto absoluto, como estar muerto o estar embarazada; si fumas 4 pitillos diarios eres fumador. Punto. Si eres fumador moriras joven y desarrollarás enfermedades horribles, da igual que una cajetilla te dure una semana o un día. Aquí no hay medias tintas,

    Como nunca he pensado que los científicos sean subnormales ni mucho menos, son gente inteligentísima, creo que en realidad lo que hay es mucha manipulación y mucho interés de los gobiernos y la industria para echar balones fuera y culpar de todas las enfermedades que produce la contaminación al tabaco.

    Nunca recomiendan fumar con moderación, como sí hacen con el alcohol, que sabemos que no es bueno pero que en pequeñas cantidades tiene hasta efectos beneficiosos para la salud (como se ha demostrado que los tiene la nocotina sobre el cerebro, por cierto).

    Nunca se habla de esos estudios epidemiológicos que demuestran que en entornos rurales donde el tabaquismo es tradicionalmente tan alto y desde edades muy tempranas hasta muy avanzadas, la incidencia del cáncer de pulmón suele ser de aprocimadamente la mitad que en entornos urbanos.

    Huele mal, señores, huele muy mal. Alguien lleva décadas intentando vendernos la moto para que no salgamos a la calle a exigir que las industrias, la automoción o las empresas energéticas, entre otras, dejen de envenenarnos haciéndonos respirar durante 24 horas al día (¿cuántas horas al día respira humo de tabaco un fumador?) aire contaminado.

    ¿Intentan tapar una cosa exagerando los peligros de la otra? Nooo, qué vaaaa! La culpa es del tabaco, y si una persona no ha fumado en su vida y desarrolla una enfermedad de las vías respiratorias será culpa de alguien que fumaba cerca de ella y la convirtió en fumadora pasiva. Qué raro que todas las alergias su transtornos autoinmunes que aumentan cada año en las ciudades no la achaquen al tabaco… Al tiempo…

    En conclusión: Nadie en su sano juicio va a negar que respirar humo regularmente no es nocivo, pero no metamos a todos en el mismo diciendo que el fumador de pitillo después de comer, pitillo a media tarde y pitillo después de cenar tiene más riesgo de morir antes que su vecino que no fuma, porque más daños hace vivir en una gran ciudad, y el efecto de un pitillo cada 8 horas es insignificante (hasta para morir envenenado con cianuro hace falta ingerir una cantidad suficiente en un periodo de tiemp oque el organismo no sea capaz de eliminarla ni de reparar los daños causados).

    Menos dar la matraca conque no fumemos y más exigir aire, agua, suelos y alimentos limpios.

    • caroline

      muy buen comentario .stoy absolutamente de acuerdo.
      mi abuelo fumador de 3 ,4 cigarillos al dia murio con 99 y,de buen humor…conosco en Amazonas indios altos fumadores que a los 90 todavia bailan en sus ceremonias….yplena salud y con muchas risa ( sin dientes ..)
      la fabrica pestosa de gelatina que suelta su pestifera humarera cada dia encima de mi casa, me matara antes de mis poquitos cigarrilos.
      hypocresia.
      todo es malo en exeso.
      la polucion y comida basura lo es.

    • María Quemasdá

      En una palabra ¡Bravo!

      El otro día leí que la OMS ha “reconocido” que la contaminación atmosférica es cancerígena:
      http://actualidad.rt.com/ciencias/view/108796-oms-contaminacion-aire-causa-cancer

      ¡Hay que ser hijísimo de la gran p… para llevar décadas callándose lo que todo el mundo sabía pero los científicos se empeñaban en silenciar: que lo que en realidad nos mata es respirar veneno 24 horas!
      Ojo, no soy fumadora, me molesta mucho el olor a humo de tabaco, y en mi casa no permito que nadie fume, pero porque me repugna el olor, no porque piense que si una tarde respiro humo de cigarrillo vaya a morir de cáncer.
      Como bien dices todos los que hemos crecido visitando con regularidad “el pueblo”, de nuestros padres o abuelos, hemos visto desde pequeños cómo los mayores que conocimos, no tan viejos, en la infancia siguen fumando como carreteros 40 años después, y a sus 80 años siguen encargándose de los animales, el tractor, las chapuzas en casa, y aparentemente sin que les falte en ningún momento un pitillo en los labios, que casi parece que fuera un cigarrillo mágico inagotable. Y luego cuando te enteras de que alguno se ha muerto resulta que es porque tenía diabetes, la tensión alta, por un infarto… casi nunca por un cáncer de pulmón.
      Qué mal huele, no? Parece que si eres de campo eres inmune al cáncer de pulmón o algo así… Lagarto, lagarto…

      Ya está bien de que, como dices, la industria, los políticos, y lo que es aún peor, la comunidad científica, mientan al ciudadano. Debería dar venguenza a los científicos haber estado todas estas décadas haciéndoles el juego a los verdaderos asesinos, porque su deber era leerse esos estudios epidemiológicos que mencionas (yo también los conozco, recuerdo uno sobre la ciudad de Buenos Aires, en concreto, en el que la comparación era, no recuerdo exactamente, pero más o menos lo que dices: alrededor de 50% menos casos de cáncer de vías respiratorias en el campo que en el área metropolitana de BB.AA) y muchísimos más que conocen desde hace medio siglo pero que convenientemente archivan con mucho cuidado.

      No me molesta esta mentira porque quiera defender a los fumadores, repito que me repugna el olor que desprenden, y si se pudiese, prohibiría el tabaco (aunque admito que decir a alguien lo que puede o no puede hacer con su cuerpo es fascismo puro), sino porque echar la culpa a otras cosas les ha servido, y les sigue sirviendo, para seguir envenenándonos y no tener que tomar medidas para dejar de contaminar, medidas que les costaría mucho dinerito, ahí es donde está el quid.

      No fumo, no bebo, no como carne roja, intento hacer deporte 4 días por semana, ¿y aún así tengo que aguantar que la gentuza de la industria química, petrolera, automovilística, etc, etc, me esté matando y diciendo que la culpa es del vecino que fuma y me hace fumadora pasiva? ¿Pero se creen que somos retrasados? El fumador elige si quiere sacrificar salud a cambio de placer (un placer que no puedo comprender, pero bueno, ellos dicen que les produce placer), pero yo no puedo elegir no respirar el aire venenoso de la ciudad donde vivo a no ser que deje todo, mi trabajo, mi gente, mi modo de vida, y me vaya a vivir al campo. Y como yo la cada vez mayor cantidad de gente que vive en grandes ciudades.
      No, señores científicos y divulgadores científicos, dejen ustedes de ser las p*titas de la industria y digan la verdad: seguro que fumar es malo, pero el fumador moderado y el no fumador no correrían la mitad del peligro que corren si el aire de las ciudades no fuera verdadera ponzoña.