Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Un brazo robótico aprende a jugar al ping-pong

Ingenieros alemanes presentan una máquina capaz de memorizar movimientos de jugadores de tenis de mesa y mejorarlos

Más noticias de: Inteligencia artificial, robótica


Vídeo | /

LEER
IMPRIMIR

Si en 1996 el superordenador Deep Blue fue capaz de vencer al campeón de ajedrez Gary Kaspárov, el trabajo de la ingeniera alemana Katharina Muelling hace pensar que algún día un robot podrá batir en una partida de ping-pong incluso al actual campeón olímpico, el chino Zhang Jike.

El robot devolvió casi el 90% de las pelotas en una partida contra un humano

Muelling y su equipo del Instituto Max Planck de Sistemas Inteligentes, en Tubinga (Alemania), han creado un brazo robótico que directamente aprende de los humanos a jugar al ping-pong, gracias a una cámara y a la creación de una biblioteca de movimientos.

La máquina también ha aprendido directamente de Muelling, que ha guiado físicamente el brazo robótico para devolver pelotas en varios ensayos. Enfrentado a una bola en el aire, el robot escoge los movimientos más adecuados mediante un algoritmo e improvisa golpes que nunca antes ha visto.

Robots guiados por sus dueños

Tras más de tres años de entrenamiento, “el sistema fue capaz de jugar una partida de ping-pong contra un adversario humano”, según un resumen de su trabajo que se presentará la semana que viene en Arlington (EEUU) en un congreso de la Asociación para el Avance de la Inteligencia Artificial.

En el comienzo de su último ensayo, el robot fue capaz de devolver el 74,4% de las bolas. “Después de jugar una hora contra un humano, el robot fue capaz de devolver el 88% de las pelotas con éxito”, explican los investigadores.

El trabajo forma parte de un proyecto para desarrollar robots capaces de llevar a cabo tareas después de ser guiados por sus dueños, según explica la revista New Scientist, que ha adelantado el estudio.

Archivado en: Inteligencia artificial, robótica




COMENTARIOS