Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Una victoria electoral dispara las búsquedas de porno entre los votantes del ganador

Los niveles de testosterona caen entre los seguidores del perdedor mientras multiplican el interés por el sexo de los vencedores, según un estudio realizado en los cuatro últimos comicios en EEUU

Más noticias de: elecciones, internet, política, sexualidad

Obama Ampliar

Seguidores de Obama asisten a la noche electoral en la que conquistó la presidencia. / Jeremy M. Farmer

LEER
IMPRIMIR

Es natural imaginar que los socialistas no tuvieran mucho apetito anoche, con dos derrotas electorales simultáneas. Porque los resultados electorales afectan a los votantes en aspectos muy personales, mucho más íntimos e inmediatos que los derivados de un proceso político o legislativo. Que los tuyos ganen o pierdan influye en algo tan prosaico como en el interés de los hombres por el sexo. Los vencidos se quedan con la testosterona por los suelos, como mostró un estudio publicado en PLOS ONE. Mientras, los ganadores se lanzan al ordenador a buscar “porno”, “tetas” y “vídeos xxx”.

Los investigadores han estado analizando las búsquedas de Google en la semana posterior a los cuatro últimos comicios celebrados en EEUU (2004, 2006, 2008, 2010). Su intención era analizar si el resultado global del país afectaba en las búsquedas particulares de cada estado, en función de su tradición política. ¿Qué hacen los estados mayoritariamente republicanos cuando ganan los suyos? ¿Y cuando pierden? ¿Y los demócratas? El resultado, notable y consistente en dos estudios (uno y otro) realizados a lo largo de los cuatro procesos electorales: los que se sienten ganadores se lanzan a por porno en la red, mientras estas búsquedas eróticas se desploman entre los perdedores.

Los niveles de las mujeres de ambos partidos no variaron significativamente

En las elecciones de 2004, George W. Bush derrotó a su rival, John Kerry, y los estados rojos (color del partido republicano de EEUU) aumentaron sus búsquedas de contenidos pornográficos durante la semana posterior a las votaciones. Mientras, en los estados azules (simpatizantes de los demócratas) se desplomaba el interés por ese tipo de contenidos internaúticos. En las legislativas de 2006, los demócratas vivieron una decisiva victoria, conquistando Congreso y Senado, y las búsquedas porno pasaron de los estados republicanos a los demócratas.

La misma correlación se daría después tras la victoria de Barack Obama en 2008 y en la victoria legislativa de los conservadores en 2010. Las regiones con mayor número de simpatizantes de los ganadores muestran una mayor disposición a poner en Google algunas de las palabras clave relacionadas con la pornografía, como tetas, mientras en los lugares con mayoría perdedora caía el número de estas búsquedas con respecto a una semana normal.

La testosterona, el fútbol y la política

Este hallazgo es coherente con el efecto que las derrotas y las victorias tienen en los niveles de testosterona de los hombres, como han demostrado dos estudios previos. En 1998, los investigadores analizaron la respuesta de los fans de equipos de baloncesto y fútbol en partidos considerados de máxima rivalidad. Los niveles de testosterona de los derrotados se desploman, frente al impulso que reciben los de los ganadores.

TestosteronaAmpliar

Gráfico que muestra los índices de testosterona de los seguidores de Obama y McCain tras saberse el resultado electoral. / Duke

Como si de un partido de fútbol se tratara, también se ha demostrado que la testosterona varía notablemente en los hombres tras los resultados electorales. En las presidenciales de 2008 de EEUU, un grupo de investigadores de la Universidad de Duke estudió el estado de esta hormona andrógena en 150 personas en los instantes posteriores al anuncio de la victoria de Obama frente a McCain. Los partidarios del senador republicano, derrotados, registraron un desplome en sus niveles de testosterona: pasaron de algo más de 80 picogramos por mililitro a 60 picogramos al cabo de 40 minutos tras saberse perdedores.

Los niveles de las mujeres de ambos partidos no variaron significativamente, tampoco los de los hombres simpatizantes del Partido Demócrata. Otra cosa es que, aunque no se revelara en su metabolismo, estuvieran más predispuestos al goce, como pudo ser el caso de populares gallegos y nacionalistas vascos en las elecciones de ayer.


REFERENCIA

10.1016/j.chb.2011.01.007


Archivado en: elecciones, internet, política, sexualidad




COMENTARIOS