Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Los peces burlan las leyes de la física para salvar el pellejo

Sardinas y arenques desarrollan un tejido especial bajo sus escamas para que su reflejo de la luz no alerte a los depredadores

Más noticias de: comportamiento animal, etología, fauna, fauna marina, física, óptica

Sardinas Ampliar

Juego de luces a través de un banco de sardinas. / Wanderlasss

LEER
IMPRIMIR

Las superficies reflectantes, como las escamas de los peces, polarizan la luz, un fenómeno que distorsiona los reflejos y que pescadores y fotógrafos evitan usando gafas de sol y filtros polarizadores especialmente preparados. Sin embargo, un estudio publicado en Nature Photonics demuestra que algunas especies de peces han desarrollado una sofisticada estructura en su piel para que actúe como un reflector de alta calidad, tumbando la polarización. Esta capacidad es esencial para los propósitos de camuflaje, evitando que sean vistos con facilidad por delfines y atunes.

Los investigadores de la Universidad de Bristol han descubierto que determinados peces, como las sardinas y los arenques, han logrado la complicada hazaña de engañar a la luz al desarrollar una piel compuesta de varias capas de cristales de guanina con un alto índice de refracción.

Su piel contiene dos tipos distintos de cristal de guanina con diferentes propiedades ópticas que logran que la reflexión de la luz sea prácticamente insensible a la polarización. Duplicadas las capas reflectantes, no importa el ángulo de incidencia de la luz: su estructura permite una reflectividad casi constante desde todos los ángulos de incidencia del sol.

“Esto crea una solución óptima para su propósito de camuflaje”, concluyen los autores del estudio. Al burlar esta ley básica de la reflexión lumínica, consiguen una excepcional adaptación que les ayuda a evadir a los depredadores acuáticos que tienen la visión preparada para detectar cambios en la polarización de la luz, lo que les indica dónde están sus posibles presas.

La piel de estos peces plateados sería la clave para mejorar determinados dispositivos tecnológicos, aseguran los investigadores, como las luces LED o la fibra óptica, que podrían ser más eficientes si logran frenar la polarización como los arenques y las sardinas.


REFERENCIA

Doi:10.1038/nphoton.2012.260


Archivado en: comportamiento animal, etología, fauna, fauna marina, física, óptica




COMENTARIOS