Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

El papel electrónico flexible puede ser una realidad en tres años

Un artículo muestra los pasos necesarios para que el grafeno sea la base de tecnologías que van desde fármacos contra el cáncer a comunicaciones ultraveloces

Más noticias de: física, grafeno


LEER
IMPRIMIR

El grafeno es definido con frecuencia como un material milagroso. Este cristal de carbono de dos dimensiones combina una fuerza inigualable con una excepcional capacidad para transportar calor y electricidad además de otras muchas cualidades inusitadas. Su combinación de transparencia, conductividad y elasticidad lo convierten en un material único para construir aparatos electrónicos flexibles, y estas cualidades combinadas con su impermeabilidad hacen que sea el material ideal para cubrir superficies metálicas y protegerlas de la corrosión.

Recreación de una lámina de grafeno.Ampliar

Recreación de una lámina de grafeno. / Jannik Meyer

Sin embargo, la promesa del grafeno como base para todas estas nuevas tecnologías estará más cerca de cumplirse cuando las cualidades excepcionales de este material obtenidas en el laboratorio se puedan reproducir también en masa. Así lo explica hoy en Nature un grupo de investigadores encabezados por el investigador de la Universidad de Mánchester y ganador del Nobel por su estudio del grafeno Kostya Novoselov.

Altos costes

Los productos que se pueden producir con el grafeno menos refinado serán los primeros en aparecer. El papel electrónico enrollable podría estar disponible, según los autores, en 2015, aunque solo como prototipo. Aún “será necesario que los costes de fabricación desciendan antes de que esté en el mercado”, afirman. Estos aparatos plegables “podrían revolucionar la electrónica”, añaden.

Más adelante, quizá hacia 2020, los autores del artículo creen que este material se podrá producir en la calidad y la cantidad necesaria para aplicarlo a las comunicaciones inalámbricas de alta velocidad o la generación de radiación THz, empleada en imagen médica.

Por último, a partir de 2030, se podría pensar en construir diminutas sondas de grafeno con las que transportar fármacos teledirigidos contra tumores y, en último término, sustituir el omnipresente silicio por el nuevo material milagro.


REFERENCIA

DOI:10.1038/nature11458


Archivado en: física, grafeno




COMENTARIOS