Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Egipto ‘descubre’ que la mutilación genital reduce el placer sexual de las mujeres

Investigadores de la Sociedad Panárabe de Medicina Sexual certifican los efectos negativos de la ablación del clítoris en plena preocupación por la llegada al poder de los Hermanos Musulmanes

Más noticias de: género, sexualidad

Un grupo de mujeres y niñas camina por una calle de El Cairo Ampliar

Un grupo de mujeres y niñas camina por una calle de El Cairo / Dennis Jarvis

LEER
IMPRIMIR

“La literatura existente es contradictoria respecto a los efectos de la mutilación genital femenina en las funciones sexuales. Varios estudios realizados en África en los últimos 20 años han cuestionado el efecto negativo de la mutilación genital sobre la función sexual [...]. Otros estudios sin embargo indicaron que la función sexual de las mujeres con mutilación genital se ve perjudicada”.

Así empieza, en pleno año 2012, un estudio científico dirigido por Tarek Anis, presidente de la Sociedad Panárabe de Medicina Sexual y profesor de sexología en la Universidad de El Cairo (Egipto), que acaba de certificar científicamente que la mutilación genital reduce el placer sexual de las mujeres.

El estudio es histórico porque, como subraya Anis, hay otros trabajos en África que asombrosamente dicen lo contrario. Y también es histórico por el momento en el que se publica: la llegada al poder del partido religioso Hermanos Musulmanes tras la revolución podría tumbar los esfuerzos para detener la mutilación genital en Egipto. En 2008, la dictadura de Hosni Mubarak prohibió la mutilación tras la muerte de una niña en una clínica ilegal. Unicef calculaba entonces que el 91% de las egipcias habían sido sometidas a la resección total o parcial de sus genitales. En el mundo hay unos 140 millones de mujeres que sufren las consecuencias de esta tradición. Y más de 90 millones de ellas están en África, la mitad en Egipto y Etiopía.

Mutiladas a los 8 años

“Pese a los muchos inconvenientes del anterior régimen, los derechos de las mujeres y los niños estaban en la cima de las prioridades de la primera dama [Suzanne Mubarak]. Ahora, con los Hermanos Musulmanes en el poder, los logros de los últimos 20 años en este campo se pueden perder”, lamenta Anis. En abril, varios medios egipcios informaron sobre una caravana médica organizada por el partido religioso que ofrecía la llamada circuncisión femenina en los pueblos del sur del país. Los Hermanos Musulmanes negaron de manera tajante las acusaciones.

El estudio de Anis se llevó a cabo en la primavera de 2011, en plena revolución, en los hospitales de El Cairo, con 650 mujeres de entre 16 y 55 años. La mitad habían sido sometidas a mutilación genital de niñas y la otra mitad, no. El 85% de las mutiladas habían sufrido la resección parcial o total del clítoris, generalmente a la edad de 8 años. El 15% restante también había perdido los labios menores y, en algunos casos, los mayores.

«Con los Hermanos Musulmanes en el poder, los logros de los últimos 20 años en este campo se pueden perder»


Tarek Anis
Presidente de la Sociedad Panárabe de Medicina Sexual

Los investigadores evaluaron entonces a las mujeres mediante el Índice de Función Sexual Femenina, un instrumento que explora mediante cuestionarios el deseo sexual, la capacidad de excitación, de lubricación, la calidad del orgasmo, los problemas con la penetración y la satisfacción con la vida sexual. Por primera vez, los científicos han aplicado una versión en árabe del índice desarrollada por ellos mismos. El cuestionario no incluye palabras explícitas que podrían ser inaceptables para algunas mujeres musulmanas, impidiendo sus respuestas.

Las encuestadas sin los genitales mutilados presentaron un índice “significativamente más alto” que las mutiladas en cuanto al deseo, la excitación, la lubricación, el orgasmo y la satisfacción. Respecto al dolor en la penetración, el trabajo, publicado en The Journal of Sexual Medicine, no detectó diferencias entre ambos grupos.

Garantizar la virginidad

“Varios estudios socioantropológicos realizados en África en los últimos 20 años han rebatido lo que ellos llaman asunción occidental de que el clítoris es importante para la respuesta sexual femenina”, explica Anis. Uno de estos estudios, incluso, fue elaborado en 2005 por Carla Obermeyer, de la Universidad de Harvard (EEUU), y concluía: “La evidencia disponible no apoya la hipótesis de que la circuncisión femenina destruye la función sexual o impide el disfrute de las relaciones sexuales”.

En 2005, un estudio de la Universidad de Harvard no encontró evidencias de que la mutilación afectara al placer

En 2010, la OMS llevó a cabo un estudio en los suburbios de El Cairo y dos pueblos del sur del país para entender la generalización de la mutilación genital en Egipto. Los investigadores encontraron que la mayor motivación para cortar el clítoris de las niñas era garantizar su virginidad hasta el matrimonio y su fidelidad tras la boda. Los encuestados pensaban que el deseo sexual residía en el clítoris. Y la afición de los hombres jóvenes a las películas pornográficas había reforzado la creencia de que “la falta de mutilación genital conduce a las mujeres a la promiscuidad y a la sexualidad excesiva”, según el informe de la OMS.

Los egipcios relacionaban el clítoris con el deseo, pero no con el placer sexual. La mayoría pensaba que una mujer que hubiera sufrido la resección podía llevar una vida sexual satisfactoria dentro del matrimonio.

Superar el analfabetismo

“Esperamos que documentar los efectos negativos de la mutilación genital en la función sexual de las mujeres sirva para apoyar los esfuerzos para abandonar esta tradición”, concluyen los investigadores en su histórico estudio.

Las momias muestran que el deseo sexual de las mujeres egipcias lleva 5.000 años perseguido

El médico Mohsen Gadallah, , experto en salud pública de  la Universidad Ain Shams de El Cairo, recuerda que “todavía hay resistencia a renunciar a esta tradición, especialmente en las áreas rurales del sur de Egipto, pero las tasas de niñas sometidas a mutilación genital bajan, aunque muy lentamente”. Gadallah, ajeno a esta investigación, insta a las autoridades a “mejorar la educación y superar el analfabetismo” para eliminar la mutilación genital femenina, una tradición ya presente en el Antiguo Egipto, según se puede observar en algunas momias.

El deseo de las mujeres egipcias, recuerda el presidente de la Sociedad Panárabe de Medicina Sexual, lleva 5.000 años perseguido.

Archivado en: género, sexualidad




COMENTARIOS