Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

La ciencia acaricia la vacuna contra el dengue

Un ensayo clínico muestra por primera vez que es posible una vacuna segura y efectiva contra esta enfermedad, que infecta a 100 millones de personas cada año y mata a 20.000

Más noticias de: ciencia para el desarrollo, dengue, enfermedades olvidadas, latinoamérica, vacunas

Operativo de prevención contra el dengue en Buenos Aires Ampliar

Operativo de prevención contra el dengue en Buenos Aires / Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

LEER
IMPRIMIR

El miércoles 29 de agosto, un grupo de militares de los comandos especiales entró, fusil en mano, en las urbanizaciones del municipio salvadoreño de Ilopango. Casa por casa, fueron sacando a los vecinos de sus hogares. Unas 3.000 viviendas fueron vaciadas, según contó el diario La Prensa Gráfica, ante el rechazo de las pandillas armadas de la zona. Pero el enemigo que perseguían los soldados no eran los miembros de la Mara Salvatrucha, sino un adversario todavía más peligroso: los mosquitos.

El dengue, una enfermedad provocada por cuatro tipos diferentes de un virus inoculado por mosquitos, apenas es conocido en Europa occidental, pero se está expandiendo por el mundo a una velocidad imparable. Más de 2.500 millones de personas se encuentran en riesgo de contraer el dengue, según la Organización Mundial de la Salud. Cada año hay unos 100 millones de infectados, en un centenar de países de África, América, el sureste asiático y el Pacífico occidental. No hay tratamiento específico ni vacuna. 20.000 personas mueren cada año por la enfermedad. Por eso, los comandos especiales de El Salvador llevaban, además de fusiles contra las pandillas, bombas termonebulizadoras, para fumigar contra las larvas de los mosquitos del género Aedes.

Ensayos con 4.000 niños

Es una batalla de trincheras pero, como ocurrió en la Segunda Guerra Mundial, mientras se lucha cuerpo a cuerpo en el frente los científicos preparan una bomba atómica para acabar esta guerra de golpe. Derek Wallace es uno de estos investigadores. Su equipo publica hoy en la revista médica The Lancet “la primera demostración de que una vacuna segura y efectiva contra el dengue es posible”. El avance ya fue presentado en julio por la farmacéutica en la que trabaja Wallace, Sanofi Pasteur, pero los resultados no se dan por válidos hasta que se publican en una revista científica.

Los científicos han probado la vacuna en un grupo de 4.000 niños tailandeses de entre cuatro y once años y ha funcionado, pero sólo contra tres de los cuatro tipos del virus. Su eficacia oscila entre el 60% y el 90%. “El serotipo DENV2 ha esquivado la vacuna, lo cual es una sorpresa”, señala Wallace. Sanofi Pasteur lleva a cabo ahora análisis para entender a qué se debe este talón de Aquiles, “observado en este contexto epidemiológico particular de Tailandia”, según subraya el experto. La seguridad de la vacuna, aseguran, es “excelente” tras dos años de seguimiento desde la primer dosis.

«La vacuna podría estar disponible en 2015 en los países en los que el dengue es una prioridad para la salud pública»


Derek Wallace
Investigador de Sanofi Pasteur

“Los ensayos que ya se están llevando a cabo con 31.000 voluntarios en 10 países de Asia y América Latina serán importantes para documentar la eficacia de este candidato a vacuna en una población más amplia y en diferentes contextos epidemiológicos”, detalla Wallace. Para Sanofi Pasteur, la mayor empresa de vacunas del mundo, no está en juego sólo la salud de millones de personas. La compañía calcula que su producto contra el dengue puede generar unas ventas de 1.000 millones de euros cada año, según la agencia Reuters.

“Si tenemos éxito con los ensayos que estamos haciendo ahora, la vacuna podría estar disponible en 2015 en los países en los que el dengue es una prioridad para la salud pública”, avanza Wallace.

El experto Cameron Simmons, ajeno al proyecto de Sanofi Pasteur, aplaude con matices el estudio desde la ciudad vietnamita de Ho Chi Minh, donde se encuentra su lugar de trabajo: el Centro de Medicina Tropical de la Universidad de Oxford. “Ha sido un poco decepcionante que la vacuna sólo proteja contra tres de los cuatro virus del dengue”, opina. Simmons es uno de los miembros del comité científico sobre el dengue de la Organización Mundial de la Salud. “Para nosotros, crear una vacuna barata, segura, sencilla de administrar y efectiva ha sido siempre como el santo grial. Los resultados obtenidos en este ensayo sugieren que el santo grial, aunque todavía escurridizo, está un pasito más cerca”.



La lucha por la vacuna de los 1.000 millones de euros

La multinacional francesa Sanofi Pasteur va destacada, pero no es la única en la carrera hacia la vacuna contra el dengue, que además de salvar decenas de miles de vidas creará un volumen de negocio de 1.000 millones de euros cada año. La segunda mayor compañía farmacéutica del mundo, la británica GlaxoSmithKline (GSK), se asoció en 2009 con la Fundación Oswaldo Cruz de Brasil para desarrollar una vacuna. Hace un año comenzaron los ensayos clínicos. La intención de GSK es lograr una vacuna de una sola dosis, lo que facilitaría la administración en zonas remotas. La candidata de Sanofi Pasteur requiere tres dosis.

Otro gigante del sector, la estadounidense Merck, también se metió en la carrera en 2010, al comprar los derechos de una candidata a vacuna de la empresa Hawaii Biotech. Y la también estadounidense Inviragen prueba ya su vacuna en humanos en Puerto Rico, Colombia, Singapur y Tailandia.

Hay muchos corredores, pero Sanofi Pasteur ya celebra la victoria. La farmacéutica ha invertido 350 millones de euros desde 2009 para construir un nuevo centro de producción en Neuville-sur-Saône (Francia). Allí, asegura, fabricará su vacuna contra el dengue.




REFERENCIA

DOI: 10.1016/ S0140-6736(12)61428-7


Archivado en: ciencia para el desarrollo, dengue, enfermedades olvidadas, latinoamérica, vacunas




COMENTARIOS