Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

La extraña pareja galáctica

El Hubble toma una imagen de dos galaxias, una elíptica y una espiral, que muestra la diversidad de la fauna cósmica

Más noticias de: astrofísica, astronomía

Messier 60 y NGC 4647 Ampliar

La galaxia elíptica Messier 60 (izquierda) junto a la espiral NGC 4647 (derecha) / NASA/ESA / NASA/ESA

LEER
IMPRIMIR

Arp 116 es una pareja de galaxias peculiar. Formada por la gran Messier 60, una galaxia de tipo elíptico, y la pequeña espiral NGC 4647, es una muestra interesante de dos de las especies galácticas que pueblan el universo. En el retrato de familia, tomado por el Telescopio Espacial Hubble (NASA/ESA), se pueden ver las importantes diferencias de tamaño, estructura y color.

Messier 60 es muy brillante pese a que, como galaxia elíptica, se trata de una especie de asilo de estrellas. La edad de sus habitantes se puede deducir de su color dorado, fruto del tipo de brillo que desprenden estrellas frías, rojas y ancianas. Se cree que este tipo de concentraciones estelares son en realidad el fruto de la colisión de otros tipos de galaxias.

Por otro lado, NGC 4647 tiene un resplandor azulado, producido por las energéticas reacciones nucleares de sus jóvenes estrellas. Esta galaxia es del mismo tipo que la Vía Láctea, en la que se encuentra la Tierra, y podría acabar en un futuro formando parte de una supergalaxia como Messier 60. Esto sucedería si, como predicen algunos modelos, acabase colisionando con la galaxia elíptica Andrómeda.

Pese a su proximidad, aún no se ha podido determinar si estas dos galaxias interactúan. Si fuese así, la relación de esta pareja de galaxias tendría ciertas similitudes con la de la Luna y la Tierra, en la que la gravedad de una influye sobre la otra provocando mareas y otros fenómenos. En el caso de Arp 116, las “mareas” soliviantarían las nubes de gas galácticas provocando su colapso y la formación de nuevas estrellas.

Archivado en: astrofísica, astronomía




COMENTARIOS