Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Muere Neil Armstrong, el primer hombre en pisar la Luna

El astronauta falleció a los 82 años de edad después de someterse a una cirugía de derivación cardiaca a principios de este mes para aliviar una obstrucción de las arterias coronarias. El presidente de EEUU, Barack Obama, ha calificado a Armstrong de “gran héroe estadounidense”

Más noticias de: armstrong, espacio, luna, obituario

El astronauta Neil Armstrong. Ampliar

El astronauta Neil Armstrong. /

LEER
IMPRIMIR

Neil Armstrong, el primer hombre que caminó sobre la Luna, ha muerto hoy a los 82 años de edad, según ha informado la cadena de noticias estadounidense NBC y después ha confirmado su familia.  Ha fallecido a los pocos días de haber cumplido los 82 años de edad. El astronauta había sido operado recientemente del corazón, y unas complicaciones en su recuperación han sido la causa del fallecimiento. La NASA ha expresado sus condolencias a través de su cuenta en Twitter, y el presidente de EEUU, Barack Obama, ha calificado a Armstrong de “gran héroe estadounidense”, y dijo estar “profundamente triste” por la noticia. ”Neil era uno de los grandes héroes estadounidenses, no sólo de su tiempo, sino de todos los tiempos”, dijo en un comunicado.

«Era el mejor, y le voy a echar terriblemente de menos»


Michael Collins
Tripulante del 'Apolo 11'

“Tenemos el corazón roto”, ha dicho la familia, en una nota publicada en la web de la NASA. “Neil Armstrong era reacio a reconocerse como un héroe americano y siempre creyó que, simplemente, estaba haciendo su trabajo”. El comunicado continúa: “Para aquellos que se pregunten qué pueden hacer para honrar a Neil tenemos una simple petición. Honrad su ejemplo de servicio, logros y modestia, y la próxima vez que caminéis en una noche clara y observéis a la luna sonriéndoos, pensad en Neil Armstrong y guiñadle un ojo”.

La familia ha creado una página web en la que ofrecerá más detalles sobre el funeral del astronauta y los distintos homenajes que se anuncien. Uno de sus compañeros en la aventura lunar, Michael Collins, ha dicho simplemente: “Era el mejor, y le voy a echar terriblemente de menos”. Su tercer compañero, Buzz Aldrin, ha resumido en Twitter: “Mis condolencias a toda la familia Armstrong. Se le echará de menos”

El 20 de julio de 1969, uno de cada seis humanos se plantó delante del televisor para ver cómo este hombre, nacido en la pequeña ciudad de Wapakoneta (Ohio, EEUU), descendía desde el módulo Eagle para plantar su pie izquierdo sobre la superficie de nuestro satélite.


Vídeo | "Un pequeño paso para el hombre..." /


“Es un pequeño paso para el hombre, un gran salto para la humanidad”. Sus palabras se quedaron grabadas para siempre como el punto culminante de la exploración espacial tripulada, como se puede escuchar en este audio de la NASA, y también sus huellas: podrían permanecer allí millones de años, ya que en la Luna no hay viento.

“Houston, aquí Base Tranquilidad. El Águila ha aterrizado”, dijo Armstrong cuando llegaron a la Luna, comunicando a la Tierra que él y sus dos compañeros habían logrado culminar una de las mayores hazañas de la historia de la humanidad. Armstrong y Buzz Aldrin pasaron unas dos horas en la superficie de la Luna (Michael Collins, no llegó a pisarla), estudiando su superficie y recogiendo rocas.

Neil Armstrong, en la Luna.Ampliar

Neil Armstrong, en la Luna. / NASA

Nacido el 5 de agosto de 1930, Armstrong creció con las hazañas del piloto Charles Lindbergh y contaba que aprendió antes a pilotar un avión que a conducir un coche. Antes de ser astronauta, Armstrong fue piloto de pruebas en el Centro de Investigación de vuelo de la NASA en Edwards, California.

Pilotó alrededor de 200 modelos diferentes de aparatos voladores y en 1962 fue transferido al programa de astronautas. En 1966, Neil Armstrong, a bordo de la misión Géminis 8, fue el primer hombre en realizar con éxito un atraque entre dos vehículos en el espacio.

De izquierda a derecha, Michael Collins, Neil Armstrong and Buzz Aldrin, tripulantes del ‘Apollo 11′, durante un homenaje en el Capitolio, en 2009.Ampliar

De izquierda a derecha, Michael Collins, Neil Armstrong and Buzz Aldrin, tripulantes del 'Apollo 11', durante un homenaje en el Capitolio, en 2009. / NASA

La de Neil Armstrong es una carrera repleta de honores, nombramientos y premios. Fue condecorado en 17 países, recibió la Medalla Presidencial de la Libertad y la Medalla de Honor Especial del Congreso de EEUU y también poseía decenas de premios de las organizaciones dedicadas a la astrofísica en su país, entre ellas, claro, la NASA.

“En nombre de toda la familia de la NASA, quiero expresar mis condolencias a Carol [la mujer del astronauta] y el resto de la familia Armstrong”, ha dicho el director de la NASA, Charles Bolden, en la página de Facebook del organismo. “Mientras haya libros de historia, Neil Armstrong estará incluido en ellos, recordado por dar el primer pequeño paso de la humanidad a un mundo más allá del nuestro”.



"No me sentí como un gigante. Me sentí muy, muy pequeño"

Pese a ser el primer hombre en pisar la Luna, Neil Armstrong nunca fue una estrella mediática como Buzz Aldrin, el segundo en la gesta. Una muestra de su carácter la dan sus sensaciones cuando caminaba sobre el satélite. “De repente, me di cuenta de que aquel guisante diminuto, bonito y azul, era la Tierra. Levanté mi pulgar y cerré un ojo, y mi pulgar ocultó el planeta Tierra. No me sentí como un gigante. Me sentí muy, muy pequeño”, dijo.

Tras el aterrizaje y los honores como héroe nacional, Armstrong vivió apartado de la vida pública en su granja de Ohio, se dedicó a dar clases de ingeniería en la Universidad de Cincinnati y se sentó en los consejos de administración de empresas como United Airlines. Nunca quiso firmar autógrafos y ofreció muy pocas entrevistas. La que posiblemente sea la última de ellas, en mayo de este año, se la ofreció a un colegio de contables de Australia.



Archivado en: armstrong, espacio, luna, obituario




COMENTARIOS

  • Samanta Foll

    Si Cristobal Colón hubiera llegado a la luna en vez de llegar al continente americano, tambien hubiera dejado chiquito a cualquiera que se pusiera por delante.