Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

El cambio climático permitió la creación de la primera momia

La mejora del clima y el aumento de los recursos hizo florecer en Chile y Perú la cultura que inventó la momificación

Más noticias de: antropología, arqueología, latinoamérica, momias


LEER
IMPRIMIR

Hace 7.000 años los humanos aprendieron a hacer momias por primera vez. No sucedió en Egipto, sino en la costa del desierto de Atacama, en lo que hoy es el norte de Chile y el sur de Perú. Las razones que les llevaron a hacerlo son aún un misterio, pero un nuevo estudio publicado hoy señala que el cambio climático fue determinante en la aparición de una técnica que después usarían otras civilizaciones para inmortalizar a sus reyes.

Una momia chinchorroAmpliar

Una momia chinchorro / Bernardo Arriaza

El trabajo se centra en el estudio de los chinchorros, un pueblo de cazadores y recolectores que habitó Atacama hace entre 9.000 y  3.500 años. Este pueblo fue el primero en aprender a preservar cadáveres momificados extrayéndoles los órganos y aplicando diferentes técnicas de conservación. Fruto de sus prácticas hoy se conocen cientos de momias de niños y adultos.

El clima extremo del desierto de Atacama, el más seco del planeta, favoreció la momificación natural de los cadáveres enterrados. Pero el nuevo trabajo, realizado por investigadores de Chile y Francia, señala que fue el aumento de la cantidad de agua dulce en la costa de Atacama lo que permitió a los chinchorros dar el salto hasta dominar prácticas culturales complejas como la momificación.

“La momificación artificial apareció durante un periodo de mayor flujo de agua dulce en la zona costera y más recursos marinos, que a su vez ocasionó un aumento de la población que aceleró la aparición de innovaciones culturales”, explican los autores del estudio, publicado hoy en PNAS.

Auge y caída

El trabajo, codirigido por el experto en cultura chinchorro Bernardo Arriaza,  estima que este pueblo alcanzó un pico de población durante una etapa más húmeda que se extendió en el periodo de hace entre 8.000 y 4.000 años. Los autores resaltan que esa misma época “coincide estrechamente” con el desarrollo de la momificación artificial por parte de este pueblo. Según el trabajo, los chinchorro inventaron la técnica para preservar a sus muertos aprendiendo de la momificación natural que tenían a simple vista en el desierto de Atacama.

Mapa de los principales yacimientos chinchorroAmpliar

Mapa de los principales yacimientos chinchorro / PNAS

Unas 100 generaciones después, el clima también fue responsable del ocaso de esta cultura. Según los autores, hace unos 4.400 años “prácticamente desaparecen” las prácticas de momificación de los chinchorros en los principales yacimientos. Ese fenómeno coincide con un drástico cambio hacia climas más áridos hace entre 5.000 y 4.000 años que redujo los alimentos disponibles y disminuyó la población hasta que los conocimientos de momificación “se perdieron”, concluye el trabajo.


Momias negras, rojas y embarradas

Los chinchorros desarrollaron varios sistemas de momificación. Fruto de ellos existen las llamadas momias rojas y negras, así como otras preservadas con barro. Para hacer una momia negra se desmembraba un cadáver para tratarlo y luego unir de nuevo sus partes. Las momias rojas muestran que sus órganos fueron extraídos por incisiones. Esta cultura alternaba las diferentes técnicas al mismo tiempo, incluyendo la momificación natural gracias al excepcional clima del desierto de Atacama. Algunos autores han propuesto que las diferentes técnicas podrían responder al diferente estatus social de los momificados. El nuevo estudio apunta a que esta variedad de técnicas tal vez se debiera a simple experimentación hasta conseguir el método más fructífero para preservar los cadáveres.


Archivado en: antropología, arqueología, latinoamérica, momias




COMENTARIOS