Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

Hallado en Kenia un posible ‘fundador’ del género humano

Un equipo halla fósiles que apoyan la hipótesis de que existieron varias especies humanas en los albores del género Homo. La propuesta ha sido cuestionada durante cuatro décadas

Más noticias de: evolución, fósiles, homínidos

Cráneo de Koobi Fora Ampliar

Cráneo de Koobi Fora /

LEER
IMPRIMIR

Un equipo de científicos ha desenterrado en Kenia los restos de lo que podría ser uno de los primeros miembros del género humano. Los fósiles tienen una antigüedad de entre 1,9 y 1,78 millones de años y complican los orígenes del género Homo, que evolucionó hasta comprender más de una decena de especies de la que solo el Homo sapiens sigue existiendo. Según el análisis de los huesos, el género tuvo tres miembros iniciales, algo así como los fundadores de la humanidad, entre los que estaría la nueva especie de Kenia.

Meave Leakey (izquierda) y Fred Spoor, durante las excavaciones.Ampliar

Meave Leakey (izquierda) y Fred Spoor, durante las excavaciones. / Mike Hettwer

El trabajo resucita una polémica que ha durado 40 años. En 1972, el equipo de la famila de paleoantropólogos más famosa de la ciencia, los Leakey, halló un extraño cráneo humano en Koobi Fora (Kenia). Las formas de la calavera no encajaban con las de Homo habilis, una especie de humano que los Leakey habían descubierto en 1964 en Tanzania. El habilis andaba erguido, usaba herramientas de piedra y era considerado el Homo más antiguo.

‘Homo rudolfensis’

El cráneo de Koobi Fora apoyaba la existencia de otro linaje primitivo dentro del género humano, tal vez con mayor capacidad cerebral que el habilis. Otros expertos señalaron que era tan solo un habilis deformado. 40 años después, a la especie keniata se la conoce como Homo rudolfensis y su existencia sigue siendo discutida por muchos científicos. Los nuevos restos, también desenterrados por miembros de la familia Leakey en Koobi Fora, refuerzan ahora la teoría de los dos linajes.

«El Este de África era mucho más variado en especies del género Homo de lo que pensábamos »


Fred Spoor
Investigador del Instituto de Antropología Evolutiva Max Planck

Los nuevos fósiles incluyen un fragmento de cara de un individuo joven y pequeño y dos mandíbulas, una de ellas casi completa. Los huesos son muy parecidos a los de los fósiles desenterrados en 1972 e incluso encajan con el cráneo original hallado por los Leakey en Koobi Fora. Sin embargo, los dientes y la forma de los huesos no se corresponden con Homo habilis ni con Homo erectus, el tercer miembro fundador de este género que vivió un poco después y se extendió hasta Asia y es un ancestro del actual Homo sapiens. Más allá de erectus se pierde la pista, por lo que no se sabe si el ancestro de esta especie fue habilis, rudolfensis u otro, señalan los autores del nuevo estudio, publicado en Nature.

Una de las mandíbulas halladas.Ampliar

Una de las mandíbulas halladas. /

“Los hallazgos nos muestran que el Este de África era mucho más variado en especies del género Homo de lo que pensábamos y que tal vez sobrevivieron a la vez ocupando diferentes nichos y con diferentes dietas”, explicó ayer Fred Spoor, investigador del Instituto de Antropología Evolutiva Max Planck y coautor del estudio. “Los indicios de que esta es una nueva especie aumentan mucho con estos hallazgos y confirman la existencia de dos linajes de Homo primitivos”, señaló Spoor.

“La razón por la que muchos eran escépticos sobre rudolfensis es que podía ser simplemente un habilis macho”, opina Bernard Wood, paleoantropólogo de la Universidad George Washington (EEUU). Wood no ha participado en el estudio, pero hace años analizó los restos de ambas especies para intentar discernir si eran una cosa o la misma. Fue muy difícil, pues los restos originales del habilis no incluyen la cara y solo tienen una mandíbula inferior deformada que impiden la comparación con los restos de Kenia, según Spoor. Los nuevos restos  desenterrados son de individuos más pequeños que “no parecen los de un macho de habilis”, opina Wood. “Creo que el equipo tiene ahora buenos argumentos para decir que esta es una nueva especie”, concluye.


REFERENCIA

DOI: 10.1038/nature11322


Archivado en: evolución, fósiles, homínidos




COMENTARIOS