Materia, la web de noticias de ciencia

Lee, piensa, comparte

La ley de la selva manda en los naufragios

Un estudio de 18 grandes hundimientos comprueba que sobreviven el doble de hombres que de mujeres a estos desastres. Los que menos perecen son la tripulación y los capitanes y los que más, los niños

Más noticias de: comportamiento, estadística, Titanic

Labores de salvamento en el 'Princess of the stars' hundido en 2008 cerca de Filipinas. Ampliar

Labores de salvamento en el 'Princess of the stars' hundido en 2008 cerca de Filipinas. / US Navy

LEER
IMPRIMIR

El del Titanic fue un naufragio ejemplar. En aquel desastre, sucedido el 15 de abril de 1912, se salvaron el 70% de las mujeres y los  niños a bordo. Los hombres dieron un paso atrás para dejar sitio en los botes salvavidas mientras la tripulación gritaba el ya mítico “las mujeres y los niños primero”. Aquel altruismo ensalzó una regla no escrita de salvamento que hubiera dado a las féminas una ventaja sustancial a la hora de sobrevivir a posteriores naufragios. Un siglo después, un  estudio con datos de 18 hundimientos muestra que no fue así ya que cuando un barco se hunde, lo que impera es la ley de la selva.

“La expresión que mejor resume el comportamiento humano en situaciones de vida o muerte es el sálvese quien pueda“, señalan los autores del nuevo estudio, que cubre naufragios entre 1852 y 2011 en los que perecieron más de 15.000 personas y que publica hoy PNAS.

Los datos muestran que el doble de hombres que de mujeres sobrevivió a los hundimientos analizados. El trabajo también señala que es la tripulación la que más probabilidades de superviviencia tuvo y que , en los desastres analizados, la mayoría de capitanes (9 de 16 contabilizados) abandonaron el barco antes de que fuese evacuado por completo.

15.000


bajas fueron analizadas en naufragios entre 1852 y 2011

“Las mujeres tienen una clara desventaja en términos de supervivencia comparadas con los hombres”, dicen los dos autores del trabajo, Mikael Elinder Oscar Erixson, economistas de la Universidad de Uppsala (Suecia). A juzgar por los datos, los que más posibilidades tienen de sobrevivir son los miembros de la tripulación y los capitanes. Les siguen  los hombres y, muy por detrás, las mujeres. Los que menos papeletas tienen de sobrevivir son los niños.

 Nueve de 16 capitanes abandonaron el barco antes de que fuese evacuado por completo

El primer desastre analizado es el del  Birkenhead, un barco británico en el que se puso en práctica la regla de “las mujeres y los niños primero” por primera vez. El desastre más reciente es de julio de 2011, cuando el barco ruso Bulgaria se hundió en el Volga dejando 110 muertos, según el estudio. El trabajo ha analizado hundimientos de barcos de pasajeros y en tiempos de paz con al menos 100 personas, con excepciones como el Birkenhead y el Lusitania, hundido por torpedos alemanes en 1915. También se estudia el caso del Princess of the stars, que se hundió en 2008 cerca de Filipinas, y en el que murieron 791 personas. Solo sobrevivieron 59.

“Es un estudio muy interesante, pero habría que conocer el número total de naufragios que ha habido en ese periodo para saber si la muestra es representativa”, explica Eric Neumayer, investigador de la Escuela de Economía y Ciencia Política de Londres.



También mueren más mujeres en desastres naturales

Eric Neumayer publicó en 2007 otro trabajo en el que analizó la desigualdad de superviviencia entre hombres y mujeres en catástrofes naturales. El estudio demostró que más mujeres que hombres perecen en desastres como terremotos, hambrunas o tsunamis. Las peores desigualdades se detectaron en los países donde las mujeres “tienen un estatus social más bajo”, explica Neumayer. Curiosamente, el estudio de los suecos detecta una disminución de la diferencia entre mujeres y hombres muertos en naufragios desde la I Guerra Mundial.

El estudio sobre hundimientos también resalta el papel del capitán. Si este da la orden de salvar primero a mujeres y niños (algo que solo sucedió en cinco de los 18 accidentes analizados), aumentan las posibilidades de que una mujer sobreviva en 9,6 puntos porcentuales.



Sigue este tema:

#estadística


REFERENCIA

DOI: 10.1073/pnas.1207156109


Archivado en: comportamiento, estadística, Titanic




COMENTARIOS